Sanidad registra 125 contagios concentrados en Aragón, Cataluña, Navarra y Madrid

El Ministerio notifica 21 fallecidos en la última semana y una en 24 horas las últimas 24 horas

El director del CCAES, Fernando Simón.
El director del CCAES, Fernando Simón. Europa Press

El Ministerio de Sanidad ha notificado un solo fallecido con coronavirus respecto al día anterior y 21 con fecha de defunción de la última semana. En total, tras la actualización que hizo el Gobierno la semana pasada, han fallecido 28.323. La mayoría de decesos ocurridos durante la última semana los ha comunicado la Comunidad de Madrid que el domingo inauguró la nueva normalidad con un plan propio de desescalada de restricciones de aforo para mantener controlado el virus.

La evolución en hospitales y salas de UCI sigue estable. Sanidad ha registrado 150 personas hospitalizadas en la última semana y diez ingresos en UCI en el mismo periodo. "Cada vez tenemos menos personas con menos posibilidades de fallecer, la tendencia es lenta pero estable", ha indicado Simón.

El número de contagios durante las últimas 24 horas, han sido 125, la mayoría de los casos corresponden a los últimos brotes detectados en Aragón, Cataluña, Navarra y Madrid. En total, se han contagiado 246.504 personas. "Son muchos más de los que estábamos detectando pero sigue la tendencia esperada", ha explicado Fernando Simón, el coordinador de la emergencia sanitaria.

Los datos epidemiológicos comunicados por Sanidad los últimos días reflejan los brotes que detectados, según Simón, solo once de ellos siguen activos. "Desde el inicio del nuevo sistema de vigilancia basada en la detección precoz, hemos detectado varios brotes, aunque hoy en día solo once siguen activos, y uno de ellos es el que está asociado a la provincia de Huesca. Los brotes que se han detectado en Aragón están asociados a temporeros que trabajan en empresas agroalimentarias, estos trabajadores han generado transmisión con sus familiares". Según el doctor, la Consejería de Salud está haciendo un "esfuerzo enorme para controlar todos los casos, haciendo test PCR".

Las regiones afectadas por el brote el Huesca, están muy cerca de Lleida. Sin embargo, Simón ha valorado que, aunque hay riesgo, aún no hay datos que prueben la transmisión comunitaria entre ambos territorios. "Hay riesgo de que el brote de Huesca se traspase a Lleida, hay mucho intercambio y mucho contacto. El trabajo de los temporeros va por fincas y va cambiando. Estamos trabajando con ambas comunidades autónomas. Hasta ahora no tenemos información clara que indique que ha habido traslado de un lugar a otro. Lo que se está haciendo en Aragón esperamos que tenga el impacto suficiente y habrá que valorar día a día".

Sin embargo, tras la caída del estado de alarma el pasado domingo, el Estado no tiene la capacidad para restringir la movilidad. "Las actividades a nivel nacional fuera del estado de alarma están limitadas. Hay capacidad de coordinación con las comunidades autónomas, pero si se considera que tiene que haber restricciones en la movilidad, no se puede hacer sin un estado de alarma", ha explicado Simón.

Para el epidemiólogo, el verdadero desafía está en ser capaz de identificar el origen que  produce el brote. "Por ahora, lo hemos en muchos casos pero seguimos teniendo un porcentaje del cual no estamos seguros".

Medidas en aeropuertos

Según el epidemiólogo, realizar pruebas PCR en origen, antes que los viajeros se compren un billete, o una vez aterrizados en España, no serían medidas útiles, aunque hay otras. "Siempre podemos maximizar esfuerzos, pero hay que utilizar bien los recursos porque son limitados. Los aspectos logísticos y éticos asociados a algunas de las acciones que se proponen no son banales. Alguna PCR será útil, pero también puede ser que te infectes el día del viaje, con lo cual no podemos dar un peso excesivo a las PCR.

Hay otros métodos que el Gobierno está valorando. "La recogida de datos, la inspección visual o las cámaras de temperatura son técnicas disuasorias para limitar viajes". Sin embargo, según Simón "España tiene que seguir viviendo y España vive de lo que vive".

Simón ha explicado que se están implementando iniciativas, como sistemas de seguimiento, y otras se están valorando. Sobre la opción del cierre selectivo: evitar que lleguen viajeros de un país concreto, es una medida también implica riesgos. "Si toda Europa no se pone de acuerdo, es difícil que consiga el impacto deseado". Además, la dificultad para determinar los criterios para seleccionar los países vetados, es determinante. "Los datos de casos en cada país los tenemos, los datos del esfuerzo de detección que cada nación está realizando, no. Sabemos las cifras reales y lo que detectamos aquí gracias a nuestro estudio epidemiológico, pero no de otros países, por eso es difícil establecer unos indicadores", ha argumentado Simón.

Normas
Entra en El País para participar