BBVA forma en sostenibilidad a toda su plantilla

Es el primer gran banco en impartir esta formación con carácter obligatorio a sus empleados

Edificio La Vela, sede de BBVA en Madrid, iluminada con motivo del quinto aniversario de los ODS.
Edificio La Vela, sede de BBVA en Madrid, iluminada con motivo del quinto aniversario de los ODS.

En 2015, Naciones Unidas aprobó la Agenda 2030, que proponía una serie de metas, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), para garantizar el equilibrio entre el crecimiento económico, el respeto del medioambiente y el bienes­tar social, en definitiva, para lograr un desarrollo sostenible. Y para ello, llamaba a la implicación activa de las personas, las empresas y las Administraciones de todo el planeta.

Coincidiendo con el quinto aniversario del lanzamiento de los ODS, que se celebra estos días, BBVA ha puesto en marcha una nueva oferta formativa en sostenibilidad destinada a los más de 125.000 empleados del grupo en todo el mundo, disponible desde hoy, 28 de septiembre. Con esta iniciativa, BBVA se convierte en el primer gran banco en formar en sostenibilidad con carácter obligatorio a todos sus empleados.

Se trata de una formación transversal que incluye contenidos específicos sobre la lucha contra el cambio climático, así como los impactos directos e indirectos derivados de los riesgos ambientales del negocio de BBVA. El programa ha sido diseñado por el equipo de negocio responsable y la Oficina Global de Sostenibilidad del grupo, coordinados por el equipo de formación del área de talento y cultura.

“Nos hemos marcado como objetivo ayudar a nuestros clientes a hacer la transición hacia una economía más sostenible”, afirma Carlos Casas

“La sostenibilidad va a implicar un cambio muy profundo en los modelos de negocios de las compañías. Va a suponer también un cambio social muy importante. Y en este sentido, nos hemos marcado como objetivo ayudar a nuestros clientes a hacer la transición hacia una economía más sostenible y además, nosotros como banco, adecuar nuestro balance al Acuerdo de París”, señala Carlos Casas, director global de talento y cultura de BBVA.

El principal objetivo de este plan formativo es dotar a los empleados del grupo de un contexto claro sobre los retos globales a los que se enfrenta la sociedad, un conocimiento profundo de las consecuencias que ya estamos sufriendo a causa del cambio climático y una aproximación a los ODS.

Visión estratégica

Asimismo, los empleados podrán conocer en detalle el plan estratégico del banco en materia ambiental y de qué forma cada uno de ellos puede contribuir a la consecución de dichos objetivos, con lo que se aporta una visión estratégica de la relación entre el desarrollo sostenible y la industria financiera.

El itinerario se encuentra en la plataforma Campus BBVA. “Estamos trabajando en itinerarios formativos que sean abiertos, con socios de primer nivel, externos también, que nos den perspectiva que complemente la que ya tenemos dentro de la casa”, apunta Casas.

Así, en esta primera fase, los profesionales de BBVA pueden acceder a diferentes recursos formativos internos y externos, de una manera abierta, flexible y descentralizada. Todo un catálogo de oportunidades formativas que incorpora recursos especializados de plataformas externas (MOOC), vídeos, charlas virtuales, pódcast, bibliotecas de recursos o simuladores que se adaptan a las distintas formas que tienen de aprender.

Este itinerario formativo es un paso más en la apuesta de la entidad por la sostenibilidad. “2019 ha sido un año clave, pues hemos incorporado la sostenibilidad como una de las seis prioridades estratégicas del grupo. Pero en BBVA llevamos muchos años promoviendo la sostenibilidad, no es algo nuevo”, afirma Ricardo Laiseca, head of Global Susnaibility Office. “Formamos parte de los índices de sostenibilidad más relevantes del mundo. Asimismo somos líderes en financiación sostenible, tanto en formato bono como préstamo. Y somos un banco pionero, hemos sido constructores de parte de la arquitectura internacional alrededor de la sostenibilidad. Por ejemplo, hemos sido firmantes y promotores de los Principios de Banca Responsable”, ilustra Laiseca.

El directivo pone el ejemplo del Compromiso 2025, lanzado en 2018 con el objetivo de movilizar 100.000 millones de euros para luchar contra el cambio climático e impulsar el crecimiento sostenible. Hasta la fecha, el banco ha conseguido movilizar en financiación sostenible 40.000 millones de euros (el 40% del objetivo hasta 2025).

Los materiales se irán ampliando en fases sucesivas para profundizar por roles, áreas y países en temas de sostenibilidad, adaptándolos a su entorno. “Adaptar lo que implica el concepto de sostenibilidad en las distintas áreas es un ámbito en el que hemos puesto especial foco. Por ejemplo, la formación en sostenibilidad para los empleados de marketing tiene un punto distinto a la diseñada específicamente para un empleado en el área de riesgos”, asegura Casas.

El modelo formativo de BBVA sitúa al empleado como protagonista de su propio desarrollo y lo dota de autonomía para decidir su trayectoria de aprendizaje. Y tiene el canal online como el prioritario, pues representa ya el 66% de toda la actividad de formación.

“La sostenibilidad es muchas cosas, pero también es un set de información nuevo, un set de conocimiento que tenemos que incorporar”, concluye ­Laiseca.

Una estrategia basada en los ODS

BBVA incorporó en 2019 la sostenibilidad como una de las seis prioridades estratégicas del grupo, para la que ha desarrollado una ambiciosa agenda. Para pilotar la transición hacia un mundo más sostenible se ha creado la Global Sustainability Office, que dirige Ricardo Laiseca.

“Nos vamos a basar en los ODS para definir en qué ámbitos ponemos nuestra prioridades y dónde queremos ofrecer nuevas soluciones a nuestros clientes”, explica Laiseca. Para ello se han seleccionado dos áreas de actuación. Por un lado, la acción climática. “En este caso nuestros esfuerzos irán dirigidos hacia la eficiencia energética, como por ejemplo la mejora de la eficiencia de las viviendas de la cartera hipotecaria que financiamos, la economía circular, la financiación de reciclaje, el uso de nuevos materiales y la reducción de emisiones a través de la financiación de la producción y el uso de energías renovables”.

“La segunda área la denominamos crecimiento inclusivo. Nuestros esfuerzos va a ir orientados hacia tres campos: la inclusión financiera; el desarrollo de infraestructuras inclusivas con el apoyo de servicios básicos de educación y sanidad, y finalmente, el apoyo a los emprendedores como motor de generación de riqueza de futuro”.

Normas
Entra en El País para participar