Las agencias de viajes se alían para exigir en los tribunales 500 millones a las aerolíneas

El importe reclamado corresponde a los impagos acumulados por las ventas de vuelos a principios de año

Carlos Garrido, presidente de CEAV
Carlos Garrido, presidente de CEAV

Las agencias de viajes han sido el sector más afectado por la parálisis del turismo durante la pandemia. De los 9.500 puntos de venta que hay en toda España, prácticamente todos han permanecido cerrados, y de las 26.000 personas que se fueron a un ERTE en abril apenas han regresado a su puesto de trabajo 3.250 empleados, un 12,4% del total, según los últimos datos de los Ministerios de Trabajo y de Seguridad Social. La tormenta perfecta, sin embargo, está todavía por llegar. Desde abril han tenido que afrontar la devolución de los billetes cancelados antes del estallido de la crisis sanitaria, pero no han cobrado el dinero que han facturado a través del sistema BSP de IATA, la patronal que reúne a las mayores aerolíneas del mundo. A través de este sistema, las agencias de viajes liquidan sus ventas de vuelos de aerolíneas IATA.

La primera estimación apunta a que el pasado ejercicio el sistema BSP se cerró con una facturación superior a los 5.000 millones de euros, con lo que el importe de los impagos correspondientes a dos meses y medio se podría situar, tal y como reconoce Carlos Garrido, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), en el entorno de los 500 millones de euros. "Hemos pagado de nuestros presupuestos, pero nos hemos quedado sin liquidez", recalca. Los intentos realizados durante los seis meses de pandemia para cobrar esos retrasos han resultado infructuosos, por lo que han decidido dar un paso adelante. El pasado 1 de octubre se constituyó el Fondo para la Defensa Jurídica y Representatividad de las Agencias de Viaje con la aportación de los 20 mayores grupos de agencias de España, con dos objetivos. "Mejorar la representatividad del sector y hacer posible una mejor defensa de los intereses colectivos del sector", recalca Garrido. La primera acción que se llevará a cabo a través del fondo será la reclamación en los tribunales del impago de esa deuda por parte de las aerolíneas.

Un reflejo de la situación crítica que viven las agencias de viajes es el deterioro económico de los tres mayores grupos por facturación: Viajes El Corte Inglés, Globalia y Barceló. Viajes El Corte Inglés, con 600 puntos de ventas y una facturación de 2.722 millones de euros, ha firmado un nuevo ERTE durante once meses (del 1 de octubre de 2020 al 31 de agosto de 2021) que reducirá un 80% el sueldo y la jornada a 4.800 trabajadores. Consciente de que la recuperación de la demanda va a tardar más de lo previsto inicialmente, la compañía ha ofrecido la posibilidad de excedencias voluntarias durante seis meses, renovables a la finalización de las mismas, para que los afectados puedan recolocarse en otros departamentos de El Corte Inglés, donde tendrán prioridad para cubrir vacantes, o para trabajar en otra empresa.

Globalia y Barceló pactaron en noviembre de 2019 la fusión de sus agencias de viaje, a través de la que se constituiría el mayor grupo de España por tamaño y facturación, con 1.500 puntos de venta y 2.800 millones de cifra de negocio. En mayo de 2020 lograron el visto bueno de la Comisión Nacional de la Competencia (CNMC) para integrar sus estructuras y en junio optaron por paralizar la fusión ante el profundo deterioro del negocio y las dificultades para establecer un valor a los mismos, tal y como ha ocurrido con la compra de Air Europa por parte de IAG. De hecho, ambas empresas han tenido que recurrir al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, dotado inicialmente con 10.000 millones. Globalia ya ha formalizado su petición para recibir 400 millones, a través de un crédito comercial y de un préstamo participativo por 200 millones cada uno de ellos. Con ese dinero tratara de reestructurar Air Europa, con la mayoría de aviones en tierra y un gasto de 30 millones de euros al mes por el leasing de los aviones. Por su parte, Avoris está en la fase anexo O, en la que está valorando si reclamar los 200 millones que considera necesarios para garantizar la viabilidad de la compañía.

Una caída de la facturación del 90% en 2020

Ventas. Las previsiones de facturación de las agencias de viaje para 2020 son pésimas ante la falta de negocio. “De los 20.000 millones que facturamos al año, podríamos cerrar 2020 con una cifra entre 5.000 y 2.000 millones, con una caída de ventas de hasta el 90%”. La prolongación de los ERTE de fuerza mayor ha supuesto un balón de oxígeno, ya que los salarios suponen más del 80% de los costes fijos.

Rebaja del IVA. Garrido reclama una rebaja del IVA como medida de alivio para la segunda parte de la crisis. “Somos de los pocos subsectores del turismo que soportamos en la actualidad un tipo del 21% y ese menor gravamen nos daría una ventaja fiscal que nos permitiría ser más competitivos frente a otros destinos”.

Financiación. La falta de liquidez también ha llevado a las agencias de viaje a redoblar las negociaciones con la banca. Es el caso de Edreams, que ha trasladado su sede social a España y que ha logrado un acuerdo con la banca para que la obtención de la principal línea de crédito para el año fiscal 2021 (de abril de 2020 a marzo de 2021), no esté ligada a objetivos de reducción del endeudamiento bruto.

Normas
Entra en El País para participar