La CNMV exige a más de 50 fondos que alerten de que la volatilidad ha elevado su riesgo

Los más de cuatro meses de estrés obligan a revisar al alza el indicador que marca el peligro

Sebastián Albella, presidente de la CNMV
Sebastián Albella, presidente de la CNMV

La tensión en todo el planeta por el estallido del Covid-19 ha sido histórica. La volatilidad ha causado estragos y el índice de estrés financiero de los mercados españoles alcanzó su tercer mayor registró histórico en mayo. La CNMV exige a los fondos de inversión que comuniquen al mercado los cambios en sus niveles de riesgo ante esta situación. Lo han hecho ya más de 50 carteras.

El Ibex ha sufrido fuertes altibajos desde que la pesadilla del coronavirus se instaló en el mundo. Alcanzó los 10.083,6 puntos el 19 de febrero, máximos de dos años, y en menos de un mes se había desplomado hasta los 6.107,2. Ahora se ha recuperado y se sitúa en el entorno de los 7.300. El interés del bono español a 10 años se disparó al 1,26% después de que se declarara el estado de alarma, y ayer cerró por debajo del 0,3%.

Los ingredientes de las carteras de los fondos de inversión se han agitado como en una coctelera, con los valores liquidativos subiendo y bajando al compás de la Bolsa y la renta fija. Esto ha repercutido en uno de los índices clave de estos productos. El indicador de riesgo-rentabilidad, obligatorio en los documentos que se entregan a los inversores desde 2011, debe corregirse cuando sea diferente durante cuatro meses al registrado en el folleto, según las directrices de ESMA, el coordinador europeo de las comisiones de valores.

Así lo determinó su antecesor, el CESR, en un documento que puede consultarse en la edición online de Cinco Días. Más de 50 productos han informado de estos cambios tras pedírselo la CNMV. “Ante las consultas de las gestoras de fondos sobre el procedimiento de actualización, les hemos pedido que lo comuniquen en un hecho relevante y actualicen el documento de datos fundamentales para el inversor”, señala una portavoz del supervisor.

La misma estrategia

En todas las comunicaciones se destaca que la hoja de ruta del producto no ha sufrido modificaciones. “Dicho cambio no se debe a una modificación de la política de inversión del fondo ni a un cambio del criterio de selección de los activos ni a una estrategia de inversión distinta, sino que se debe exclusivamente a movimientos de volatilidad del mercado”, repiten como un mantra las gestoras.

El nivel de riesgo de un fondo, inversamente proporcional a su rentabilidad potencial, oscila en una escala del 1, el más bajo posible, a 7, el más elevado. Productos como el CaixaBank Global Invest o el famoso Santander Small Caps España, pilotado por Lola Solana, quedan al límite del máximo con un 6 tras subir un grado en el termómetro.

Incluso productos muy conservadores han tenido que elevar su rating de riesgo. El CS Duración 0-2, de Credit Suisse Gestión, que invierte solo en renta fija con un vencimiento máximo de dos años, lo ha subido a 3 desde el 2 anterior.

Las gestoras de Santander, Bankia, Mutua y CaixaBank

Más cambios. Entre las gestoras que han comunicado cambios en el indicador de riesgo/rentabilidad aparecen Santander AM, Bankia Fondos, CaixaBank AM, Mutuactivos, Credit Suisse Gestión o Sabadell AM. Esta última ha informado incluso de que el riesgo de su hedge fund Sabadell Selección Épsilon ha pasado de ser “elevado” a “muy elevado”. El número de productos que han informado de los cambios es significativo, con más de 50 comunicaciones, pero aun así es relativamente pequeño en comparación con los alrededor de 2.700 fondos de inversión registrados en la CNMV, según los últimos datos de Inverco, la asociación del sector. Fuentes del mercado señalan que habrá más comunicaciones.

Normas
Entra en El País para participar