El Gobierno remite a Bruselas el nuevo plan para la rehabilitación energética de viviendas

El objetivo es reducir en un 36,6% el consumo de energía final del sector de la edificación de cara a 2050

Grúas, edificios, construcción.
Grúas, edificios, construcción.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha remitido hoy a la Comisión Europea la nueva actualización de la 'Estrategia a largo plazo para la rehabilitación energética en el sector de la edificación en España', con el que pretende la mejora energética de 1,2 millones de viviendas.

En la actualización del plan, conforme a la directiva europea sobre eficiencia energética de los edificios, se establece una hoja de ruta con escenarios de intervención, medidas e indicadores de progreso para la rehabilitación del parque edificado, la transformación económicamente rentable de los edificios existentes en edificios de alta eficiencia energética y la descarbonización del sector en 2050.

España presentó su primera Estrategia en 2014, realizó la primera revisión en 2017 y ahora, tres años después, como establece la directiva europea, se procede a su actualización, adaptando su contenido a las nuevas directrices. Según el Gobierno, los contenidos de la estrategia de rehabilitación energética están alineados con otros planes y estrategias desarrollados a nivel nacional y específicamente con el Plan Nacional de Energía y Clima y con la Estrategia a Largo Plazo para una Economía Española Moderna, Competitiva y Climáticamente Neutra en 2050, actualmente en desarrollo.

Asimismo, contempla los objetivos planteados en la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética 2019-2024, relacionados con la rehabilitación energética de los edificios. El sector de la edificación, en su conjunto (residencial y terciario) supuso aproximadamente el 30% del consumo de energía en España con datos de 2018. El peso de la edificación residencial fue del 17,1% y el del terciario, del 12,4%.

Reducir el consumo de los edificios

El objetivo del Gobierno de cara 2050 es reducir en un 36,6% el consumo de energía final del sector de la edificación respecto al consumo actual, pasando de los 304.276 GWh actuales a 192.728 GWh en 2050, y que el consumo de energía procedente de fuentes fósiles, que se sitúa actualmente en torno a los 126.211 GWh, se reduzca a prácticamente cero en 2050.

En el sector residencial los ahorros se producirían fundamentalmente en los usos de calefacción y ACS, que representan de media actualmente más del 60% del consumo de las viviendas.

El objetivo a 2030 es disminuir el consumo de energía final en el sector residencial en 26.394 GWh, reduciendo el consumo correspondiente a los usos térmicos (calefacción y ACS) en 21.910 GWh. El escenario base planteado implica la rehabilitación de 1,2 millones de viviendas y la sustitución de más de 3,5 millones de sistemas de calefacción y ACS, con una inversión total de 25.951 millones de euros.

Hacia 88.000 nuevos empleos

En términos de creación de empleo, este iría creciendo a lo largo de la década, comenzando por 33.000 empleos el primer año y concluyendo con 88.000, en paralelo al incremento del número de viviendas rehabilitadas. Asimismo, la estrategia también contempla medidas de rehabilitación en los hogares de situación de pobreza energética, un problema social que afecta a más de 3,5 millones de personas en nuestro país.

Además, se prevé un ahorro de 2.915 GWh, respecto del escenario tendencial, en los usos de climatización, ACS e iluminación, con una inversión total de 3.671 millones de euros, centrada en gran medida en la mejora de la eficiencia energética de los edificios de la Administración Pública (estatal, autonómica y local).

Así, se desarrollan un importante paquete de medidas, necesarias para la consecución de los objetivos, estructuradas en los siguientes ejes de acción: impulso de la coordinación sectorial, desarrollo normativo y medidas administrativas a favor de la rehabilitación energética, rehabilitación de los edificios de las administraciones públicas y otras medidas ejemplarizantes, financiación pública, fomento y movilización de la financiación privada, lucha contra la pobreza energética, despliegue de un nuevo modelo energético en el sector de la edificación y modernización del sector de la rehabilitación.

Para el desarrollo de la estrategia, el Ministerio de Transportes, con la colaboración de Green Building Council España (GBCe), ha realizado un proceso participativo, mediante el cual se han recabado las propuestas de los diferentes agentes y sectores relacionados con la rehabilitación energética de la edificación.

Este proceso ha servido de "punto de encuentro" entre los diferentes actores de la rehabilitación, buscando soluciones comunes y creando una comunidad de diálogo, según destaca Transportes.

El sector de la construcción pide un plan de recuperación

El sector de la construcción y edificación en España, junto con CC.OO. y UGT, han reclamado un plan de recuperación que contemple las medidas y recursos necesarios para acelerar la actividad y contribuir de forma decisiva a una rápida recuperación económica. El comunicado, recogido por EP, ha sido suscrito por la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (Cscae), el Consejo General de la Arquitectura Técnica (Cgate), la Asociación de Promotores Constructores de España (APCEspaña), CC.OO. y UGT.

En él, han subrayado que se trata aprovechar todo el potencial de la construcción como generador de empleo de calidad para poner en marcha "una ola de renovación inmobiliaria" que responda a las necesidades de rehabilitación y renovación urbana y acceso a la vivienda siguiendo las líneas estratégicas que marcan el pacto verde de la Comisión Europea, la Agenda 2030 de la ONU y la Agenda Urbana Española.

Además, han recordado que la realidad del parque de viviendas en España y la necesidad de alinear las estrategias de recuperación económica con la estrategia europea para transitar hacia una economía verde. "Los edificios son los mayores consumidores de energía de la UE y rresponsables del 36% de la emisión de gases de efecto invernadero", apuntan, tras resaltar que en España, en concreto, el 75% del parque inmobiliario se construyó antes de la entrada en vigor de las primeras directivas europeas de eficiencia energética y más de la mitad de los 10 millones de edificios existentes con 26 millones de viviendas no responde a ninguna normativa.

También han puesto de relieve que el 10% de estos edificios necesita obras de conservación por su estado deficiente, que un 50% tiene problemas de accesibilidad y que, en general "en pocos casos están adecuadas a las nuevas formas de vida y requerimientos de habitabilidad".

Asimismo, señalan que, puesto que el pacto de reactivación económica y por el empleo firmado el viernes por el Gobierno, la patronal y las principales centrales sindicales da paso ahora a una negociación de fondo, "el sector de la construcción y la edificación demanda un apoyo inicial y urgente, con actuaciones que impulsen y multipliquen la inversión privada con fondos públicos, hasta que puedan ser sustituidos o complementados por los programas de la Unión Europea". Considera, además, que esta ayuda debe venir acompañada de medidas fiscales y de otras de carácter normativo.

Normas
Entra en El País para participar