Fútbol en tiempos de coronavirus

Del acuerdo al que lleguen la RFEF y La Liga depende el campeón de este año y los clubes que irán a competiciones europeas

Fútbol en tiempos de coronavirus
Getty Images

Al igual que en todas las competiciones y eventos deportivos, el fútbol español se ha visto golpeado por la crisis del Covid19. Por ello, y para hacer frente a esta pandemia económica, los clubes y los actores principales de este sector están tomando medidas para paliar las consecuencias de esta extraordinaria situación.

Pero, ¿qué opinan la Liga de Fútbol Profesional y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF)? El artículo 188 del reglamento de la Federación dispone que en este tipo de casos de fuerza mayor, la propia RFEF decida cómo continuar, aunque en coordinación con La Liga. Se han contemplando tres escenarios:

Acabar la liga como terminó al paralizarse la competición. Este año, se han disputado 27 de las 38 jornadas de la competición.

Acabar como finalizó la primera vuelta, por lo que se contabilizarían tan solo las 19 primera jornadas.

Finalizar el campeonato liguero.

Tanto la primera como la segunda opción serían muy controvertidas, no solo porque el FC Barcelona sería campeón de Liga en ambos casos, sino que los descensos, ascensos y entrada a las competiciones europeas para la próxima temporada sería distinta dependiendo de lo que se decida. Dicho esto, la mayoría de los actores cree que la competición debe finalizar cuando se pueda, provocando que la temporada siguiente sea la diferente, haciéndola a una vuelta por ejemplo desde el principio, dando vía libre a que se pueda jugar la Eurocopa y Copa América, las cuales han sido postergadas para el verano de 2021.

Por su parte, la FIFA señala que las ligas deben acabarse de forma normal extendiéndose lo que sea necesario. Sin embargo, son los Gobiernos nacionales los que van a ir implementando las normas necesarias y decidirán cuándo volverán a comenzar las competiciones domésticas y de qué manera (sin público, un tercio del aforo o con público completo).

Ante esta tesitura, la FIFA ha propuesto unos principios a seguir. Entre ellos, cabe destacar el artículo 18 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores, sobre contratos entre jugadores y clubes. En la Circular nº 1714 expedida el 7 de abril, se propone que los contratos que finalicen esta temporada, es decir, el 30 de junio, se prolonguen hasta que termine verdaderamente la competición, y que los contratos que deben comenzar el 1 de julio, lo hagan al comienzo de la próxima temporada, sea cual sea la fecha. La propuesta que hace la FIFA es de difícil aplicación. En primer lugar, porque los contratos en cada asociación o país son distintos, teniendo por tanto una legislación diferente, por lo que serán los juzgados nacionales los que decidan en última instancia sobre una posible controversia. Seguidamente, habrá tantos jugadores como clubes que no quieran seguir a partir del 30 de junio en su situación actual, ya que podrían tener un mejor contrato a partir del 1 de julio o porque quieren deshacerse de un jugador con el que no cuentan.

Llegados a este punto, si las ligas de la temporada que viene varían su formato, las competiciones internacionales irremediablemente tendrán que cambiar, haciéndolas más cortas, pese a la pérdida económica. Recordemos que la FIFA ya ha anulado el Mundialito de Clubes de 2021.

Si nos centramos en la UEFA, quieren que las competiciones domésticas finalicen el 3 de agosto, para poder así jugar la Champions League y la Europa League. Sin embargo, esto no es posible ya que los tiempos que se manejan varían entre países, por lo que la incertidumbre es patente en todos los organismos futbolísticos tanto nacionales como internacionales. Como ejemplo, la Primera División de Bélgica quiere terminar como están actualmente, pero es la Federación la que debe decidir, siendo consciente de lo que ello significaría para el resto de divisiones.

Volviendo al fútbol español, la RFEF confirmó una ayuda a los clubes no profesionales de 4 millones de euros, para ayudar a pagar los salarios de futbolistas y entrenadores con licencia profesional. Los beneficiados serán las competiciones de Segunda B y Tercera masculina (tercera y cuarta categoría del fútbol español masculino, respectivamente), Primera, Segunda y Segunda B de fútbol sala masculino, y Primera y Segunda de fútbol sala femenino. Las cantidades varían según la masa salarial del club, siendo el máximo de 40.000 euros para los de Segunda B, 36.000 para los de fútbol sala y 10.000 para los de Tercera.

Debido a la pandemia, ha habido reuniones entre el sindicato de futbolistas (AFE) y la patronal (La Liga). No han llegado a ningún acuerdo económico, aunque existe una solución intermedia que podría satisfacer a ambas partes, y es que los futbolistas negocien individualmente con su club una posible rebaja salarial para hacer frente a las pérdidas, o bien se realicen ERTE, como ya han hecho varios clubes.

Nicolás Senderowicz, Derecho Deportivo RLD.

Normas
Entra en El País para participar