Nissan pierde 2.650 millones en su primer semestre fiscal, pero mejora previsiones anuales

En España, la mesa de reindustrialización ha acordado la contratación de una empresa externa pasa asesoramiento técnico

Concesionario de Nissan en Tokio.
Concesionario de Nissan en Tokio. AP

Nissan ha registrado unas pérdidas netas de 330.000 millones de yenes (2.650 millones de euros) en el primer semestre fiscal japonés (de abril a septiembre), frente a los 65.400 millones de yenes (526 millones de euros) que ganó en el mismo periodo del ejercicio precedente.

Según datos publicados por la empresa, la multinacional nipona ingresó 3,09 billones de yenes (24.890 millones de euros) en la primera mitad del año fiscal japonés, un 38% menos en la comparativa interanual.

El consejero delegado del grupo japonés, Makoto Uchida, ha señalado que la empresa continuará esforzándose en la racionalización del negocio y que actualizará su línea de producto para proporcionar un "valor único" a sus clientes.

"Si bien, continuamos operando en un entorno incierto en la segunda mitad del año fiscal. Mantendremos el impulso del segundo trimestre con mayor disciplina financiera y mejora en nuestra calidad de ventas. Como un hito importante en Nissan NEXT, perseguiremos firmemente nuestro objetivo de lograr un margen operativo del 2% en el año fiscal 2021", ha destacado.

La firma asiática contabilizó unas pérdidas operativas de 158.800 millones de yenes (1.278 millones de euros), frente a unas ganancias de 31.600 millones de yenes (255 millones de euros) en el primer semestre del año fiscal 2019-2020.

El 86,5% de las pérdidas netas anotadas se registró en el primer trimestre del año fiscal, y el resto entre julio y septiembre pasados. La pandemia de coronavirus está disminuyendo poco a poco sus efectos y la firma ha explicado que su producción global al cierre de septiembre estaba al 87%.

Nissan cerró el primer trimestre de su ejercicio fiscal (de abril a junio) con unas pérdidas netas de 285.589 millones de yenes (2.299 millones de euros) como parte de la grave crisis corporativa que viene arrastrando desde finales de 2018.

En el año fiscal 2019/2020 (de abril de 2019 a marzo de 2020), Nissan registró sus primeras pérdidas en once años, con unos números rojos de 671.200 millones de yenes (5.688 millones de euros), en comparación con las ganancias de 319.100 millones de yenes (2.704 millones de euros) del ejercicio precedente.

"Es cierto que Nissan sigue arrojando pérdidas y humildemente aceptamos esta realidad. Toda la organización está trabajando como un equipo unido para llevar a Nissan hacia adelante", ha indicado Uchida.

Gracias a su plan de reestructuración, al cierre de septiembre, la compañía recortó un 12% todos los costes fijos, incluyendo una reducción del 9% en los gastos de fabricación y del 18%, en los de ventas.

Mejora previsiones

Nissan ha mejorado sus previsiones para el año completo, que termina el 31 de marzo de 2021, y ahora estima unas ventas de 4,16 millones de vehículos, lo que supone una leve subida del 1% respecto al pronóstico anterior y un 16% menos que en el año fiscal previo. En este contexto, prevé unos ingresos de 7,94 millones de yenes (63.930 millones de euros) y unas pérdidas netas de 615.000 millones de yenes (4.951 millones de euros).

Por su parte, Renault ha informado de que Nissan, su socio de alianza junto con Mitsubishi, ha contribuido a sus resultados con un impacto negativo de 30 millones de euros. El grupo francés facturó 28.799 millones de euros entre enero y septiembre, lo que supone una caída de los ingresos del 26,8% en comparación con el mismo periodo del año pasado, debido al impacto del Covid-19.

Mesa de reindustrialización en España

La comisión de trabajo para la reindustrialización de las plantas de Nissan en Barcelona ha acordado contratar a una empresa externa para dar asesoramiento técnico durante el proceso, así como la incorporación como invitado permanente de la Delegación del Gobierno en Cataluña.

En la segunda reunión de la comisión, celebrada este jueves, también se ha informado del estado de varios proyectos interesados. Además, se ha aprobado el reglamento que regirá el funcionamiento de la misma y se ha acordado la participación de instituciones y entidades siempre que se considere necesario.

De este modo, en el próximo encuentro también intervendrá el Consorcio de la Zona Franca, propietario de los terrenos del principal centro de trabajo que la compañía automovilística tiene en Cataluña.

 La mesa de reindustrialización se puso en marcha a principios de septiembre y tiene como fin encontrar alternativas para asegurar la continuidad de las factorías de la Zona Franca, Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixac (Barcelona) una vez la compañía nipona eche el cierre en diciembre de 2021.

Normas
Entra en El País para participar