Entidades locales

Montero reprocha a los alcaldes rebeldes con el pacto de los superávit que no hayan propuesto alternativas

La ministra de Hacienda recuerda que los ayuntamientos que no quieran entregar su superávit, se lo pueden quedar y usarlos hasta el límite de la regla de déficit excesivo

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha lanzado hoy varios reproches a los alcaldes contrarios al pacto entre el Gobierno y la Federación Española de Municipios y Provincias (Femp) para que las entidades locales puedan utilizar parte de sus remanentes previa cesión al Estado. Concretamente, les ha recriminado que "no han hecho ninguna propuesta ni han dado ninguna alternativa (a la fórmula acordada) durante el proceso de negociación con la Femp".

Montero ha criticado también, que los ayuntamientos que ahora rechazan este pacto no cuestionaron que no se pudieran utilizar los remantentes, desde que se impuso esta limitación por parte del Gobierno del PP en 2011.

La titular de Hacienda ha vuelto a explicar el contenido del acuerdo que, según ha dicho "le va a costar al Gobierno 5.400 millones" --incluyendo el fondo general y el de 400 millones para compensar las pérdidas del transporte público por la pandemia--. Junto a este dinero, en su opinión, el pacto recoge numerosas ventajas para los ayuntamientos, como la relajación de las reglas de gasto.

Por ello, preguntada por la posibilidad de que el Gobierno no logre sacar adelante en el Congreso el decreto que recoge esta manera de utilizar los remanentes, Montero ha dicho que "sería un pena" que no se convalidara el texto del acuerdo y añadió que, en ese caso, "serán los grupos políticos los que tendrán que explicar" sus motivos del rechazo, que a ojos de la ministra, no tendría otro sentido que hacer oposición. Y pidió a los grupos "que sigan en esa bronca política, que no arrastren al resto". Hasta el momento, ayuntamientos de todos los colores políticos se han mostrado contrarios a este acuerdo.

Asimismo, ha recordado que la entrega del superávit a cambio del uso proporcional de los 5.400 millones "es voluntaria", por lo que aquellos municipios que no quieran utilizar este mecanismo podrán conservar sus remanentes y usarlos hasta el límite de la regla déficit o poner en marcha inversiones financeramente sostenibles.

Finalmente, Montero ha respondido a las críticas de quienes reprochan que este acuerdo deja fuera a las entidades locales en números rojos y con dificultades financieras. Para estos ayuntamientos "se articulará un proceso para aliviar la carga de la deuda. Haremos un recorrido para espaciar de manera más adecuada esa carga", ha explicado. Y se ayudará a que los préstamos a corto plazo pasen a ser a medio y largo, ha añadido.

Normas
Entra en El País para participar