Juan Luis García Alejo: “Hemos eliminado el exceso de riesgo de cara a final de año”

Descarta de forma tajante un escenario de caídas bursátiles y confinamiento como el de marzo y cree que es momento de elevar exposición a valores cíclicos 

Juan Luis García Alejo, Director de Andbank Wealth Management España
Juan Luis García Alejo, Director de Andbank Wealth Management España

Juan Luis García Alejo lleva en AndBank desde 2015, después de que esta entidad adquiriera el área de banca minorista de Inversis. Y desde febrero de este año dirige la gestión de fondos a nivel global de la entidad andorrana. Con 25 años de trayectoria profesional, García Alejo defiende la importancia de mantener la cabeza fría en momentos de extrema volatilidad como los de marzo y prepara la cartera de su clientela para consolidar lo ganado desde mínimos, con la certeza de que las rentabilidades obtenidas en el segundo trimestre no van a repetirse.

Tomó las riendas de la gestora a finales de febrero, justo poco antes del estallido de la pandemia. ¿Cómo abordó la situación?

El cuarto trimestre de 2018 nos dejó muchas enseñanzas y la situación nos invitaba a pensar que esto iba a ser un evento de volatilidad muy extremo, muy virulento. Aguantamos el tirón sabiendo que podíamos sufrir en el corto plazo, y eso que bajamos riesgo en muchas carteras. Durante la subida, entre finales de marzo y el 20 de abril, elevamos el riesgo de las carteras que nos acompañó en los siguientes meses. Incluso fuimos capaces de ver a principios de mayo ese puntito cíclico de sesgo en el mercado. Ayudó que no estábamos largos a mediados de febrero, dejamos que las carteras asumieran que esto era un evento de volatilidad rápido y de carácter agudo pero con mejoría una vez que tienes todas las redes de recuperación encima de la mesa.

¿Y cómo convencer de ello al cliente cuando se trata de una crisis sin precedentes?

Las charlas con los clientes fueron muy importantes, porque muchos se sintieron en la necesidad en marzo de cerrar el nivel de riesgo o bajarlo. Conseguimos que nuestros clientes fueran fieles a su mandato, a su nivel de riesgo. Ya en verano, puesto que habíamos tenido una recuperación de niveles muy grande, orientamos la cartera a pasarlo sin sustos. Sabíamos que con los nubarrones de las elecciones en EE UU, el Brexit y las alertas por posibles confinamientos, el tercer trimestre iba a ser más volátil. Ese momento ha tardado en llegar, porque ha sido en septiembre, pero ya estamos en ese punto.

¿Es momento entonces de recoger beneficios?

Ahora estamos en una posición más neutral, tranquilos y aprovechando, si cae el mercado, para tomar posiciones en aquellos valores de calidad que nos gustan. Hemos machacado el exceso de riesgo para afrontar este último cuatrimestre del año con una posición más neutral. Hemos tratado de mantener todo el sesgo de calidad y crecimiento que teníamos en las carteras pero con un acento sobre la valoración. Y añadimos tendencias a largo plazo que están aquí para quedarse: todo lo que tiene que ver con la disrupción, con el cambio en los hábitos de consumo, el coche eléctrico y autónomo, las energías limpias, la ciberseguridad…

Con la información que tenemos, no nos cabe en la cabeza
un escenario como el de marzo. Recortes, quizá sí

¿Esa posición neutral excluye los valores cíclicos?

El mercado está dejando atrás todo lo que tiene que ver con el ciclo económico, de forma justificada. No se sabe cuándo vamos a tener una respuesta positiva a una vacuna o una recuperación más intensa de la economía. Pero sí tenemos claro que las carteras en este cuatrimestre tienen que ser más equilibradas, que incorporen esa parte de la que el mercado está menos enamorado. Por ejemplo, se están quedando atrás las farmacéuticas, y las estamos incorporando en algunas de nuestras carteras. Ahora volvemos a pensar en aumentar el peso de los cíclicos.

¿Precisamente ahora que se teme por el confinamiento?

Con los índices en estos niveles, ya se está reflejando un escenario de debilidad severa. Y ahora empiezan a aparecer oportunidades en esos valores más cíclicos. Es cierto que los datos económicos pueden salir malos, pero hay un efecto de espejo retrovisor, ni siquiera nos valen los PMI de hoy. Estamos mirando los indicadores de movilidad, que nos apuntan si es más o menos probable un nuevo confinamiento o una parada de la economía.

¿Y qué observan?

Sabemos que los multiplicadores son relativamente caros, pero la prima de riesgo de la Bolsa sigue siendo lo suficientemente baja como para que no tengamos por delante un escenario como el de marzo. Con la información que hoy tenemos, no nos cabe en la cabeza. Recortes, quizá sí. Y también hay que decir con mucha claridad que no esperamos retornos trimestrales como los que vimos en el segundo trimestre. Al confinamiento le damos una posibilidad remota, aunque sí habrá restricciones, pero no se inducirá a la economía de nuevo al coma, porque entonces los daños pueden volverse permanentes.

Como gestor para clientes de altos patrimonios, ¿qué opina de una posible subida de impuestos a rentas altas?

España rinde cuentas a Europa, puede dotar de cierto color a los Presupuestos pero sin hacer barbaridades. La situación del Covid-19 pone mucha presión del lado de los ingresos pero no es algo tan urgente teniendo en cuenta el programa de compras del BCE y el fondo de reconstrucción europeo. Somos respetuosos con las decisiones políticas. No lo miramos con particular nerviosismo.

Normas
Entra en El País para participar