La compra de vivienda por parte de extranjeros se multiplica casi por tres desde la crisis de 2008

En Tenerife o Baleares, el precio de las transacciones de los extranjeros residentes es un 10% más cara que las de los foráneos

Compra vivienda España
Varias viviendas en Santa Cruz de Tenerife.

El peso de los compradores extranjeros en el mercado residencial español ha ido creciendo paulatinamente desde el año 2007 hasta 2019, el último con datos oficiales. En estos 12 años, el peso de los clientes de otros países, tanto europeos como de otros continentes, se ha multiplicado casi por tres, pasando del 4,2% al 10,9%, según las cifras que recoge un informe La inversión extranjera en el mercado inmobiliario español entre 2007 y 2019, presentado este miércoles por el Banco de España. Los datos utilizados han sido proporcionados por el Consejo General del Notariado, y se centran, principalmente, en el año 2014 y los ejercicios posteriores, cuando se inició la recuperación del mercado tras el periodo más duro de la crisis económica de 2008.

Por nacionalidad del inversor, los países comunitarios (entre los que se incluye el Reino Unido) y Noruega aumentaron su peso relativo sobre las compras de extranjeros residentes hasta 2015, año en el que representaban un 58% del total, reduciéndose algo esta cifra en los siguientes ejercicios, hasta el 53% en 2019. Durante este período también ha habido cambios por países dentro del grupo de los comunitarios. Por ejemplo, el peso relativo del Reino Unido disminuyó en 6 puntos porcentuales entre 2007 y 2019 (y representó el 8% del total de las compras de extranjeros residentes en 2019), mientras que el peso relativo de países como Italia o Rumanía se incrementó hasta alcanzar el 8% y el 12%, respectivamente, del total de las compras de extranjeros residentes en 2019.

Fuera de Europa destacan Marruecos y China, con porcentajes respectivos del 14% y del 6% de las compras de extranjeros residentes en 2019. Por su parte, las compras totales realizadas por extranjeros procedentes del resto de los países de fuera de la Unión Europea son también significativas (27% en 2019).

Los extranjeros quieren costa

Durante el período de recuperación económica (entre 2014 y 2019), las compras de extranjeros residentes se distribuyeron de forma heterogénea a lo largo del territorio español, concentrándose principalmente en la costa. Así, del total de transacciones, el 19% cayeron en Santa Cruz de Tenerife, seguida de las Islas Baleares (16%), Alicante (15%) y Las Palmas (14%). En la lista siguen Valencia, Castellón, Barcelona, Almería y Tarragona. A continuación se sitúa Lleida, la primera provincia sin mar en número de compraventas.

Por su parte, las compras de vivienda por parte de extranjeros no residentes sobre las compras de vivienda totales en España, que representaban, en promedio, un 3,3% entre 2007 y 2010, se incrementaron hasta alcanzar un máximo del 10,5% en 2014. Desde entonces, este porcentaje ha disminuido gradualmente, hasta situarse en el 7,8% en 2019.

Precios

El precio promedio por metro cuadrado de las operaciones realizadas por extranjeros residentes en el período de 2014 a 2019 fue un 4% superior al de las efectuadas por compradores nacionales durante la misma franja temporal, cifra muy próxima a la diferencia de precios media que había entre ambos grupos entre 2008 y 2013, durante la crisis financiera (3%).

No obstante, existe gran disparidad por provincias. Así, mientras que en la mayoría de ellas el precio promedio por metro cuadrado pagado por los extranjeros residentes en el período de recuperación económica se situó algo por debajo del pagado por los nacionales, en las provincias de Santa Cruz de Tenerife, Barcelona y Baleares los precios promedio por metro cuadrado de las operaciones realizadas por extranjeros residentes fueron más de un 10% superiores.

La evolución de los precios en las provincias con mayor y menor peso de compradores extranjeros deja entrever, señala el informe del Banco de España, que las zonas con mayor volumen relativo de compras netas de extranjeros no residentes parecen haber experimentado mayores crecimientos de los precios de vivienda, dado que se sitúan mayoritariamente por encima de la media. Esto sucede, estima la institución, porque "en la costa mediterránea y en las islas tienen seguramente un peso más elevado los inversores extranjeros con rentas altas, que demandan viviendas de mayor calidad y situadas en mejores zonas".

No obstante, recuerda el organismo supervisor, también tienen peso en este fenómeno otros aspectos y variables como el aumento de la población y de la densidad demográfica, así como otros factores socioeconómicos, por lo que estos datos hay que tomarlos con "cautela".

Crisis del coronavirus

El informe de Banco de España no entra en las posibles consecuencias que tendrá la crisis económica y sanitaria del coronavirus en el peso de la inversión extranjera. No obstante, los datos presentados ayer por Registradores de la Propiedad, relativos al primer trimestre del año 2020, en el que se ven los primeros efectos de la pandemia, señalan que la compraventa de vivienda por parte de extranjeros se redujo un 12% en este periodo. Pese a este descenso, se ha producido un ligero aumento respecto al trimestre anterior, al pasar de las 14.000 transacciones a las 14.850. La caída extranjera, explican los registradores, está en sintonía con la tendencia a la baja de las propias compras foráneas, derivada de la crisis sanitaria.

La demanda británica ha seguido encabezando los resultados, registrando un mínimo histórico en términos porcentuales (12,7%), lo que representa en torno a 1.900 compras. Por detrás están los franceses (8,4%), alemanes (7,4%) y marroquíes (6,6%).

Normas
Entra en El País para participar