Jorge Marichal (Cehat): "El sector hotelero necesita una moratoria hipotecaria"

El presidente de la patronal hotelera considera prioritario que no se rompa la cadena de pago “para evitar que pymes, autónomos y subcontratas paguen las consecuencias de la crisis como en 2008” 

Jorge Marichal, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat)
Jorge Marichal, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat)

Jorge Marichal (Arona, Santa Cruz de Tenerife, 1973) llegó a la presidencia de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) el 11 de diciembre en plena quiebra del turoperador Thomas Cook y la pérdida de conectividad aérea de Baleares y Canarias. Pero esas preocupaciones han quedado en un segundo plano con la epidemia del coronavirus, que ha provocado la paralización del sector turístico, con el confinamiento de la población, el cierre de la actividad comercial, la reducción del tráfico aéreo y finalmente el cierre de toda la planta hotelera española, efectivo el próximo jueves día 26. Marichal pide al Ejecutivo que no cometa el mismo error que en 2008 y que centre el foco de las ayudas en las empresas. “Solo de esa manera saldrán de la crisis los mismos que entraron”, recalca.

Fueron muy críticos con el primer plan de choque del Gobierno, en el que consignaba un crédito de 400 millones de euros del ICO. El segundo paquete, con los 200.000 millones en avales y la agilización de los Ertes les dejó más satisfechos. ¿Echan de menos alguna medida adicional?

El shock ha sido tan grande que las empresas no están pensando en cantidades. Ahora mismo estamos concentrados en cómo atajar el problema sanitario, ya que cuanto antes lo hagamos, menor será la debacle económica. Los hoteleros estamos preocupados por el turismo vacacional, pero no solo por como se desarrolle esta crisis en España, sino también en nuestros dos grandes mercados emisores, como Reino Unido y Alemania. Estamos teniendo reacciones diferentes y eso puede provocar que cuando pase en España, estará atacando con fuerza a esos países y tendremos dificultades para recibir turistas de allí. Es ahí donde tenemos la dificultad mayor.

¿Considera entonces que el turismo nacional será básico para la salida de esta crisis?

Sí. El turismo nacional será clave y por ello ya estamos trabajando en campañas con la Secretaria de Estado y con las comunidades autónomas para que el turismo residente sea el primero que recupere la confianza. Esto es una crisis de confianza, de miedo a la enfermedad y en el momento que remita, los españoles vamos a ser los primeros que recuperemos la confianza. Puede ser una muy buena idea volver a hacer vacaciones en España.

"El turismo nacional será clave en la salida de esta crisis. Puede ser una muy buena idea volver a hacer vacaciones en España"

¿Han hecho un cálculo de las pérdidas que generará la crisis del coronavirus?

No hemos hecho un cálculo, pero solo tenemos que pensar que el 12% del PIB de España está totalmente parado. Ha habido medidas de liquidez y tesorería que son importantes y también en el retraso de las obligaciones tributarias, que agradecemos, pero creemos que hay dar un paso más. Y el principal apoyo sería una moratoria hipotecaria. El sector hotelero la necesita.

¿Cuál es la propuesta que maneja la patronal? ¿Sería similar a la que ha diseñado para los particulares?

El principal error que se cometió en la crisis de 2008, generada por el sector inmobiliario, fue que se interrumpió la cadena de pago. Podemos tener el mismo problema si no se aborda el problema de una manera decidida. Y la única manera de hacerlo es el de quitarle el corsé al sistema financiero para que puedan establecer carencias en las obligaciones financieras que tienen las empresas hoteleras. Si estamos haciendo un ERTE, si no tenemos actividad, lo más normal es que se suspendan nuestros contratos con la banca. El sector hotelero es muy intensivo en activos inmobiliarios, avalados por garantías hipotecarias o prestamos a largo plazo. El Ejecutivo debería establecer un período de carencia. Sería un balón de oxígeno, no solo para el sector hotelero, sino para toda la economía española, ya que representa el 12% del PIB, y de él dependen muchas pymes que no verían cortada la cadena de pago. Si nos quedamos sin clientes, podría pasar que dejáramos de pagar y que la crisis la acaben pagando pymes, autónomos y subcontratas, tal y como sucedió en la anterior crisis de 2008. Tenemos que salir de la crisis los mismos que entramos. Es una medida difícil de tomarla, pero creo que en la situación que tenemos ahora mismo, merece la pena explorarla.

"En 2008 más de la mitad de los activos inmobiliarios acabó en manos de fondos buitre por la falta de ayudas a las empresas"

¿Supondría una propuesta similar a la moratoria hipotecaria para particulares?

No queremos que se suspendan los contratos, sino solo hacer frente a la parte de los intereses. El BCE debería aflojar los requisitos de provisiones a la banca para que esta a su vez pudiera pagar esas amortizaciones de capital. En 2008 se ayudó a los bancos para blindar los depósitos de los ciudadanos, pero si ahora hay una moratoria sobre las obligaciones financieras, se permitirá que la gente afronte sus deudas y no se rompa la cadena de pago.

El Ejecutivo ha blindado a las cotizadas españolas ante la posible llegada de fondos en busca de oportunidades ante el desplome de las cotizaciones bursátiles. ¿Cree que es una medida acertada?

Cuando hablamos de que hay que hacer una pausa, esta interrupción debe hacerse no solo en el movimiento de personas, sino también en el de capitales. No podemos pensar que la capitalización bursátil de las empresas del Ibex 35 es la que tienen hoy. Es un valor inducido por una situación de pánico generalizado que puede poner en juego la economía de un país. Hay que suspender las cotizaciones y entender que el problema sanitario sobrepasa fronteras y el problema económico. Hay que arbitrar mecanismos para proteger a las empresas, que volverán a tener el mismo valor o más del que tenían. Pero no podemos permitir que estos movimientos provoquen los mismos efectos de la anterior crisis, donde más de la mitad de la cartera de propiedades inmobiliarias de España acabó en manos de fondos buitre. Un proceso que se podría haber evitado si se hubiera ayudado a las empresas.

"Si queremos ser una nación especializada en turismo, la presión fiscal debe ser inferior y la bajada del IVA puede ser un primer paso"

Otra de las propuestas que defiende es una rebaja del IVA turístico para poder competir con destinos como Turquía o Egipto.

El turismo español es competitivo en un entorno global, a pesar de que estamos compitiendo con otros destinos como Turquía, donde el salario medio no llega a 350 euros, o Egipto, que al estar fuera de la UE puede bonificar los pasajes de avión. Si queremos ser una nación especializada en turismo, la presión fiscal debe ser inferior y la bajada del IVA puede ser un primer paso.

 

Normas
Entra en El País para participar