Cuatro cadenas hoteleras alquilarán 400 habitaciones a través de Badi

Las ofrecerán para estancias de media y larga duración en temporada baja. Algunas empresas barajan vender el 20% de sus camas con ese sistema.

Carlos Pierre, cofundador y consejero delegado de Badi
Carlos Pierre, cofundador y consejero delegado de Badi

Los hoteles siguen explorando nuevas vías para dar salida a las miles de habitaciones que tienen vacías como consecuencia de la crisis sanitaria, que ha llevado a imponer cuarentenas en los principales mercados emisores y restricciones a la movilidad en la gran mayoría de comunidades autónomas.

Cuatro cadenas hoteleras han cerrado un acuerdo con la web de alquiler Badi, mediante el cual alquilarán 400 habitaciones a través de la plataforma, que ya suma en su catálogo medio millón de habitaciones y tres millones de anuncios. Las habitaciones se alquilarán para estancias de media y larga duración (entre tres y seis meses) en temporada baja y las previsiones que maneja Badi es que algunas de esas cadenas puedan llegar a comercializar hasta el 20% de sus camas a través de ese sistema.

“Esta alianza permite introducir una nueva herramienta de futuro que contribuirá a dinamizar un sector que coyunturalmente está sufriendo gravemente las consecuencias de la crisis actual. Gracias a nuestra tecnología, los hoteles podrán ampliar, diversificar y desestacionalizar su oferta aprovechando una tendencia de probado éxito internacional y que sirve como herramienta para aprovechar de manera más eficiente los espacios y activos, haciéndolos más versátiles y maximizando su retorno”, apunta Carlos Pierre, cofundador y consejero delegado de Badi.

El negocio del alquiler de habitaciones, al igual que el resto ligado a la actividad turística y a la movilidad, ha sufrido el impacto de la crisis del coronavirus, pero se ha recuperado con mayor rapidez, en gran medida porque ha sabido captar clientes de los pisos turísticos o de los hoteles que ahora buscan otra manera de alojarse.

Buena prueba de ello es Badi Homes, la nueva apuesta de la plataforma centrada en un alquiler de habitaciones todo incluido, dirigido a inquilinos que estén dispuestos a pagar un poco más por vivir en una habitación con todos los servicios incluidos (sábanas, mobiliario, vajilla, luz, agua, gas o fibra) durante una temporada que suele rondar los seis o siete meses de duración. El coronavirus interrumpió el lanzamiento de Badi Homes, que se ha retomado en septiembre revisando a la baja el objetivo de cerrar 2020 con 4.000 habitaciones en cartera.

Alquiler sin fianza

La crisis económica hizo volar por los aires las garantías de pago y cobro en el alquiler residencial, ya que muchos inquilinos han perdido el trabajo o están en ERTE. En este contexto, Badi lanzó a mediados de octubre un nuevo producto de alquiler sin fianza, con 1.000 habitaciones ya registradas, en el que la firma asume la fianza par dar seguridad al propietarios y facilitar el acceso a la vivienda al inquilino.

Normas
Entra en El País para participar