La UEFA aboga por acabar todas las competiciones de fútbol durante el verano

El ente ve preferible cambiar los formatos de las competiciones antes que cancelarlas si hay problemas de calendario

Competiciones UEFA
Sede de la UEFA en Nyon, Suiza. REUTERS

El comité ejecutivo de la UEFA ha hecho pública hoy una "fuerte recomendación" a que las ligas nacionales del fútbol europeo, paradas en prácticamente todo el continente por la crisis del coronavirus, completen todos los partidos que les resten por jugar durante el verano.

"La UEFA insta a las federaciones nacionales y a las ligas a explorar todas las vías posibles para jugar todas las principales competiciones nacionales, permitiendo además la conclusión natural de las competiciones de la UEFA [Liga de Campeones y Europa League]", dice el ente rector del fútbol europeo en un comunicado hecho público a primera hora de este jueves. Eso sí, aclara que "la salud de los futbolistas, de los espectadores y de todos aquellos involucrados en el fútbol debe ser prioritaria". Este no indica si los partidos deberán jugarse o no con público, algo que corresponderá a la decisión de cada Gobierno.

En España todo hace indicar que los estadios no volverán a tener unas gradas pobladas hasta 2021. La Bundesliga, la competición alemana, ha hecho pública hoy la intención de sus equipos de reiniciar los partidos en mayo "sin público en los estadios", siempre que la administración germana lo permita.

La conclusión de las ligas nacionales sería el "escenario ideal" para la UEFA siempre que la evolución de la pandemia lo haga posible, ya que permitiría definir la clasificación para las competiciones europeas de la temporada 2020/2021 a través del mérito deportivo y no con otros criterios. De no ser posible terminarlas por problemas de calendario, la UEFA dice que sería preferible "que las ligas que están ahora suspendidas volvieran a comenzar con un formato diferente, de tal forma que facilitara a los equipos clasificarse en base a méritos deportivos".

El escenario que plantea el fútbol europeo es que las ligas siempre se reanuden antes de la Liga de Campeones o la Europa League, aunque a partir de ahí abre dos posibilidades. Una, que estas competiciones europeas comiencen a disputarse antes de que terminen las ligas domésticas, alternando partidos entre ellas; o que se jueguen durante el mes de agosto, dejando las finales para la última semana de ese mes. La UEFA no ha señalado cuál es la opción más probable.

Pero el ente también ve legítimo que una liga nacional decida cancelar lo que resta de temporada. La holandesa, por ejemplo, ya ha confirmado su cancelación. Sin embargo, para las grandes ligas como la española esta opción será una catástrofe económica, dado que supondría pérdidas de cerca de 900 millones de euros, según cálculos de KPMG.

Una liga puede cancelarse si existe una prohibición oficial por parte de una autoridad gubernamental de los eventos deportivos durante un periodo de tiempo que haga inviable que se completen los torneos; o que se argumenten problemas económicos insuperables que imposibiliten terminar la temporada porque pondría en riesgo la estabilidad financiera a largo plazo de la liga en cuestión o de los clubes que la componen.

En esos casos, el método para definir las posiciones finales y, por tanto, decidir qué equipos juegan en Europa la siguiente temporada, deberá basarse en "criterios objetivos, transparentes y no discriminatorios", dice la UEFA, siendo esto responsabilidad de federaciones y ligas nacionales.

"La determinación final para las plazas que den acceso a competición europea deberá ser confirmada por los organismos competentes de cada país", explica la UEFA, que deja el criterio definitivo, por tanto, en las autoridades nacionales, aunque se reserva el derecho a "negar o evaluar la admisión de cualquier club" cuando una liga se haya cancelado por otro motivo diferente a los dos que fija la asociación europea; cuando el proceso elegido para su elección no haya sido objetivo, transparente y no discriminatorio, y por tanto no se haya basado en méritos deportivos; y cuando exista una percepción pública de injusticia en la selección de un equipo. En ningún caso plantea la posibilidad de extender invitaciones a equipos que por sus méritos deportivos no se clasificarían.

Un aspecto que ha levantado polémica en España. La Real Federación Española de Fútbol fijó hace unos días un criterio mediante el cual, de cancelarse la liga nacional, irían a Europa los equipos que ocupaban esas posiciones en la última jornada jugada. LaLiga, patronal de los clubes, respondió que dicha decisión no era competencia del ente federativo, abriendo otra brecha en las ya difíciles relaciones entre los dos organismos. Sin embargo, vistas las recomendaciones de la UEFA, de cancelarse la liga española prevalecería la última clasificación.

En ese caso, irían a Liga de Campeones el Barcelona, Real Madrid, Sevilla y Real Sociedad; y a la UEFA el Getafe y el Atlético de Madrid, que se quedaría por tanto fuera de la principal competición continental.

Normas
Entra en El País para participar