Los fabricantes de coches aumentaron un 9% su facturación en 2019 pese a la incertidumbre en el sector

Anfac insiste en que es trabajo de las empresas, administraciones, sindicatos y sociedad el éxito final de la transformación del sector de la automoción

El director general de Anfac, José López-Tafall, presenta el informe anual 2019 de la patronal, este miércoles.
El director general de Anfac, José López-Tafall, presenta el informe anual 2019 de la patronal, este miércoles.

Los fabricantes de automóviles afrontaron un 2019 complicado ante las dudas que rodearon al consumidor, que no sabía qué coche comprar por las posibles restricciones que se plantearon a los coches de combustión.

Sin embargo, consiguieron aumentar su facturación un 9% en España respecto al ejercicio precedente, hasta los 69.500 millones de euros, según recoge el informe anual de la patronal, Anfac, presentado este miércoles por el director general de la asociación, José López-Tafall, en rueda de prensa virtual.

"El 2019 estuvo marcado en todo caso por la incertidumbre, una característica que nos va a acompañar mucho tiempo. La transformación que aborda este sector motiva unos cambios tan acelerados y el horizonte al que llegar es tan diferente a lo que conocemos hoy que los consumidores no son capaces de tomar una decisión de compra", señala López-Tafall en una carta incluida en el documento.

El incremento de los ingresos de los fabricantes y de las empresas asociadas a Anfac también vino asociado a una subida del resultado neto de dichas compañías, que creció un 46%, por encima de los 960 millones de euros. Pese a ganar más, la inversión de las marcas cayó un 9% en 2019 respecto a un año antes, hasta 2.700 millones de euros.

"El compromiso inversor se situó por encima de la media del sector de la automoción, que está en los 2.000 millones anuales. En los últimos siete años, la automoción ha invertido 16.000 millones de euros en España", ha subrayado José López-Tafall.

Las ventas de automóviles cayeron el año pasado por primera vez desde 2012. El curso terminó con un retroceso de las matriculaciones de turismos y todoterrenos del 4,8% en comparación con 2018, con 1,25 millones de automóviles comercializados, es decir, 70.000 unidades menos.

El retroceso comenzó desde que el 1 de septiembre de 2018 entrara en vigor la nueva normativa de homologación de consumos y emisiones WLTP, que motivó fuertes promociones y descuentos comerciales por parte de marcas y concesionarios, y, como consecuencia, el adelanto de las compras en los meses de verano.

"La incertidumbre, de nuevo, dominó el panorama regulatorio, gubernamental y de desarrollo del sector y la industria de la automoción en España", añade en el informe el presidente de la asociación y el director de Fabricación y Logística del grupo Renault, José Vicente de Los Mozos.

Nueva movilidad

De los Mozos subraya que el motor está ante la mayor transformación de su historia. Según recoge la asociación en su plan a largo plazo, bajo el contexto de nueva movilidad se incrementaría la facturación de la industria de automoción en España hasta los 310.000 millones de euros en 2040, frente a los 210.000 millones actuales, y supondrá para 2040 la creación de hasta 1,5 millones de puestos de trabajo.

"La oportunidad es mayúscula y es, además, el único camino válido. La única senda posible es esta. No podemos renunciar a ella, porque la inacción conlleva unos costes descomunales. No hacer nada implicaría la pérdida de cerca de 194.000 empleos y un impacto equivalente al de la crisis económica de 2012 sin posibilidad de recuperación, porque la industria actual quedaría obsoleta, fuera del mercado", advierte el directivo.

De cara a este año, Anfac y la patronal de los concesionarios, Faconauto, estimaban una bajada de las entregas de entre el 40% y 45% antes de la aprobación del Plan Renove 2020. Sin embargo, si la pandemia de coronavirus no provoca cierres adicionales de fábricas y puntos de ventas en otoño, la caída se puede suavizar hasta un 35%, con entre 800.000 y 850.000 vehículos nuevos matriculados.

"No es necesario poner tanto el foco en planes renove, sino una política activa de renovación de flota y achatarramiento", ha apuntado López-Tafall.

Anfac ha establecido una nueva organización con el fin de afrontar los retos que atañen al sector de la automoción y desarrollar su plan Automoción 2020-40. Liderando la movilidad sostenible. Ahora tendrá una nueva estructura interna de foros, comités y grupos de trabajo para avanzar en la descarbonización y la digitalización de la industria en España, a la vez que mantener e impulsar la riqueza y el empleo.

En este contexto, el director general de Anfac ha indicado que la patronal se ha marcado como objetivo que se fabriquen 800.000 vehículos electrificados en las plantas nacionales para 2030. La producción española de vehículos consiguió salvar el 2019 y no registrar su tercera caída consecutiva gracias al impulso que experimentó en diciembre y a los modelos que han sido asignados a las factorías del país en los últimos dos años, así como al incremento de las compras de automóviles made in Spain por parte de países como Alemania.

En concreto, de las 13 factorías de producción de vehículos que hay en el país salieron 2,82 millones de vehículos el año pasado, un 0,1% más que en 2018. Para este año, Anfac prevé que se pierdan 700.000 coches y que se vuelva a niveles de la crisis económica, debido al cierre de las plantas durante los meses del estado alarma por el coronavirus.

El directivo también ha recalcado que España está muy lejos de cumplir sus objetivos en cuanto a electromovilidad. Según Anfac, los 7.607 puntos de recarga públicos que hay en el país distan mucho del objetivo mínimo de 110.000 para 2025 y de 340.000 para 2030 que establece su plan.

Recaudación fiscal

Los datos presentados este miércoles por Anfac también señalan que las arcas públicas ingresaron 30.888 millones de euros el curso pasado en concepto de tasas e impuestos vinculados al automóvil, un 2,9% más que en 2018. La mayor parte estuvo ligada al consumo de carburantes, con 21.513 millones (+8%), seguido de la compra de vehículos nuevos, con 5.493 millones (+3,4%).

De su lado, las transferencias de vehículos usados generaron 533 millones de euros (+1,9%) y la tasa por cambio de titularidad de vehículos, 196 millones (+1%).

Nissan

López-Tafall ha subrayado que "Nissan ha dejado claro que se va" y ha señalado que desde su agrupación trabajan para que no vuelva a ocurrir una situación como esta. En su opinión, lo importante ahora es que el cierre se produzca de la manera más consensuada posible con agentes sociales y administraciones.

Ha resaltadado que España, segundo productor de Europa y noveno del mundo, debe ser un país "amistoso" con el automóvil y que si mantiene su competitividad no tiene por qué quedarse atrás respecto a otros competidores.

Además, ha asegurado que es posible atraer a España a nuevos fabricantes, empresas y nuevas actividades en la cadena de valor de la automoción, y ha indicado que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo "está trabajando con todas su fuerzas" para ello.

Normas
Entra en El País para participar