El Gobierno prohíbe ir al trabajo a empleados de actividades no esenciales

Pedro Sánchez anuncia que será un permiso retribuido recuperable en horas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este sábado que en el Consejo de Ministros extraordinario, que se celebrará este domingo, aprobará una medida excepcional como es que todos los trabajadores de actividades no esenciales tengan que quedarse en casa desde el próximo 30 de marzo hasta el 9 de abril, ambas fechas incluidas.

Sánchez no ha dejado claro en su intervención si se podrá seguir haciendo teletrabajo durante esas dos semanas en las actividades no esenciales que lo permitan, pero fuentes cercanas al Ejecutivo aseguran que sí, que se podrá trabajar a distancia.

Los trabajadores recibirán "su salario con normalidad" por este confinamiento extra, debido al estado de alarma para combatir los contagios del Covid-19. Cuando termine la emergencia sanitaria, los trabajadores deberán recuperar las horas de trabajo no prestadas, de manera paulatina y espaciada en el tiempo, según detalló el presidente.

La intervención del presidente tampoco ha dejado claro cuáles son las actividades consideradas esenciales. Sánchez ha hecho referencia a los anteriores decretos y eso permite una primera aproximación. Actividades agropecuarias, distribución de alimentación, servicios médicos, seguridad, energía, comunicaciones y actividades similares están consideradas esenciales.

Sánchez considera que este permiso retribuido recuperable, del que ya ha informado a empresarios y sindicatos, permitirá descongestionar la saturación de los hospitales. "La idea es que un trabajador que esté en una obra, a partir del 30 de marzo no lo hará y podrá tener este permiso retribuido. En cambio, un enfermero sí deberá seguir trabajando".

El presidente ha calificado de contundente la medida, y ha señalado que el objetivo es rebajar la movilidad para que se parezca a la situación que se produce los fines de semana. "Pienso en los niños que se quedan en casa, pero es obligado porque pueden transmitir el virus a personas vulnerables", afirmó el jefe del Ejecutivo, durante su declaración.

Por otro lado, reclamó a la Unión Europea una respuesta económica social unida, a la vez que debe poner en pie una economía de guerra y luego promover su recuperación, ya que se trata de una catástrofe que afecta a todos. Y recalcó la necesidad de fijar un Plan Marshall que cuente con el respaldo de las instituciones comunitarias. "Europa se la juega. No puede fallar, no debe fallar", señaló, a la vez que recordó que "necesitamos contundencia y solidaridad" y que el centro de la pandemia está en Europa, es común y no entiende de fronteras. "Si Europa quiere, puede", añadió Sánchez, para quien es prioritario que todos los países actúen de manera conjunta para garantizar recursos de primera necesidad, como suministros sanitarios, coordinación en la repatriación de los ciudadanos de la UE, y en materia de ciberseguridad y ataques, sobre todo en "estos momentos de zozobra".

También aseguró que es necesario volcar todos los recursos y energías en aliviar la presión a la que están sometidas las unidades de cuidados intensivos (UCI) de Madrid, que rozan los 1.500 pacientes ingresados.

Normas
Entra en El País para participar