España sufre la mayor recesión de todo el mundo por la crisis del coronavirus

Su caída supera a la de la eurozona, EE UU o México. La zona euro sufre un derrumbe interanual del 15% y entra en recesión

Producción de automóviles. EFE
Producción de automóviles. EFE EFE

La debacle sufrida por la economía española en el segundo trimestre del año, con un descenso interanual del 22,1%, no solo es la mayor de su historia en tiempos de paz, sino que también la sitúa como la más castigada del mundo, al menos con los datos internacionales publicados hasta este viernes y recogidos por Bloomberg.

El descenso en vertical protagonizado por España supera al sufrido por el resto de países de la Unión Europea, y economías internacionales tan afectadas por la pandemia como lo son México o Estados Unidos. Hay algunos países que aún no han publicado sus cifras del segundo trimestre, entre ellos dos grandes economías muy golpeadas también por la pandemia como Reino Unido y Brasil, pero entre las que sí lo han hecho, el descenso español es el mayor.

El retroceso interanual del PIB español supera en más de dos puntos al de la segunda economía más afectada, la francesa, que se deja un 19% respecto a junio de 2019. En términos trimestrales, en los que España retrocede un 18,5%, el PIB francés cae un 13,8%, tras el 5,9% que se dejó en el primer trimestre del año, frente al 5,2% que cedió entonces España. Pese a que se trata de cifras desconocidas en la historia de la segunda economía europea, reflejan un comportamiento menos severo de lo previsto por el Instituto Nacional de Estadística francés, que estimó un descalabro anual del 17%.

En tercer puesto de este ominoso podio es para México, que cede un 18,9% respecto a junio de 2019. La caída de la economía española también supera a la de la de Italia, que sufre el cuarto mayor paso atrás. Siendo el primer país europeo en padecer la crudeza de la pandemia, Italia terminó peor que España el primer trimestre del año, con una caída del 5,4% trimestral. Ahora, sin embargo, limita su contracción al 17,3% interanual y el 12,4% trimestral. Con todo, son los retrocesos más graves de un registro que recoge los últimos 25 años.

En quinta posición queda Portugal, con un golpe a su PIB del 14% trimestral, tras el retroceso del 3,8% en los tres primeros meses de 2020, que es del 16,5% en términos interanuales.

Hay que tener en cuenta que la pandemia del coronavirus ha provocado la entrada en recesión del conjunto de la zona euro en el segundo trimestre del año. El efecto de las medidas de confinamiento estricto para hacer frente al virus en la eurozona deja una caída histórica del producto interior bruto (PIB) del 12,1% entre abril y junio. Una debacle sin precedentes en toda la serie histórica, después de haber sufrido una contracción del 3,6% trimestral en el arranque del año, según la primera estimación del dato publicada por Eurostat.

En comparación con el segundo trimestre del pasado ejercicio, el PIB de la zona euro registró una caída interanual del 15%, después de la contracción anual del 3,1% de los tres primeros meses del año. En el conjunto de la Unión Europea (UE), la actividad económica experimentó en el segundo trimestre del año una caída sin precedentes del 11,9%, después de la contracción del 3,2% observada en los tres primeros meses de 2020. En comparación con el mismo periodo de 2019, la bajada del PIB en la UE fue del 14,4%.

Eurostat ha publicado este viernes datos tanto de variación trimestral como interanual de 10 países. En ambas categorías, España se lleva la palma. En tasa trimestral, tras el 18,5% de España está el 14,1% de Portugal y el 13,% de Francia. Y en tasa anual, siguen al 22,1% de España, los citados 19% de Francia y 17,3% de Italia.

La caída de la economía española dobla, también, la cifra de EE UU, que registró el peor dato de su historia con una contracción del PIB del 9,5% de abril a junio, y otro tanto en medición interanual, a pesar de que el país nunca sufrió un confinamiento total.

En el caso de Bélgica, el PIB se hundió un 12,2% en el segundo trimestre, tras caer un 3,5% en el primero, y un 14,5% respecto al año pasado.

A su vez, el descalabro de la economía española supera en ocho puntos a uno de los pocos países que han caído menos que la media de la zona euro y de la UE. Alemania registró un retroceso del PIB del 10,1% en el segundo trimestre, después del descenso del 2% entre los meses de enero y marzo.

La crudeza de los gráficos de las principales economías europeas, con caídas que multiplican por cuatro la debacle sufrida tras la crisis económica de 2008, reflejan las consecuencias de las medidas adoptadas para frenar el Covid-19. La caída del consumo de los hogares, el parón de las exportaciones e importaciones por el cierre de fronteras o la bajada de persianas de comercios, hostelería y restauración impactaron de forma brutal en la economía comunitaria.

Diferentes velocidades

Según los expertos, el descenso ha sido relativamente similar entre las grandes potencias europeas, con Alemania, Francia e Italia mostrando caídas de entre un 10% y un 14%. “Pero España es un caso aparte preocupante”, señala el analista de ING Bert Colijn. La diferencia en el ritmo de la recuperación en España con respecto a Italia o Francia es mayor de lo esperado y “con algunas medidas de reapertura que han sido revertidas en algunos lugares en el tercer trimestre, España parece dirigirse a una caída prolongada”, añade. La explicación de esta mayor caída en España parece estar en su mayor dependencia de los servicios y la severidad de su confinamiento pero comienzan a preocupar los rebrotes del virus.

No es un caso único. Aunque muchos de los indicadores de actividad económica que se desplomaron en abril comenzaron a repuntar en mayo conforme se relajaban los confinamientos, en muchos puntos de la UE se están registrando rebrotes del virus, que hacen temer una reintroducción de las restricciones.

Normas
Entra en El País para participar