Dos extractoras de petróleo del Mar del Norte encuentran un Plan B aceptable para ambas

Chrysaor y su rival Premier Oil solventarán sus dificultades creando una compañía de 7.000 millones de dólares

Dos extractoras de petróleo del Mar del Norte encuentran un Plan B aceptable para ambas

Dos extractoras de petróleo del Mar del Norte se las van a arreglar con segundas opciones. Chrysaor, que cuenta con el respaldo de un fondo de capital riesgo, y su rival Premier Oil, actualmente en apuros, se alían para crear una empresa de 7.000 millones de dólares que pasaría a ser la mayor compañía independiente de gas y petróleo cotizada en Londres. Digamos que es un Plan B aceptable para las dos partes.

Allá por abril de 2019, cuando Chrysaor firmaba un acuerdo de 2.700 millones de dólares para comprar los yacimientos petrolíferos de ConocoPhillips en el Mar del Norte, el crudo estaba valorado en 70 dólares el barril. En esa época, EIG Global Energy Partners, el fondo de capital riesgo que controla Chrysaor, tenía unas expectativas razonables de salir bien parada con una futura oferta pública inicial. Por otro lado, la capitalización bursátil de Premier, 1.200 millones de dólares, aun estando en peligro dado el endeudamiento bruto que ahora alcanza los 2.700 millones de dólares, valía seis veces más de lo que marcaba al cierre del lunes.

El precio del crudo está ahora en torno a 40 dólares el barril y toca actualizar las valoraciones. Los acreedores de Premier se enfrentan a la necesidad ineludible de aceptar una rebaja de la deuda y recibir acciones que equivalen a no menos del 11% de la empresa resultante de la fusión. Los accionistas actuales de Premier se quedan con apenas el 5%. Por su parte, el fondo que está detrás de Chrysaor puede recibir hasta el 84%.

Juntas, Chrysaor y Premier tendrán el equivalente de 650 millones de barriles de petróleo en reservas. Supongamos que la empresa cotiza al mismo nivel que su rival Aker BP, cuyo valor de empresa multiplica 10,6 veces sus reservas, y nos queda un valor de 6.900 millones de dólares. Si a eso le restamos un endeudamiento neto combinado de 3.200 millones de dólares, el patrimonio neto estaría valorado en 3.700 millones de dólares.

Esto implica que las acciones de Premier valen en torno a 200 millones de dólares, lo que supone una ligera prima sobre el precio anterior al acuerdo. Los acreedores reciben unos 2.000 millones de dólares en efectivo y acciones, más o menos el 75% de lo que se les debía anteriormente. Aun así, probablemente sea mejor que una quiebra caótica.

Que sea a o no un buen acuerdo para Chrysaor depende de los ahorros de costes que obtenga, algo que no ha explicado en demasiado detalle. Pero podrá aprovechar las pérdidas pasadas de Premier, de 4.100 millones de dólares, para reducir el pago de impuestos en el futuro. Recibe además dinero en una moneda con la que adquirir rivales que están devastados. Como Plan B, no está nada mal.