Xandra Falcó: “España tiene que atraer a turistas que dejen dinero”

Acaba de tomar las riendas de la organización de promoción de marcas de lujo y alta gama, que fundó su padre, el marqués e Griñón, fallecido en marzo por coronavirus

Xandra Falcó: “España tiene que atraer a turistas que dejen dinero”

Xandra Falcó (Madrid, 1967) se estrena como presidenta del Círculo Fortuny, organización sin ánimo de lucro para potenciar las marcas de lujo y alta gama españolas que nació en 2011 de la mano de su padre, Carlos Falcó, marqués de Griñón, fallecido el pasado mes de marzo por coronavirus. Ahora es ella quien toma las riendas del nuevo plan estratégico de esta asociación, que deberá emplearse a fondo para ofrecer soluciones a un colectivo, como es la industria del lujo, afectado por la crisis sanitaria. Ha pasado el confinamiento refugiada en Casa de Vacas, la finca de su padre en Malpica de Tajo (Toledo), que acoge la bodega y la almazara Pagos de Familia Marqués de Griñón, donde trabajó durante 15 años y que abandonó hace dos años, después de viajar por medio mundo vendiendo el vino y el aceite familiar. Desde allí atiende y responde a las preguntas de esta entrevista. “Me vine al campo por muchos motivos, porque necesitaba sentir todo esto cerca y porque, a pesar de los momentos que estamos viviendo, este es un pequeño privilegio.

Coge el testigo de su padre, ¿qué legado le ha dejado?

Una manera de llevarlo excepcional. Desde que se creó esta asociación, con la anterior crisis económica, mi padre consiguió que se sumaran al proyecto empresas importantes de alta gama, así como instituciones culturales. Círculo Fortuny lleva los valores de mi padre, de lucha y defensa de la excelencia y saber hacer. Siempre estuvo en la cocina y fue el que puso el embrión de esto. Supo aunar esfuerzos y atraer diferentes perfiles. Nunca se daba por vencido.

¿A qué se refiere?

Llamaba a todas las puertas. Yo estuve en Oviedo en la entrega del premio Príncipe de Asturias a Leonard Cohen y en su discurso dijo que en sus acordes siempre había una guitarra española que le hacía Felipe Conde. Llamo a mi padre para decirle que hay un pequeño lutier que le hace las guitarras a Cohen. Mi padre, que por aquel entonces vivía en la plaza de Oriente se fue a la tienda de La Unión Musical para ver si le conocían. Le dijeron que tenía el taller muy cerca y allí se presentó para incorporarlo a la asociación. Felipe Conde vende fuera el 80% de sus artículos, pero no llegaba al millón de euros de facturación que se requiere para pertenecer a Círculo Fortuny. Y creó para él la categoría de artesanos, que son la esencia de las marcas del futuro, porque guardan el saber hacer del trabajo bien hecho.

¿La facturación no es importante?

Para nada. De la asociación forma parte, por ejemplo, la Biblioteca Nacional, y otras instituciones culturales que velan por otros intereses. Nos importan la excelencia y el reconocimiento de la marca. Para nosotros no son empresas, son marcas.

¿Qué ha de tener una marca para ajustarse a esos cánones?

Debe tener manufactura, lo que los ingleses denominan crafts, la creatividad, la innovación, el respeto al territorio en el que se está. Todas las empresas de Círculo producen sus productos en España. El lujo es el territorio al que pertenecen. Todo eso encarna lo que yo llamo el aura. Una marca excelente tiene que tener aura.

Ahora la artesanía se fabrica en China.

Pero el comprador de lujo no acepta eso, lo que quiere es algo que sea de manufactura local, que sea la esencia de un territorio, que sea verdadero y auténtico.

La industria del lujo es una de las más afectadas por la crisis sanitaria, ¿es el canal online la asignatura pendiente?

Según un estudio de Bain & Company, la caída sería del 25% dentro de un escenario realista, si a partir del verano hubiera viajes intracomunitarios y eso se va a producir. Es un duro golpe, pero hay que levantar la cabeza y luchar. Intentaremos acompañar a las empresas en esta nueva etapa y ayudarles a acelerar o aportar conocimiento en el canal online. Tenemos que trabajar y apoyar las medidas europeas para ayudar a combatir el fraude online. Hay muchas webs que venden productos de lujo falsificados.

Pero por esta vía se pierde la experiencia de compra del cliente.

Es un reto, cómo suplen las grandes firmas ese plus que da la experiencia. En este tiempo ha habido un crecimiento de venta de accesorios, y en Asia este canal está muy desarrollado porque no tienen tanto acceso a la tienda física. Hay que llevar la experiencia de compra al mundo online, a través de la realidad virtual y hacer como que se entra en una tienda. El cien por cien de las compras están influenciadas por el online. En China, el inicio de la experiencia de compra es online. No creo que lleguen a desaparecer las tiendas, aunque tendrán que mostrar el aura de los artesanos de la marca, y eso se hará con demostraciones delante de los clientes.

Madrid se estaba preparando para ser una de las capitales europeas de lujo, con la apertura del Four Seasons, del Mandarin Oriental y de la galería de Canalejas.

Si las cosas se hacen bien y se toman las medidas adecuadas volverá el turismo de lujo. Hay que apoyar el turismo de valor añadido, el que deja dinero en la ciudad. Es mejor menos turistas, pero que dejen más valor añadido. España tiene que aspirar a ser líder y atraer turistas que dejen dinero en tiendas, en museos, en restaurantes, y que convivan bien con los residentes.

¿Qué busca el turista con dinero?

La cultura, la historia, la gastronomía, todo lo que aporte valor añadido. Ese es uno de los retos que tenemos, recuperar al turista de élite, aquel que valora la excelencia, y España tiene los ingredientes para ser líder mundial en este terreno.

 

Normas
Entra en El País para participar