Videconferencias

Zoom ficha al ex jefe de seguridad de Facebook mientras empresas y organismos prohíben su uso

La compañía crea una junta asesora con ejecutivos de Netflix, Uber, VMware y Electronic Arts después de que Google, Space X y el Congreso de EE UU prohiben o limitan su uso

Un estudiante recibe sus clases online utilizando la aplicación de Zoom
Un estudiante recibe sus clases online utilizando la aplicación de Zoom

Eric Yuan, fundador y CEO de Zoom, la aplicación de videoconferencias que más ha crecido durante la pandemia, ha fichado como asesor al ex jefe de seguridad de Facebook, Alex Stamos, para que le ayude a resolver los problemas de seguridad que enfrenta la aplicación y frenar las reacciones adversas contra la compañía, después de que el coronavirus haya provocado que el número de usuarios activos de Zoom haya pasado de 10 millones a más de 200 millones en tres meses.

Este miércoles se conoció que Google ha prohibido el uso de la versión de escritorio de Zoom en los ordenadores portátiles de la empresa. Pero no es la única. También el grupo aeroespacial SpaceX, fundado por Elon Musk, la NASA, el Congreso de EE UU y el Departamento de Educación de Nueva York han prohibido su utilización, y los gobiernos de Taiwán y de Alemania han establecido restricciones a su uso. Y, todo, pese a los esfuerzos de Zoom por solucionar los problemas de seguridad y privacidad de sus usuarios.

“Zoom tiene un trabajo importante que hacer en seguridad de aplicaciones centrales, diseño criptográfico y seguridad de infraestructura, y estoy ansioso por trabajar con su equipo de ingeniería en estos proyectos”, ha asegurado en un blog Stamos, quien trabaja ahora de profesor adjunto en la Universidad de Stanford.

A Zoom se le ha denunciado por filtrar datos a Facebook a través de su aplicación de iOS, por decir que las videoconferencias estaban cifradas extremo a extremo cuando no era cierto, o por el fenómeno ya conocido como zoombombing, que permite que personas que no estaban invitadas a una video reunión se cuelen en la misma con contenido pornográfico o vídeos con otros mensajes no deseados. También se le ha recriminado el enrutamiento del tráfico a través de China.

“La realidad es que Zoom, desde su origen, fue diseñado para su uso en entornos corporativos, en compañías con buen nivel de soporte tecnológico. En ningún momento pensó que se encontraría ante un escenario en el que medio mundo, de la noche a la mañana, se lanzaría a utilizar mayoritariamente su producto para trabajar desde sus casas, estudiar o hablar con su familia y amigos”, explica en su blog Enrique Dans, profesor de Tecnologías de la Información del IE Business School.

Respuesta rápida

Dans admite que los problemas sufridos por Zoom estas semanas podría empañar la fantástica progresión que la compañía ha experimentado debido al confinamiento. Y, aunque señala que los problemas de seguridad nunca deben minimizarse, defiende que la respuesta de la empresa ha sido “sencillamente impecable” y que tiene “todo lo que hay que tener” para que las cosas le vayan bien en el futuro: “Ha contestado muy rápido y de forma transparente a todos los problemas que se han planteado cuando medio mundo pone sus ojos en su aplicación, y ha puesto a todos sus ingenieros a centrarse en todo lo relacionado con la seguridad y expandir su visión para convertirse en una aplicación no solo de videoconferencia, sino de todo lo relacionado con el teletrabajo”.

Ciertamente, el fichaje de Stamos forma parte de un ambicioso plan de 90 días puesto en marcha por Yuan para resolver los problemas derivados de un crecimiento fulgurante e inesperado.

Zoom ha formado un consejo, que incluye a los directores de seguridad de la información de HSBC, NTT Data, Procore PCOR.N y Ellie Mae, para discutir sobre cuestiones de privacidad, seguridad y tecnología. Igualmente, ha constituido una junta para asesorar a Yuan sobre cuestiones de privacidad, que está conformada inicialmente por ejecutivos de empresas como VMware, Netflix, Uber, Electronic Arts y alguna más.

Zoom, que rivaliza en el mercado con otras soluciones de Microsoft (como Teams) y Webex, de Cisco, ha logrado atraer a tantos usuarios durante el confinamiento impuesto por los diferentes gobiernos por su facilidad de uso, su calidad y su modelo freemium que permite utilizarla gratuitamente. Por esto también muchas escuelas en todo el mundo (más de 90.000 en unos 20 países) comenzaron a usarlo para dar sus clases en línea.

En España, y según Sensor Tower, las descargas de Zoom se multiplicaron por hasta 27 veces durante la primera semana de confinamiento, la cifra fue aún mayor en Italia, donde se multiplicó hasta 55 veces.

Tras los problemas de Zoom, otros rivales buscan arrebatarle usuarios. Skype, Microsoft Teams, Slack, Jitsi o Facebook Messenger son algunas alternativas, pero Dans resalta la perseverancia de Yuan, “que no se desalentó cuando tuvo que aplicar hasta nueve veces para conseguir su visado para emigrar a EE UU”, y dice que no le temblará la mano si tiene que rediseñar partes de Zoom para salir de esta crisis. La firma ya ha añadido algunas funciones para evitar algunos de sus fallos.

Cae un 26% en Bolsa desde su máximo en marzo

Cotización. Zoom, que permite hasta 100 participantes en su versión gratuita y hasta 1.000 en la de pago, ha caído en torno a un 26% en Bolsa desde los máximos alcanzados a finales de marzo, cuando su acción cotizaba a 159,56 dólares y la compañía sumaba una capitalización de más de 44.000 millones de dólares. Este miércoles, sus títulos cerraron a 117,8 dólares y su capitalización en 32.870 millones. Lejos del máximo, pero muy superior a cuando se estrenó en Bolsa, en abril de 2019, con un precio de 36 dólares y una valoración de 9.200 millones.

Demanda. En este contexto, Michael Drieu, un accionista de la empresa, ha acusado a Zoom de ocultar deliberadamente los problemas de seguridad de la plataforma, lo que le ha llevado a demandar a la compañía, según ha informado CNET. La demanda ha sido presentada en un tribunal federal de EE UU. Drieu sostiene que los problemas de privacidad de la plataforma se conocían desde julio de 2019, aunque no ha sido hasta ahora, cuando se han destapado las vulnerabilidades de la aplicación con la pandemia del Covid-19, cuando la compañía ha llevado a cabo diferentes acciones. En una entrevista con la CNN, Yuan ha reconocido que se han movido demasiado rápido y que han dado algunos pasos en falso, pero “hemos aprendido la lección y hemos dado un paso atrás para centrarnos en la privacidad y la seguridad”.

Normas
Entra en El País para participar