El Gobierno repartirá 10 millones de mascarillas desde el lunes

El uso de esta protección será optativo y estará especialmente recomendado en desplazamientos en transporte público

Un hombre con mascarilla en Córdoba.
Un hombre con mascarilla en Córdoba.

El Gobierno repartirá durante lunes, martes y miércoles (en aquellas Comunidades donde el lunes sea festivo) 10 millones de mascarillas protectoras. Así lo han anunciado este sábado en comparecencia de prensa el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que han explicado además que las protecciones serán repartidas por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, por voluntarios de Protección Civil y por policía local y autonómica en las estaciones de autobús, metro y cercanías de las localidades españolas. Su uso, por ahora, tan solo es una recomendación del Ejecutivo que cobra especial importancia en transportes públicos donde es imposible mantener la distancia social de un metro, pero, por ahora, no tiene carácter obligatorio.

Se trata de una respuesta del Ejecutivo al final del periodo de permiso retribuido recuperable, que entra en vigor a partir de esta próxima semana. En la práctica, esto supone que todos los trabajadores de algunos sectores especialmente importantes para la economía como la construcción y que no puedan llevar a cabo su labor a través del teletrabajo deberán volver a sus puestos, lo que redundará en un aumento de desplazamientos justo cuando España acumula tres días consecutivos de bajada en el número de fallecidos por coronavirus, con 510 este sábado, un 16% menos que el día anterior, mientras se sostiene el de contagios, que este sábado apenas repuntó un 3%.

El final de este periodo de permiso, apuntan desde el Ejecutivo, no supone en ningún caso el final de las medidas de confinamiento: "Somos conscientes de los momentos difíciles que atravesamos, pero los datos nos permiten albergar una prudente esperanza. El número de gente que supera el virus día a día crece de manera constante, y el descenso de muertos es un primer hito del que podemos sentirnos orgullosos. No se va a producir una relajación de las medidas tras el final del periodo de permiso retribuido recuperable. No hemos iniciado ninguna desescalada. Sigue vigente el estado de alarma", ha destacado el ministro de Interior, quien además ha cuantificado en 2.700 los tests de coronavirus practicados entre los agentes de policía, el colectivo encargado de vigilar el cumplimiento de estas medidas de confinamiento y, por tanto, especialmente expuesto al virus. De igual modo,se están realizando estudios especiales entre los sanitarios, que, con 25.031 infectados, sufren el 15% de los contagios de la enfermedad, según ha informado Illa.

Grande-Marlaska ha querido hacer también un agradecimiento a los españoles cuando se acerca del final de una Semana Santa atípica en la que la población ha quedado recluida en sus casas: "Esta semana está especialmente marcada en nuestros calendarios, pero este año tocaba hacer un esfuerzo extraordinario. No han sido las vacaciones que esperábamos, todos hemos contribuido quedándonos en casas". Salvo excepciones, ha explicado el ministro, las medidas de limitación de movimientos se han respetado. Este Viernes Santo, día clave para los desplazamientos, se redujeron los turismos en carreteras más del 95%, y en las entradas a Madrid y Barcelona este porcentaje se elevó hasta el 93%. "Tenemos que mantenernos firmes para poder iniciar cuanto antes el proceso de reconstrucción social y económica. Vivimos una situación sin parangón y somos conscientes de que la recuperación no va a ser sencilla. Pero cada día será un poco más fácil", ha reflexionado Grande-Marlaska.

La medida de la distribución de mascarillas se añade a las tres indicaciones sobre la que descansa la estrategia del Gobierno para frenar el coronavirus y que han sido subrayadas de nuevo por el ministro de Sanidad: mantener la distancia social de un metro siempre que sea posible, lavado frecuente de manos y el mantenimiento de una máxima higiene tanto en espacios públicos como privados. "Todas las medidas se añaden a los consejos básicos que ya conocemos: evitar darnos la mano, cubrirnos la boca con la parte interior del codo al toser o estornudar y no tocarnos los ojos, la nariz o la boca. Estas medidas son mucho más importantes que ponerse la mascarilla", ha ahondado Illa, quien ha recordado que la tasa de mortalidad del virus en España es del 10,1%, una cifra considerable pero menor que en otros países europeos como Italia, donde es del 12,77%, Francia, que tiene un 14,55% o en Reino Unido, donde se sitúa en el 12,75%, en Bélgica del 11,32% y en Países Bajos del 10,87%. El ministro de Sanidad afirmó además que es probable que las medidas de confinamiento, como han apuntado ya anteriormente miembros del Gobierno, se prolonguen hasta más allá del 26 de abril.

 

Normas
Entra en El País para participar