Presupuestos

División en el Gobierno ante la posible congelación salarial de los funcionarios

Escrivá ve "lógico" que se baraje esta medida mientras que los ministros Calvo y Garzón rechazan que los recortes de sueldos estén en la agenda del Ejecutvio

Imagen de una reunión del Consejo de Ministros.
Imagen de una reunión del Consejo de Ministros.

El Gobierno no solo no ha aclarado de forma definitiva si tiene la intención o no de congelar el sueldo de los empleados públicos en los Presupuestos Generales del Estado de 2021, sino que este viernes han surgido nuevas diferencias entre los miembros del Ejecutivo respecto a esta cuestión.

Después de que las responsables de Economía y Hacienda, Nadia Calviño y María Jesús Montero, respectivamente, no descartaran esta semana la posibilidad de que se produjera esta congelación, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, se sumó el viernes a esta hipótesis al considerar “lógico” que circulen informaciones sobre esta congelación, porque que a nivel macroeconómico no sería “muy relevante” por la evolución “muy contenida” de los precios, lo que les evitaría perder poder adquisitivo.

Sin embargo, hasta aquí el consenso dentro del Gabinete de Pedro Sánchez, ya que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, afirmó también que el Gobierno “va a preservar en la medida de lo posible” las pensiones y los salarios de funcionarios con los Presupuestos del 2021 y precisó que la congelación del sueldo de los funcionarios “no está en el registro” del Ejecutivo.
Igualmente, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, aseguró que congelar el sueldo a los funcionarios sería un “error garrafal” que el Gobierno no puede tener en su “hoja de ruta”, ya que lo que toca ahora es “estimular la economía”.

Garzón insistió en una entrevista en Onda Madrid, “es absolutamente erróneo hablar de recortes en un momento como este”, tras lo que se criticó que se pudiera “iniciar una vía de recortes” y añadió que esto “hay que decirlo de forma muy clara”, tras recordar el anterior recorte salarial decretado a los empleados públicos por José Luis Rodríguez Zapatero en 2010.

Lo que sí corroboró Escrivá es que, como dijo la vicepresidenta Calvo, el Ejecutivo descarta una congelación de las pensiones. Si bien reiteró que la intención del Gobierno es establecer una regla fija de revalorización que garantice el poder adquisitivo de los pensionistas.
Dicho todo esto, Calvo pidió este viernes al PP que se abstenga en la votación de la Ley de Presupuestos para 2021 para poder sacarlos adelante; y reclamó a los independentistas catalanes de ERC “claridad” sobre sus demandas para apoyar las cuentas públicas.

Normas
Entra en El País para participar