Trump rompe las negociaciones con los demócratas para un nuevo plan de estímulo

EE UU no tendrá un plan de ayudas a la economía hasta después de las elecciones

Paquete de ayuda Estados Unidos
Donald Trump se quita la máscara para atender a los medios, este lunes. REUTERS

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aun tratado de su contagio de Covid-19, ha dado un portazo a las conversaciones con los demócratas para activar un paquete de ayuda, negociaciones que arrancaron, sin éxito,el pasado verano. La decisión, anunciada como es habitual mediante la red social Twitter, castigó las acciones en el final de la sesión de ayer en Wall Street. En las últimas semanas, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, había negociado con la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, un plan de ayudas de entre 1,5 billones  de dólares (que proponían los republicanos) y 2,2 billones, opción de los demócratas. El paquete necesita la aprobación de los dos partidos, dado el dominio republicano en el Senado y demócrata en la Cámara.

La ruptura de las negociaciones llegó solo pocas horas después de que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, urgiera a los políticos a seguir apoyando la economía ante el riesgo de recaída, en caso de que las medidas de ayuda no se prorrogaran.  El aspirante a suceder a Trump en las elecciones de EE UU, Joe Biden, denunció que  la Casa Blanca está abandonando a los americanos en medio de una pandemia.

"He dado instrucciones a mis representantes para que dejen de negociar hasta después de las elecciones cuando, inmediatamente después de ganar, aprobaremos un mayor paquete de estímulos que se centrará en los trabajadores y las pequeñas empresas", Trump escribió en Twitter. El presidente está trabajando desde una oficina improvisada en la Casa Blanca, y no en el Despacho Oval, y apenas tiene contacto con unos pocos funcionarios, a apenas cuatro semanas antes de las elecciones.

La cancelación de estas negociaciones ha sido el mayor pronunciamiento político desde que se contagió de coronavirus, contagio que le valió una estancia de tres días en el hospital durante la que precisó de oxígeno, antivirales y anticuerpos. Con todo, ayer apareció para asegurar a los estadounidenses que no tenga miedo de la pandemia.

No obstante, la enfermedad sigue extendiéndose entre los principales ayudantes de Trump. El asesor político de la Casa Blanca Stephen Miller dio positivo el martes, y los principales líderes militares también se están aislando después  de que el número dos Guardia Costera resultara contagiado.

Biden ha criticado a Trump por quitar hierro a la incidencia del virus, que ha matado a 210.0000 estadounidenses. "Usar mascarilla no es una declaración política. Es una recomendación científica", dijo, aludiendo a la reticencia de Trump a usar una máscara incluso después de enfermar. A su regreso a la Casa Blanca, Trump se la quitó para posar para las fotos.

"Olvídalo"

La Presidenta de la Cámara de Representantes Demócrata, Nancy Pelosi, desdeñó el comentario de Trump, diciendo que perdería las elecciones y que el Congreso pasará el plan de estímulo en el periodo previo a la toma de posesión de su relevo. "Olvídate de él. Dentro de cuatro semanas, seis, siete horas, será un pato cojo (lame duck, como se denomina el mandato de un presidente que ha perdido las elecciones).

Algunas críticas llegaron de su propio partido. La senadora republicana Susan Collins, que afronta en una apretada batalla en Maine, calificó la decisión de Trump de "un gran error". Pero el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, defendió al presidente: "Tenemos que concentrarnos en lo que se puede lograr".

Las posibilidades de los demócratas de capturar una mayoría en el Senado aumentaron enen los últimos días cuando tres analistas electorales estadounidenses no partidistas añadieron a LindseyEl asiento de Graham en Carolina del Sur a la lista de lo que ahora son 10 asientos del Senadoen juego, que incluye a ocho republicanos potencialmente vulnerables ydos demócratas vulnerables.

Minimizar riesgo

Trump, incluso, ha recibido reprimendas de Facebook y Twitter por difundir información errónea sobre el virus:  "Muchas personas cada año, a veces más de 100.000  a pesar de la vacuna, muere por la gripe. ¿Vamos a cerrar nuestro país? No,hemos aprendido a vivir con ello, al igual que estamos aprendiendo a vivir con el Covid-19". Twitter añadió al post una etiqueta de información potencialmente engañosa. Facebook eliminó la entrada de Trump por romper sus reglas sobre la desinformación, según a la CNN. EE UU tiene el mayor número de muertes del mundo por la pandemia, más de 210.000 muertes. En comparación, la gripe suele matar entre 22.000 y 64.000 personas al año.

Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, dijo que el brote de infecciones de la Casa Blanca podría haberse evitado. "Echa un vistazo a lo que pasó esta semana en la Casa Blanca. Cada día que pasa, aparecen más personas infectadas", dijo a la Unión Política Kennedy de la Universidad Americana en una entrevista por Internet. "Eso podría haberse evitado". El brote pudo surgir durante la presentación de la candidata al Supremo Amy Coney Barrett, un acto en interior donde se juntaron decenas de personas sin mascarilla protectora.

Trump, que no ha sido visto en público desde el lunes por la noche y no tiene eventos públicos programados espera celebrar un segundo debate con Biden el 15 de octubre en Miami. Biden dijo a los periodistas, sin embargo, que si Trump "todavía tiene Covid-19, no deberíamos tener un debate". "El presidente Trump estará sano y estará allí", dijo el portavoz de campaña de Trump,Tim Murtaugh. "No hay forma de salir de esta para Biden."

Normas
Entra en El País para participar