Ganvam prevé que el plan del Gobierno rebaje la caída de las ventas de coches a un 30%

Se matricularían alrededor de 875.000 turismos y todoterrenos en España este ejercicio, frente a los 1,25 millones de unidades de 2019

Concesionario de automoción en Madrid.
Concesionario de automoción en Madrid. EFE

El Plan de impulso de la cadena de valor de la industria de la automoción aprobado por el Gobierno tiene una consigna clara: amortiguar el impacto del Covid-19 sobre el sector. Antes de su puesta en marcha, las patronales de fabricantes y concesionarios, Anfac y Faconauto, respectivamente, estimaban una bajada de las matriculaciones de coches del 45% este año en comparación con 2019, por debajo de las 700.000 unidades y volviendo a niveles de la crisis económica.

Sin embargo, con los 250 millones de euros con los que el Ejecutivo subvencionará la compra de vehículos, ya sean eléctricos o de combustión (gasolina y diésel), la patronal de la distribución, Ganvam, prevé que la caída se sitúe entorno al 30%. Según datos facilitados a CincoDías por la asociación, durante los seis meses de duración de las ayudas se liberarán entre 160.000 y 180.000 vehículos, de los 200.000 que se han quedado sin vender durante el estado de alarma. De cumplirse las previsiones, se matricularían alrededor de 875.000 turismos y todoterrenos en España este ejercicio, frente a los 1,25 millones de unidades de 2019.

La asociación considera que esto permitirá mantener el empleo y recuperar parte del personal sometido a ERTE. Desde el martes pasado, todos los usuarios que compren un coche y cumplan los requisitos exigidos podrán beneficiarse de un descuento de 4.000 euros por la compra de un modelo eléctrico y de hasta 800 euros por uno de combustión, aunque la rebaja puede elevarse a 5.000 y 1.600, respectivamente, si se tiene en cuenta la aportación del sector.

Hace ya cinco años del último Plan PIVE y el actual supone el de mayor dotación económica unitaria de cuantos ha habido desde 2012. Ganvam recalca que por cada euro que se invierte en estos planes, se recupera el doble vía impuestos. “Estamos ante una inversión rentable”, subraya.

El plan establece un límite de precio para los turismos de 35.000 euros (45.000 euros en el caso de personas con movilidad reducida o vehículos con etiqueta CERO) y será obligatorio el achatarramiento de un coche de al menos diez años. El vehículo a adquirir deberá contar con la etiqueta energética A o B y unas emisiones inferiores a 120 gramos de CO2 por kilómetro. También habrá una bonificación extra por la entrega de un modelo de más de 20 años, para beneficiarios con movilidad reducida o personas dependientes de hogares con ingresos mensuales inferiores a 1.500 euros.

Agilidad al Moves

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), perteneciente al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, transferirá los fondos del Plan Moves con carácter inmediato a todas las comunidades autónomas que lo soliciten.

Una vez aprobadas ya las bases del programa, que entró en vigor el jueves y que financiará la compra de vehículos eléctricos o híbridos enchufables por parte de particulares, son estas las encargadas de convocar las ayudas mediante resoluciones propias.

El Real Decreto por el que se regula el Moves II, con un presupuesto de 100 millones de euros, establece que hasta el 70% podrá destinarse a la compra de vehículos; hasta un 50%, a la implantación de puntos de recarga y un mínimo de un 10%, al incentivo de planes de trabajo o medidas adoptadas por los ayuntamientos ante los desafíos de movilidad que ha planteado el Covid-19.

También se subvencionarán sistemas de alquiler de bicicletas eléctricas. Las ayudas varían entre los 750 y 15.000 euros en función del tipo de vehículo (coche, moto, furgoneta, autobús o camión) y su propulsión, y para acceder a ellas se ha eliminado la obligación de entregar un vehículo para achatarrar de más de 10 años.

Normas
Entra en El País para participar