Bigo, rival de TikTok, lleva servidores a Singapur para sortear las restricciones chinas

BIGO Technology, una plataforma social de vídeos en directo y rival del producto estrella de ByteDance, esquiva la nueva ley de seguridad nacional china

Oficinas de Bigo en Singapur, el pasado 14 de agosto.
Oficinas de Bigo en Singapur, el pasado 14 de agosto. Reuters

Bigo Technology, un pequeño contrincante de ByteDance, propietaria de la popular TikTok, está trasladando sus servidores desde Hong Kong a Singapur. La medida, según explica Reuters, pretende escapar del control de China a las tecnológicas a través de la nueva ley de seguridad nacional en un momento en el que el gigante asiático.

El movimiento, que sigue a la prohibición de la India de las aplicaciones de la empresa durante el estallido de hostilidades de este año entre Nueva Delhi y Pekín, llega cuando EE UU endurece el escrutinio de empresas chinas en uno de sus mercados más prometedores. Donald Trump anunció más presión sobre las firmas chinas después de haber amenazado con prohibir la plataforma de vídeos cortos TikTok al poner en duda la seguridad de los datos personales que maneja la app.

Bigo, cuya aplicación equivalente, Likee, y la aplicación de streaming en vivo, Bigo Live, compite con TikTok, no ha sido mencionada por las autoridades de EE UU. Un alto funcionario de la firma dijo a Reuters que esperaba "no quedar atrapado en el fuego cruzado".

 El vicepresidente de relaciones gubernamentales de la compañía, Mike Ong, aseguraba en una entrevista que la firma funciona con total independencia de JOYY, una tecnológica china cotizada en EE UU y que la compró el año pasado en un trato que valora a Bigo en 2.100 millones de dólares

Ong, que trabajó con el regulador de telecomunicaciones de Singapur antes de unirse a Bigo, dijo que no proporciona servicios en China, y tiene su propia gestión, recursos e infraestructura, incluidos los centros de datos.

Con la nueva ley de seguridad nacional de Hong Kong que da a Pekín autoridad para exigir a las empresas que entreguen los datos de los usuarios, Bigo, como otras firmas de tecnología global, está moviendo sus servidores fuera de la ciudad semi-autónoma. "Hay una cierta aprensión con lo que está pasando en Hong Kong", dijo Ong. "Para estar seguros, hemos decidido asegurarnos de que los trasladamos [los servidores] a Singapur".

La mayor capacidad del centro de datos de Bigo está en Singapur, junto con otros mercados en los que opera, como la India, EE UU, Europa y Oriente Medio. Bigo Live ha visto crecer más del 30% el número de usuarios en 2020, de los que la mitad los ha aportado Likee.

Normas
Entra en El País para participar