Mitsubishi es un mediador demasiado suave para Nissan y Renault

Mientras Renault tenga más del 40% de Nissan, estos seguirán pensando que la alianza está desequilibrada

Coches Renault aparacados en París, el jueves 26 de marzo.
Coches Renault aparacados en París, el jueves 26 de marzo. AFP

Mitsubishi Corp es un mediador demasiado suave para Nissan y Renault. Aquel podría tomar una participación del 10% en la firma francesa. Es un pequeño paso, pero podría indicar un reequilibrio pendiente en una troika problemática. Convencer a Nissan, empero, dependerá de Renault.

Traer a un miembro de la familia corporativa de Mitsubishi a la alianza es diplomacia inteligente. Las relaciones entre Renault y Nissan están congeladas debido al caso Ghosn. Mitsubishi Corp no tiene ese tipo de bagaje con ninguno de los dos lados. Nissan posee alrededor del 33% de Mitsubishi Motors, el tercer miembro de la alianza, pero será el segundo mayor accionista de esta última, Mitsubishi Corp, el que podría comprar la participación.

Renault está perdiendo efectivo a chorros y podría venirle bien el dinero, unos 550 millones de euros al valor actual del mercado. Darle a Mitsubishi un asiento en el consejo también podría aplacar al Gobierno japonés, preocupado por el exceso de influencia francesa. Y un representante japonés independiente de Nissan podría ser un aliado útil para Renault en el futuro, en caso de que Nissan no cambie de rumbo.

Nissan podría apoyar el acuerdo si, por ejemplo, se permite a Mitsubishi vender su participación a Nissan en algún momento, lo que elevaría la actual participación del 15% de Nissan en Renault al 25%. Si eso sucediera, sin embargo, la compañía con sede en Bercy, con el 43% de participación en Nissan, perdería sus derechos de voto bajo la ley japonesa. Eso le daría al CEO de Nissan, Makoto Uchida, un poderoso elemento disuasorio contra la presión francesa. Es poco probable que Renault firme eso.

Traer a Mitsubishi a bordo no es necesariamente una mala idea. Pero por sí sola no resolverá la raíz del resentimiento: mientras Renault posea más del 40% de Nissan, la influencia de Nissan en Renault está neutralizada, y los japoneses seguirán sospechando que las sinergias de la alianza están distribuidas injustamente. Si Renault no cede el control, un representante de Mitsubishi Corp sería solo otra cara japonesa.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías