El ‘draft’ de la NFL es una rareza anticapitalista a valorar

En EE UU, el peor equipo escoge al mejor jugador novato, una negación total de sus principios más feroces

Joe Burrow, número 1 del 'draft' de la NFL de este año.
Joe Burrow, número 1 del 'draft' de la NFL de este año. AFP

El draft (reclutamiento) de la NFL, una bonanza de tres días en la que los equipos de fútbol americano de EE UU fichan a jugadores novatos, es tan americano como el pastel de manzana. También es una negación total de los principios más feroces del país sobre cómo deben funcionar los mercados.

Cada uno de los 32 equipos puede elegir en varias rondas jugadores universitarios. Pero en lugar de que el mejor jugador vaya al mejor postor, el más débil selecciona primero. Además, los contratos iniciales se fijan para cuatro años, y los salarios se limitan a través de un mecanismo que controla lo que puede gastar cada equipo.

Es extraño que un deporte tan competitivo adopte un ritual así. El contraste es aún más marcado porque la propia NFL es un enorme foco de beneficios. Disney, la principal dueña de ESPN, ha vendido todos los espacios publicitarios para las primeras rondas del draft de este año.

Mientras, este mercado constreñido funciona razonablemente bien. Los New England Patriots llegan habitualmente a la Super Bowl, pero en la última década ocho equipos la han ganado. En Inglaterra, solo cinco han ganado la Premier League en 20 años.

El misterio es por qué EE UU sigue tan aferrado a las fuerzas del mercado en otras áreas en las que no es de gran ayuda, en particular la salud. El laissez-faire en ese sector ha creado un sistema en el que el país gasta el 18% del PIB, pero va a la zaga de países más frugales en mortalidad infantil o esperanza de vida. La pandemia, en la que los Estados han terminado por competir entre sí por productos de primera necesidad, ha demostrado claramente que los mercados no siempre son lo mejor.

Esa podría ser una de las muchas cosas que cambien tras el virus. Pero cuando políticos y votantes debatan si un sistema de salud que protege a los pobres y a los ricos por igual va en contra del espíritu capitalista que hace grande EE UU, tal vez quieran tener presente a NFL o NBA. Si el público puede tolerar la idea de que los Cincinnati Bengals se queden con el número uno de este año, Joe Burrow, todo es posible.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías