La banca lanza servicios para limitar las salidas de los mayores

El sector ha puesto en marcha programas para llevar medicinas o alimentos a los domicilios de los clientes de más de 65 años, apoyarles psicológicamente o ayudarles en su adaptación a los nuevos canales digitales

servicios banca mayores covid-19

Los mayores de 65 años no han sido quizá el colectivo más afectado a nivel económico en la crisis derivada del Covid-19, pues aquellos que estuvieran ya jubilados no han sufrido un recorte de las pensiones. Sin embargo, la edad les sitúa entre uno de los segmentos de la población con más riesgo de sufrir complicaciones en caso de contraer el virus. Por ello, Gobierno y empresas han establecido franjas horarias especiales para sus paseos o para acudir a los comercios.

La banca no se ha quedado atrás. Las primeras medidas se centraron en una atención preferente en aquellas oficinas que estuvieran abiertas y el adelanto del cobro de las pensiones entre cinco y diez días. En el ámbito económico, CaixaBank ha suspendido la devolución de los recibos básicos de estos clientes, aunque su cuenta esté en descubierto. Además, en las últimas semanas, varias las entidades han puesto en marcha servicios para limitar las salidas de estos ciudadanos a aquellos lugares en los que haya un mayor riesgo de contraer la enfermedad.

La última en hacerlo ha sido Kutxabank, que ha lanzado un servicio de telecompra y telefarmacia para los clientes mayores de 65 de sus cuentas OK. Los titulares de estos productos, podrán solicitar por teléfono la medicación que necesitan o la lista de la compra y recibirla en su domicilio. La oferta tiene una duración de dos meses y está limitada a dos pedidos por persona para cada uno de los servicios.

A mediados de abril, Bankia lanzó el programa Estamos a tu lado, por el cual los mayores de 65 años se pueden beneficiar de la entrega de dos pedidos a domicilio de medicamentos o compras del supermercado. Asimismo, a través de Alares, la empresa que lleva a cabo estos servicios, puso a disposición de estas personas un teléfono de consultas sanitarias y de apoyo psicológico. Aunque la vigencia del programa finaliza el 7 de junio, desde la entidad afirman que aún no han tomado una decisión sobre si lo prorrogarán.

Similares son las prestaciones ofrecidas por Banco Santander y su entidad digital, Openbank, que ya estaban disponibles antes del brote de la pandemia pero han ampliado su cobertura durante estos meses. El primero ofrece una carencia tres meses en el pago del paquete básico de su Plan Senior (con un coste habitual de 9 euros al mes), que incluye un equipo de teleasistencia o botón de socorro para cualquier emergencia, un seguro de garantía para accidentes y tres servicios de apoyo o asistencia (manitas tecnológico, asistente telefónico 24 horas y un servicio de optimización de recibos). El banco tampoco ha decidido si aquellos clientes que consuman en junio este periodo de carencia podrán ampliarlo durante más tiempo.

Por su parte, los titulares mayores de 65 años de una tarjeta de débito de Openbank pueden disfrutar de forma gratuita hasta el 31 de junio de un servicio de recados, para la entrega y recogida de paquetes o la realización de ciertas gestiones, así como un servicio de telefarmacia, asistencia médica telefónica, consultas psicológicas, veterinario online y asistencia tecnológica para cualquier incidencia con un dispositivo electrónico en el hogar. Estas prestaciones hasta ahora estaban solo alcance de los titulares de la tarjeta Diamond, pero también se aplican ya para la Open y la Premium.

Apoyo y compañía

Las propuestas de otras entidades, aunque no han sido tan amplias, han estado centradas en el apoyo psicológico o la asistencia en los canales digitales, que no habían sido usados por estos clientes hasta ahora. Es el caso de Sabadell o del programa Ibercaja Próxima, puesto en marcha el 13 de abril, y por el cual los gestores de la entidad atienden a los clientes para ofrecerles el mismo servicio que tenían en la modalidad presencial. La entidad también ha habilitado un servicio telefónico a través de la Fundación Caser para personas mayores de 70 años que viven solas.

En este sentido, Afundación, la Obra Social de Abanca, ha lanzado +60, te acompañamos, un servicio de acompañamiento telefónico para aquellas personas que acudían a los centros de actividades Espazos +60 y que fueron cerrados con motivo del Covid-19. Además, la entidad gallega destaca que en estos momentos están adquiriendo mayor relevancia algunos de los servicios de su programa Vive la Vida, como el Seguro Salud Senior, que ahora brinda consultas médicas gratuitas por videollamada, o el servicio de Teleasistencia de la Cruz Roja, para acompañar a aquellos que pasen la cuarentena solos.

Digitalización de un cliente presencial

Mayor uso de la banca online. Aunque muchas oficinas han estado cerradas durante estos meses, los cajeros han permanecido abiertos y, de hecho, se han eliminado las comisiones para que los clientes pudiesen usar los de cualquier entidad sin coste alguno. Pese a ello, la operativa digital ha aumentado. Aunque los datos disponibles finalizan en marzo –con tan solo 15 días de vigencia del estado de alarma–, Sabadell apunta que en el primer trimestre se produjo un incremento del 4,4% de los clientes digitales respecto a 2020 y del 9% de los clientes mobile. Asimismo, se ha producido un aumento del 70% de los clientes digitales mayores. En Bankia, apuntan que el usuario digital mayor de 65 años aumentó un 10% en el primer cuatrimestre del año. Además, el uso no se ha limitado a consultas de las cuentas. “Más del 26% de estos usuarios se puede calificar de elevada intensidad digital”, aseguran, es decir, han realizado transacciones o compras online más de una vez a la semana. De hecho, solo en abril, este tipo de cliente creció un 2%, más del doble de lo que lo hizo entre enero y marzo.

Normas
Entra en El País para participar