Restauración

Just Eat prepara inversiones “importantes” en España y actualizará su modelo laboral

Quiere minimizar costes de envío y captar a las grandes cadenas. Aplicará el sistema para repartidores Scoober de Takeaway.com

Just Eat prepara inversiones “importantes” en España y actualizará su modelo laboral

Just Eat Takeaway.com, el gigante del reparto de comida a domicilio surgido en abril tras la fusión de ambos grupos, ha puesto al mercado español en el foco de su plan de crecimiento europeo. Para él ha puesto ya en marcha un “programa de inversión agresivo” para los próximos años, según explicó ayer el grupo holandés, el más importante del delivery mundial fuera de China.

Un plan en el que invertirá “de manera importante” y prioritaria en los países en los que operaba Just Eat antes de la fusión: Reino Unido, Canadá, Australia, Italia, Francia y España. “La dirección cree que las marcas de Just Eat, a pesar de su fuerte crecimiento actual, han tenido una inversión insuficiente en los últimos años. Queremos fortalecer, expandir o recuperar las posiciones de liderazgos”, explicó ayer la empresa en sus resultados semestrales.

Esta no detalló el importe de ese agresivo plan de inversiones, aunque fuentes del grupo holandés sí detallaron a CincoDías las claves de las actuaciones que llevarán a cabo en España, donde seguirá funcionando bajo la marca Just Eat. “Se harán durante muchos años ya que la penetración del delivery en España todavía es baja”, apuntaron desde el grupo.

Las inversiones se centrarán en cuatro puntos principales. El primero será el crecimiento en el número de usuarios activos y reforzar su fidelización con un mayor gasto en marketing. La segunda pata será la inversión para ganar competitividad en precios, rebajando las tarifas de entrega o incluso eliminándolas; y la tercera serán las alianzas con las cadenas más populares de la restauración para ampliar las opciones a los consumidores.

Hasta ahora Just Eat ha estado más centrada en ser una plataforma que permitiera a empresarios individuales introducir sus restaurantes en el reparto a domicilio, más que a asociarse con grandes cadenas. Sin embargo, en los últimos meses ha dado pasos en ese sentido, dando cabida a Burger King, McDonald’s, las cadenas de Alsea (Vips o Gino’s) o el recién firmado acuerdo con AmRest, la dueña de La Tagliatella.

El cuarto punto será el laboral, una cuestión polémica en el delivery. Los repartidores que Just Eat pone a disposición de los restaurantes cuando estos no tienen los suyos no son autónomos, sino que están contratados por empresas de servicios logísticos que la plataforma subcontrata.

La nueva Just Eat Takeaway.com no virará hacia el sistema de autónomos de Deliveroo o Glovo, que no considera “sostenible para los repartidores”, valoraron fuentes del grupo holandés. Estas dijeron que la intención es “avanzar a un modelo de contratación para crear más empleo y mejores condiciones”.

Esto se traducirá en la implementación del modelo Scoober, que Takeaway ha desarrollado en 10 países y 91 ciudades europeas y que permite a quienes quieran repartir darse de alta en una app, parecido al sistema de Deliveroo o Glovo, con la diferencia de que se la relación se sella con un contrato de trabajo y que la remuneración no es por pedido, sino por hora, incluyendo esperas.

Pierde 158 millones hasta junio por la integración

Just Eat Takeaway.com registró unas pérdidas de 158 millones de euros, frente a los números rojos de 27 millones contabilizados en el mismo periodo de 2019, debido al impacto de amortizaciones y los costes de integración de la fusión aprobada en abril, así como de la adquisición propuesta de la estadounidense Grubhub. Sin tener en cuenta extraordinarios, el ebitda ajustado creció un 133% hasta 177 millones, y registró un aumento del 44,2% de los ingresos en términos comparables, hasta 1.031 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar