El temor a la reforma fiscal de PSOE y Podemos adelantó dividendos a 2019

Las retenciones de rendimientos del capital de final de año suben un 17,6%. El efecto ayudó a que la recaudación cerrar el ejercicio batiendo récords

Recaudacion Hacienda 2019 Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La pandemia del coronavirus Covid-19 ha dado al traste, o cuanto menos ha dejado en suspenso, proyectos legislativos, planes empresariales, planificaciones tributarias y estrategias de inversión. Sin embargo, hasta hace poco, el país vivía pendiente de las reformas que tenía previsto impulsar el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos. Una expectativa que, como ya ocurrió en 2018 ante el plan presupuestario anunciado para 2019, llevó a adelantar el cobro de dividendos inicialmente previsto para 2020 al final del año pasado a fin de sortear la anunciada alza fiscal, según acaba de constatar la Agencia Tributaria.

El efecto viene provocado fundamentalmente por dos medidas concretas de las barajadas por el Ejecutivo de coalición. De un lado, la intención de rebajar del 100% al 95% la exención vigente sobre el reparto de dividendos de filiales en el extranjero, lo que supone aplicar el 25% de tipo general de Sociedades sobre el 5% de esas ganancias, arrojando un gravamen del 1,25% sobre unos beneficios ahora exentos. De otra parte, se preveía un incremento del 23% al 27% en el tipo máximo aplicado a las ganancias del ahorro (es aquí, en los rendimientos del capital mobiliario donde tributan los dividendos) de más de 50.000 euros en el caso de bases imponibles superiores a 140.000 euros. Estaba por ver, de otra parte, si se tomaban medidas adicionales sobre los grandes patrimonios. Ante esta situación, no faltó quien decidió anticipar a 2019 algunos movimientos para evitar el impacto de la reforma tributaria.

Para comprobar este tipo de desviaciones conviene revisar los datos tributarios del primer mes de cada año, pues es entonces cuando se retienen los dividendos cobrados en diciembre de las firmas cotizadas y los percibidos durante todo el cuatro trimestre del año anterior del resto de compañías.

Pues bien, en sus últimos análisis de recaudación, la Agencia Tributaria ha detectado que “en enero de este año se volvieron a producir fuertes crecimientos (17,6%) en las retenciones por rentas de capital, algo que ya ocurrió en enero de 2019”, debido a “un adelantamiento en la realización de ciertas retribuciones con el fin de escapar de la subida de tipos sobre las rentas del ahorro prevista en el proyecto de Presupuestos para 2019”.

Así, continúa, el adelantamiento de operaciones a finales del ejercicio 2018 se hizo patente al concluir la campaña de la renta del año pasado cuando “se observó un crecimiento desmesurado de las ganancias patrimoniales”.

En esta ocasión, enero de 2020 arroja además un incremento del 30% en las retenciones por ganancias en fondos de inversión, lo que el fisco asume que “puede estar explicado por el mismo motivo”. Los incrementos interanuales son especialmente notables habida cuenta de que enero de 2019 ya fue excepcional por el adelanto que se produjo entonces.

Los ingresos de 2019

El fenómeno de anticipo de dividendos a finales del ejercicio 2018 contribuyó a que la recaudación tributaria del pasado año, en el que se liquidó la renta del ejercicio anterior, marcara nuevos récords. En concreto, el conjunto de ingresos tributarios ascendió a 212.808 millones de euros, un 2% más que el año anterior. Destaca entre el resto el aumento del 4,9% registrado en el IRPF, que aportó 86.892 millones a las arcas públicas. Algo que el fisco relaciona con el anticipo de dividendos aclarando que los ingresos correspondientes a la declaración de la renta del ejercicio 2018, liquidado en 2019, crecieron un 14,1%, en cierta medida por “el aumento de las rentas no sujetas a retención y, en especial, de las ganancias patrimoniales”. “Parte de estos buenos resultados son consecuencia del adelantamiento en la generación de esas ganancias a los últimos meses de 2018 ante el anuncio de la subida de tipos que iba incluida en el proyecto de Presupuestos para 2019, efecto que también se apreció en otros ingresos (como los de capital mobiliario) en el comienzo de año”, detalla la Agencia Tributaria.

En paralelo a este efecto, la recaudación de Sociedades sufrió su primer descenso en un lustro, una caída del 4,4%, hasta los 23.733 millones de euros al caer los beneficios de las grandes empresas en el año. Por su parte, el IVA aportó 71.538, millones (un 1,9% más) y los Impuestos Especiales 21.380 millones (un 4,1% más).

Campaña de la renta

En paralelo, la campaña de la renta del ejercicio 2019, a liquidar este año, arrancó ayer con un alza del 37% en el volumen de declaraciones presentadas hasta las 19:00 horas de la primera jornada, superando las 820.000, con los españoles confinados en sus hogares ante la pandemia y sus asesores reclamando ampliar el plazo más allá del 30 de junio. Hacienda se niega, de momento, alegando que debe agilizar la devolución de 10. 686 millones este año (un 1,5% menos).

Calviño descarta suspender la recaudación por la urgencia de fondos públicos

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, descartó ayer suspender la recaudación de impuestos como el IRPF, IVA o Sociedades porque España necesita con urgencia esos ingresos para afrontar el ingente gasto público que conlleva afrontar la pandemia. Los sueldos de los sanitarios y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, “no desaparecen”, ilustró. “Esta situación es excepcional, pero eso no quiere decir que no necesitemos ingresos”, dijo, recordando que se están facilitando “moratorias, sin intereses” para pymes y autónomos. “Pero no podemos abandonar el funcionamiento normal del sector público”, matizó en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press. Calviño también rechazó que el permiso retribuido ante la paralización de la actividad no esencial sea costeado por las arcas públicas, como piden las empresas, pues “el Estado no puede reemplazar al conjunto de la economía”. Calviño, que también intervino en Telecinco, aseveró que el Ejecutivo “no ha parado de buscar financiación” para sufragar todas las medidas desplegadas movilizando todos los recursos disponibles, como los remanentes de organismos autónomos o los fondos destinados a políticas que al final no se van a poner en funcionamiento por la crisis del Covid-19.

Normas
Entra en El País para participar