BBVA emite 1.000 millones en 'cocos' verdes al 6%

Es el primer bono contingente convertible que emite un banco destinado a financiar proyectos sostenibles

Sede de BBVA en Las Tablas
Sede de BBVA en Las Tablas

BBVA ha emitido este martes 1.000 millones de euros en un bono contingente convertible en acciones, los llamados "cocos", con un interés de partida del 6,5%. Se trata del primer instrumento "verde" de estas características que emite una entidad financiera, según ha informado el banco. Fuentes de mercado explican que el resutado fue un éxito tanto en términos de demanda (ha alcanzado los 3.000 millones de euros) como en términos de precio, pues ha permitido rebajar el cupón en 50 puntos básicos hasta  6% trimestral. 

Los "cocos" son instrumentos híbridos que tienen elementos de deuda -pagan un interés al comprador- y de capital -pueden absorber pérdidas-, y su principal característica es que pueden convertirse en acciones si el ratio de capital de máxima calidad CET1 desciende por debajo de un determinado nivel.

También son perpetuos, es decir, no tienen un vencimiento determinado, aunque se pueden rescatar transcurridos cinco años y medio en este caso, en enero de 2026, y el emisor puede cancelar el pago del cupón, razones por las que estas emisiones van dirigidas solamente a inversores institucionales.

Según explica BBVA, se trata de la primera emisión de un "coco" verde de una entidad financiera "a nivel mundial", es decir, que el capital levantado se destinará a proyectos sostenibles, entre ellos las energías renovables.

La emisión se enmarca en el compromiso de BBVA de movilizar 100.000 millones de euros en finanzas sostenibles para 2025 y se destinará a refinanciar la posible amortización anticipada en abril de 2021 de otra emisión de "cocos" que salió al mercado en 2016 con un cupón del 8,7% que en un entorno de tipos cero como el actual no tiene sentido. Con esta operación BBVA cumple con su compromiso de efectuar al menos una emisión verde al año. De hecho con esta son ya tres las emisiones verdes que efectúa el banco y cuatro en el ámbito de la deuda sostenible si se suma el bono social que colocó a finales de mayo. La primera emisión con criterios verdes se realizó en 2018, experiencia que repitió en 2019 y que vuelve a realizar en este 2020.

Una de las razones que justifica el hecho de que esta vez haya sido un coco y no deuda senior prefered o non prefered como las colocaciones anteriores obdede según fuentes del mercado al cambio adoptado por el BCE que permite más holgura a la hora de aceptar colaterales en las subastas de liquidez. Con esta operación el banco abre un nuevo territorio para la financiación sostenible y el apetito suscitado entre los inversores refleja que existe más vocación de asumir riesgos por parte de los inversores.

De las 225 órdenes recibidas, el 44% correspondió a los fondos verdes poniendo de manifiesto que hay nicho de mercado para la deuda AT1 verde. Además dentro de los inversores tradicionales también se empieza a ver cómo existe más demanda para la deuda con criterios ecológcos.

Normas
Entra en El País para participar