Tribuna

Covid-19: ¿Ha cambiado el lugar de trabajo para siempre?

El legado de esta pandemia podría ser el mayor cambio global en las actitudes hacia el trabajo desde fines del siglo XVIII,

La crisis del Covid-19 puede cambiar el mundo laboral para siempre. Industrias como la hostelería, el turismo y la aviación pueden resurgir permanentemente alteradas. En otros sectores, como el comercio minorista, la pandemia está acelerando la desaparición de los modelos de negocio que ya estaban bajo un estrés considerable. En otras partes, en áreas como la tecnología de la información o los servicios financieros, hay un replanteamiento general de la idea del trabajo en sí mismo: dónde se lleva a cabo, quién lo hace y cómo.

En lo que se refiere al lugar específico de trabajo, el legado de esta pandemia podría ser el mayor cambio global en las actitudes hacia el trabajo desde fines del siglo XVIII, cuando la revolución industrial convirtió en la norma trabajar y vivir cerca de otros en entornos urbanos.

En el corto plazo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha concluido que las medidas de contención de virus han puesto a casi 1.600 millones de trabajadores en riesgo de perder sus empleos. Esto es aproximadamente el 50% de la fuerza laboral global. En definitiva, tanto los países en desarrollo como los desarrollados tendrán profundas cicatrices sociales y económicas.

Al mismo tiempo, desde AXA Investment Managers (AXA IM) tememos que el Covid-19 haga mella severa en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Dejar a los trabajadores sin su fuente de ingresos podría paralizar o revertir los progresos en ESG relacionados con el capital humano, en particular, un incremento de la pobreza y las desigualdades. Esto podría amenazar la paz y seguridad globales. Las mujeres son las que más lo están sufriendo, tanto desde el desempleo, como desde la salud.

Las empresas, bajo escrutinio

La crisis ha permitido un examen muy público de los enfoques corporativos sobre sostenibilidad y responsabilidad corporativa, ya que cada vez somos más capaces de evaluar si las políticas sociales destacadas en los informes y sitios web de las empresas se han trasladado a la práctica, o son solo un mero ejercicio de relaciones públicas.

En AXA IM consideramos importante que las empresas tomen todas las medidas razonables para apoyar a sus trabajadores durante esta situación excepcional. Tal enfoque puede tener consecuencias financieras positivas y profundas a corto y largo plazo. La investigación realizada por Just Capital ha demostrado que entre las grandes empresas con sede en EE UU, las que han brindado más apoyo a los trabajadores han superado a sus comparables durante la crisis.

Los beneficios de una buena estrategia de gestión del capital humano en estos tiempos tensos también deberían verse durante el período de recuperación. Las compañías que han desplegado las respuestas más proactivas y flexibles hacia sus empleados los tendrán preparados para trabajar una vez que la economía vuelva a recuperarse. Un sentido mucho más fuerte de compromiso de los trabajadores es una ventaja adicional potencial, al igual que el impacto de la marca de una cobertura positiva en la prensa y en las redes sociales.

La crisis del Covid-19 dará, en suma, más importancia al estudio de los factores sociales en la industria de inversión. Identificamos a continuación algunos temas clave que emergen como tendencias duraderas para el lugar de trabajo, que servirán como base para nuestras discusiones de investigación y compromiso con las empresas durante y después de esta pandemia:

Trabajo a domicilio: la norma, no la excepción

Esta crisis significará el final del trabajo desde casa, visto por algunos empleadores como un "día de edredón". Sería prudente para los empleadores mantener las libertades de los empleados que trabajan a distancia. Brindar la opción de trabajar desde casa proporciona un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida, especialmente para aquellos con responsabilidades de cuidado de niños o viajes largos. Para algunos, existe evidencia de una mayor satisfacción de los empleados sin un perjuicio real a la productividad, una de las principales razones por las cuales las empresas se habían negado a hacer tareas a domicilio antes.

Antes de la pandemia, el trabajo remoto seguía siendo marginalmente utilizado por empleadores y empleados, principalmente debido a la falta de confianza en los empleados y los sistemas informáticos inadecuados. Como ejemplo, solo el 7% de los trabajadores de EE UU eran elegibles para opciones de trabajo flexibles en 2019. La crisis repentinamente reorganizó todo: el trabajo a domicilio se ha vuelto crucial para la continuidad de muchas empresas y se ha expandido ampliamente en todos los sectores.

Nuestro escrutinio será más importante en países donde no existe una legislación específica para proteger a los trabajadores de las dificultades del trabajo a domicilio y donde los derechos de los trabajadores están menos protegidos debido a la falta de apoyo de los sindicatos y otras organizaciones.

Cadena de suministro remodelada

El coronavirus ha expuesto limitaciones en las cadenas de suministro globales, y puso de relieve las vastas interdependencias transfronterizas de nuestras industrias. El inicio del bloqueo en China tuvo un efecto dominó en un gran número de empresas que dependían de bienes y componentes.

Este factor también ha afectado la respuesta política a la pandemia. Las compañías de equipos farmacéuticos y de atención médica han tenido dificultades a veces para asegurar ventiladores, equipos de protección personal y tratamientos potenciales debido a la falta de capacidad de suministro y producción nacional. Esperamos que las cadenas de suministro para muchos productos se decidan ahora por consideraciones de seguridad nacional e infraestructura crítica en lugar de costes y calidad.

Esto planteará dos problemas, en nuestra opinión. Primero, queremos abordar cómo las compañías evaluarán los impactos sociales a nivel de proveedores en el extranjero y las acciones que pueden implementar para asegurar una transición sin problemas. En segundo lugar, en el caso de desarmar parte del proceso industrial, un aumento potencial en los costes laborales puede alentar a las empresas a buscar ahorros que puedan exacerbar las desigualdades o reducir las condiciones de los empleados en los sitios locales.

La ‘economía GIG’, en primera línea de fuego

El virus ha exacerbado los principales problemas a los que se enfrentan los llamados trabajadores de la Economía Gig, como el acceso limitado a los beneficios laborales, como el seguro de salud / desempleo y la baja por enfermedad. En términos generales, hemos visto surgir dos categorías diferentes de trabajadores: los que se quedaron con poco o ningún trabajo debido a una fuerte caída en la demanda (por ejemplo, niñeras, limpiadores de casas); y aquellos que siguieron trabajando debido a la demanda de bienes y servicios esenciales a pesar de enfrentar riesgos de infección (por ejemplo, conductores de reparto y taxistas). Si bien la petición generalizada en todo el mundo era que las personas se quedaran en casa, la mayoría de los trabajadores Gig no podían permitirse la cuarentena y dejar de trabajar.

Esta categoría de trabajadores se expandirá a largo plazo debido a los cambios estructurales establecidos impulsados por la tecnología, y en el corto plazo como una ruta para asegurar ingresos para aquellos que quedaron sin trabajo por la pandemia. Es el momento adecuado para comprometerse con las empresas que utilizan a los trabajadores como base de su modelo comercial para considerar cómo pueden lograr un mejor equilibrio entre el trato justo y la viabilidad comercial.

Esta pandemia ha agudizado el enfoque en las empresas donde el tratamiento de los trabajadores Gig ya era un problema de reputación significativo. Para algunos, esto ha puesto en peligro su "licencia social para operar", la aceptación implícita del público que permite que una empresa se ocupe de sus negocios, así como el riesgo de una respuesta reguladora / gubernamental inmediata. Nuestras conversaciones de compromiso con tales compañías incluirán alentar el derecho a baja por enfermedad pagada para todo el personal en el tipo de situación excepcional que hemos visto con COVID-19. Otra pregunta importante es el estado final de los trabajadores: si son contratistas independientes o empleados directos de una empresa de personal. El problema es de actualidad en California (EE UU), donde un proyecto de ley podría obligar a las empresas de aplicaciones de transporte como Uber o Lyft a otorgar a sus empleados Gig el estatus de empleado y sus beneficios relacionados.

 Marie Fromaget, Responsible Investment Analyst, de AXA Investment Managers