Ocean Sunglasses, las gafas técnicas para hacer deportes acuáticos

La compañía, nacida en San Sebastián hace 16 años, ha logrado crear una firma donde confluyen calidad y diseño

Ocean Glasses
David Rodal, 'Vilayta', uno de los mejores surfistas de olas gigantes.

Las mejores ideas para crear un negocio surgen, en ocasiones, en los lugares más inesperados. El mar puede ser uno de ellos. Un día, allá por 2004, y tras una larga jornada haciendo kitesurf en la bahía de Santander, con los ojos rojos e irritados, Iker Beistegui se preguntó por qué no había unas buenas gafas para protegerse y disfrutar mejor de su deporte favorito.

A partir de ahí fue tirando del hilo. Lo hizo con Iulen Agirrebeña, su amigo de la infancia, apasionado como él del mar y de la nieve, y también compañero de profesión. Los dos estudiaron ingeniería industrial en la Universidad del País Vasco. Ambos se dieron cuenta de que en todo el mundo solo había dos o tres empresas que fabricaban gafas técnicas para practicar deportes acuáticos. Y ahí vieron la oportunidad de negocio.

Esta temporada comienza la comercialización de sus primeros artículos fabricados en plástico reciclable

De su experiencia como deportistas surgió la idea de cómo tenían que ser esas gafas. “Debían tener un buen amarre, que flotasen si se te caían, una buena aireación, una buena lente, que no entrase mucha agua y que esta saliera bien”, recuerda Beistegui. Todo eso y un buen diseño. Para conseguirlo fueron a Dhemen Design, una consultora especializada en Orio (Gipuzkoa). De ahí surgieron el primer par de modelos de gafas, con distintos colores y tipos de lentes.

El siguiente paso fue constituir la empresa en San Sebastián. La original se llama Skite Scoop. Pero son más conocidos por su marca, Ocean Sunglasses. 16 años más tarde, y después de mucho trabajo y camino recorrido juntos, los dos fundadores aseguran ser “líderes mundiales en gafas técnicas para deportes de agua”. Los números les respaldan. Este año esperan alcanzar una facturación de 2,5 millones de euros y en 2021 confían en subir hasta los 2,8 millones. En su plantilla hay 14 trabajadores.

En su día hicimos un cambio y apostamos por lo online. El negocio en la red supera ya a las tiendas

Iker Beistegui, cofundador de ocean glasses

Los inicios fueron fulgurantes. En solo año y medio desde que empezaron a vender sus primeras gafas ambos dejaron sus respectivos trabajos y se dedicaron en exclusiva a la nueva empresa. “Los pedidos llegaban de todas partes”, rememora Agirrebeña. El éxito lo explica por “un diseño que se adapta bien a la cara” y porque “técnicamente funcionaban bien”. Las cuentas acompañaban. La facturación se colocaba en el medio millón de euros.

Estos primeros años los dedicaron a crear una marca de prestigio y de calidad desde la que saltar después a nuevos proyectos. Fue lo que hicieron a partir de 2009-2010. Ampliaron los modelos, sacaron cascos para deportes de agua y tomaron una decisión que supuso multiplicar por diez sus ingresos: lanzaron una colección de gafas de sol con diseños de moda apoyada por su marca. Los ingresos se dispararon hasta los 4,5 millones de euros anuales. La empresa también creció. Contaban con 10 empleados.

Berta Betanzos y Tamara Echegoyen, campeonas mundiales de vela de 2011.
Berta Betanzos y Tamara Echegoyen, campeonas mundiales de vela de 2011.

En los siguientes ejercicios asistieron igualmente a un aumento en el volumen de ventas. No obstante, algunas cosas comenzaron a cambiar. El mercado empezó a llenarse de nuevos competidores, tanto en el segmento de gafas técnicas como en el de moda. Fue el momento de plantearse nuevos retos.

Internet y ecología

Corría el año 2015. El mercado se llenó de nuevos jugadores y el pastel había que repartirlo entre más competidores. A pesar de lanzar nuevas apuestas, como gafas graduadas en ópticas y una colección para niños, las ventas empezaron a verse afectadas y a disminuir a causa de esta situación.

Había que explorar otros caminos y compensar lo que dejaban de ingresar. Decidieron subirse al carro de internet y dar un acelerón a la venta en la red. “En su día hicimos un cambio y apostamos por lo online. Es muy importante para nosotros. El negocio en la red supera ya a las tiendas”, explica Beistegui. Amazon, Privalia y otras plataformas empezaron a tener las colecciones de Ocean. “Los números eran brutales. Nos llegaban pedidos de todo el mundo”, asegura Agirrebeña.

La cifra

Iker Beistegui y Iulen Agirrebeña, los fundadores.
Iker Beistegui y Iulen Agirrebeña, los fundadores.

30% es la contribución de Francia a las ventas de la marca, que de este modo se constituye en su mercado más importante. EE UU y España ocupan el segundo lugar, con un 20% cada uno. Países de la Unión Europea y otras plazas lejanas, como Australia y Japón, se reparten el resto. Un 55% de las gafas vendidas corresponden a diseños de moda. Las de agua suponen un 10% y las de nieve, un 15%. Los hombres adquieren más de agua y nieve, 90% y 70%, respectivamente, y las mujeres, más gafas de moda, un 55%.

Los dos fundadores han continuado incorporando nuevos productos a su catálogo. Entre ellos destacan artículos para otros deportes que no son de agua, como el esquí, el ciclismo o el running, y la búsqueda de nuevos mercados. Algunas de estas novedades han tenido un notable éxito, como las gafas para el esquí. De hecho, representan el 15% del total de ventas. En cambio, la operación no ha funcionado tan bien en los otros deportes. “La marca no es conocida y eso lo explica”, afirma Beistegui. Pero donde más esperanzas tienen depositadas ambos empresarios es en la nueva línea de productos ecológicos que van a empezar a comercializar en los próximos meses. “El cambio está y hay que hacerlo”, dicen los dos al unísono.

Por un lado, lo harán con la primera producción de gafas técnicas, cuya carcasa está confeccionada con biobase, un material procedente de plásticos reciclados que se pueden reutilizar después. Estos productos los han recibido ya y comenzarán a comercializarlos la próxima temporada. Y, por otro, y en un plazo de tres meses aproximadamente, lanzarán su nueva marca de deporte ecológico. Se llamará Eco On y será una línea de ropa técnica deportiva pero confeccionada toda con productos ecológicos y reciclados.

Ropa, sonido y más marcas de lentes

Dos modelos posan con las gafas de Ocean.
Dos modelos posan con las gafas de Ocean.

La dura competencia del sector de las gafas, técnicas y de moda, ha llevado a diversificar el negocio con nuevos productos relacionados con el deporte. “Tenemos que aprovechar nuestros canales de venta y la sólida posición que tenemos en la red para seguir creciendo”, considera Beistegui.

Así, hace año y medio crearon la marca Blueball, ropa técnica de alta gama con termosellado y protección contra los rayos ultravioleta para practicar deportes de agua y nieve. En este tiempo han facturado ya unos 200.000 euros. De hecho, durante el confinamiento provocado por el coronavirus se agotaron las existencias. El objetivo es seguir incorporando productos y después fusionarla con la marca principal.

En esa misma línea crearon hace dos años Magnussen Audio, una marca de auriculares y cascos para usar mientras se practica deporte y en la vida diaria. Su facturación está ya en los 300.000 euros.

Las gafas de moda han formado también parte de estos planes de crecimiento. Los responsables de Ocean han elaborado diferentes marcas según los distintos estilos, categorías y segmentos de clientes y precios, urban, low cost... (Paloaltosunglasses.com, una de ellas).

Con los mejores deportistas

El 'kitesurfista' Mitu Monteiro.
El 'kitesurfista' Mitu Monteiro.

Todo empezó con Iker Martínez en 2014. El mundo de los deportes de agua es pequeño en España. Más en el ámbito profesional. Iker y Iulen conocieron a Martínez en el Centro Especializado de Alto Rendimiento de Vela Príncipe Felipe de Santander. Le dieron a probar varias gafas y sellaron un acuerdo de patrocinio. El medalla de oro en vela en Atenas 2004 y plata en Pekín 2008 y, en ese momento, capitán del barco Mapfre en la Volvo Ocean Race se comprometió a llevar siempre puestas las gafas de Ocean. De esta manera se convirtió en el primero de una larga lista de deportistas españoles profesionales y de alto nivel que practican kitesurf, vela, surf, kayak, etc., y que han sido o están patrocinados por Ocean Sunglasses.

En ese año, “la empresa tenía ya un volumen de dinero suficiente para invertir en otros aspectos y los patrocinios se convirtieron en una buena herramienta para promocionar la marca”, cuenta Beistegui. Ahora, en 2020, la compañía sigue destinando casi el 1% de su facturación anual a este capítulo. “Siempre es positivo” seguir apostando por ello. La unión de la marca con los deportistas de élite de gran proyección internacional ha ayudado a consolidar su imagen entre profesionales y aficionados.

A Martínez le siguieron Mitu Monteiro, de Cabo Verde, campeón del mundo en 2008 y que algunos definen como el mejor kitesurfer de olas de la historia; las hermanas Daida e Iballa Ruano Moreno, apodadas las Moreno Twin y más de 20 veces campeonas de windsurf; Berta Betanzos y Tamara Echegoyen, campeonas de vela en 2011 y medallas de plata en el campeonato global de 2009, o Daniel Rodal, más conocido en el circuito como Vilayta, un surfista canario considerado uno de los mayores especialistas en olas grandes.

Normas
Entra en El País para participar