Tecnología

Qué beneficios y qué riesgos afronta Microsoft con la compra de TikTok

El gigante tecnológico podría pagar hasta 25.200 millones por la red social, según la CNBC

Una mujer pasa junto al logo de Microsoft en las oficinas de la compañía en Pekín.
Una mujer pasa junto al logo de Microsoft en las oficinas de la compañía en Pekín.

Microsoft sigue negociando la compra de TikTok y podría cerrar la operación antes de la fecha límite marcada por Donald Trump del 15 de septiembre y por un importe que podría alcanzar hasta los 30.000 millones de dólares (unos 25.200 millones de euros), según informó ayer la CNBC, que fijaba una horquilla para la adquisición de entre 10.000 y 30.000 millones.

La cadena aseguró que las partes no han alcanzado aún un acuerdo, pero la cifra de los 30.000 millones no resulta extraña, pues, según informó The Wall Street Journal, un grupo de inversores que preparó una oferta previa por TikTok habría valorado la red social en torno a esa cifra. Mientras, su dueña, la empresa china ByteDance, participada por SoftBank y fondos como General Atlantic y Sequoia Capital, está valorada en más de 100.000 millones.

Microsoft parece seguir siendo la única empresa que estaría negociando una compra de TikTok, pues aunque el martes saltó la noticia de que Apple también estaría interesada, un portavoz de esta compañía lo desmintió.

En el mercado se da por hecho que el últimatum de Trump a la red social china, a la que amenaza con prohibirla en EE UU el 15 de septiembre si no se ha vendido a una empresa estadounidense, ayudará a rebajar el precio de TikTok. Pero, más allá, de que Microsoft pudiera lograr cerrar un buen trato en lo económico, qué lleva al gigante del software a querer comprar la plataforma china y a qué riesgos se expone si finalmente completa la transacción.

La compra de TikTok permitiría a la empresa que dirige Satya Nadella expandirse de forma importante en el negocio de las redes sociales, donde ya está presente con LinkedIn, y podría impulsar fuertemente sus ingresos por anuncios, pues la inversión publicitaria que se hace en LinkedIn está muy lejos de la que reciben Facebook o Youtube, por ejemplo, lo que evitaría casi con seguridad que la operación fuera bloqueada por temas de competencia.

Sin embargo, la compra de TikTok podría abocar a Microsoft a los mismos conflictos que enfrentan hoy compañías como Facebook, Twitter o Google (con Youtube), a quienes se critica y acusa de no tomar suficientes medidas para combatir los discursos del odio y otros contenidos controvertidos, políticos incluso, según advierten desde la BBC.

Esta cadena señala que TikTok no permite anuncios políticos y apuesta por los contenidos divertidos y creativos. Sin embargo, en los últimos tiempos cada vez se ven más vídeos que hacen referencia a temas políticos. Por ejemplo, los vídeos que utilizan el hastag #BLM, que hace referencia a Black Lives Matter, se han visto más de 12.000 millones de veces, y los vídeos que usan el hasthtag #Trump2020, se han visto más de 7.000 millones.

Aunque la adquisición de TikTok por Microsoft parece un poco inusual, porque la empresa creadora de Windows lleva tiempo prosperando en gran medida por enfocarse en los clientes corporativos, la compra podría darle mucho rédito en múltiples negocios, según advierte The Verge.

Como apunta este medio especializado, la parte clave de la compra de TikTok son los datos y los usuarios de la red social a los que Microsoft tendría acceso. “TikTok podría ayudar a corregir un punto ciego de Microsoft [sobre los comportamientos del consumidor] e incluso influir en cómo se desarrollan otros software y servicios dentro de la empresa. Y eso es particularmente relevante cuando se considera que una gran cantidad de jóvenes estadounidenses están creciendo en un entorno dominado por Android, iOS y Chromebooks en las aulas”, añade.

Microsoft podría utilizar TikTok para sus ambiciones de transmisión de juegos, para impulsar sus desarrollos de inteligencia artificial más allá del lugar del trabajo o como canal para promocionar negocios más ligados al consumo como la Xbox o la Surface.

Contentar a Trump sin enemistar a China

Aunque de momento Microsoft solo ha reconocido estar explorando la compra de TikTok tras una conversación con Donald Trump, que le dio luz verde a la operación, ya se especula con los problemas que esta transacción podría acarrearle. Y uno de ellos es la posible reacción adversa del Gobierno chino contra el gigante del software. Microsoft deberá cuidar cómo estructura el acuerdo para contentar a Trump y no enemistarse con China, un país donde opera desde 1992.

La CNN preguntó el pasado lunes al asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, si Microsoft se vería comprometida por el acuerdo, algo a lo que contestó: “Quizás Microsoft podría deshacerse de sus propiedades chinas”.

Microsoft ha precisado que quiere comprar Tiktok en EE UU, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, pero ayer el primer ministro australiano, Scott Morrison, dijo que no hay pruebas de que la firma china abuse o venda los datos de sus usuarios. Unas palabras que darían la razón a quienes dicen que Trump solo quiere frenar el avance de las tecnológicas chinas.

Normas
Entra en El País para participar