Las partidas para el acceso a la vivienda crecen más de un 300% gracias al fondo europeo

Superan los 2.250 millones de euros en el proyecto de cuentas públicas

Vista de viviendas en Madrid.
Vista de viviendas en Madrid.

El proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2021 presentado ayer por el Gobierno contempla unas políticas públicas cuyo gasto social se elevará hasta los 239.700 millones de euros. En él, las partidas destinadas a promover el acceso a la vivienda y la edificación aumentarán más de un 300% en relación al presupuesto base de 2020. Es el área que más crece, muy por delante del aumento del 151% que registra la sanidad, el segundo campo con mayor aumento porcentual.

Así, de los 239.700 millones de euros destinados a las políticas públicas, 2.253 millones corresponderán a la agenda urbana, una cantidad muy superior a los 481 millones reservados a esta área en los últimos Presupuestos oficiales. Supone un aumento exacto del 367,9%.

Sin ninguna duda, es el dinero proveniente del fondo de recuperación europeo, el Next Generation EU, el que hace posible este gran salto. Siguiendo el proyecto de cuentas públicas, y en base a las asignaciones nacionales, el acceso a la vivienda y la edificación pasaría de los 481 millones a los 602 millones de euros. Es a esta cantidad a la que hay que sumarle los 1.651 millones de euros del fondo comunitario, que hacen posible que el aumento se dispare hasta casi el 368%. Si no fuese por el dinero europeo, de hecho, el crecimiento sería únicamente del 25%. Cabe recordar que en la última propuesta de Presupuestos de 2019, que no vio la luz, a la vivienda se destinaban unos 678 millones.

Estos 2.250 millones de euros, detalló ayer el Ejecutivo en el documento en el que presentó las líneas generales del proyecto, servirán "para promover el alquiler, la construcción y la rehabilitación", en línea con los objetivos que se marcaron la Comisión y el Consejo Europeo en las negociaciones en las que el Next Generation EU vio la luz, el pasado mes de julio.

Aunque las negociaciones entre la Eurocámara y el Consejo para su aprobación final siguen en marcha, el fondo de recuperación europeo supone un importante pilar en el proyecto de cuentas públicas. Así, los casi 27.000 millones de euros provenientes de Bruselas que España recibirá en 2021 (de un total de 72.000 millones que llegarán entre el año que viene y 2023), suponen el 7% de los gastos previstos en el proyecto de cuentas públicas, con un total de 383.500 millones.

Falta por conocerse la letra pequeña de las partidas destinadas a vivienda y agenda urbana. Por ahora, las prioridades del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), competente en la materia, priorizan el fortalecimiento del parque residencial público destinado al alquiler social o asequible, que en España representa el 2,5% del total, con el objetivo de acercarse poco a poco a las cifras europeas, superiores al 9% de media y con cifras que llegan al 30% en socios como Países Bajos.

En Mitma también se ha puesto el foco en la rehabilitación de edificios, un frente que además de fortalecer el derecho a la vivienda cumple con los objetivos de desarrollo digital y verde fijados por la Comisión Europea y los 27 Estados miembros, además de provocar un efecto tractor en el empleo: el Ejecutivo calcula que con un plan de rehabilitación potente podrían crearse en España más de 250.000 puestos de trabajo.

Normas
Entra en El País para participar