Las cinco grandes promotoras ofrecen una carencia en el pago de la entrada de una vivienda por el coronavirus

Aedas, Habitat, Metrovacesa, Neinor y Vía Célere permiten retrasar el desembolso de dos mensualidades a los afectados

Las cinco grandes promotoras ofrecen una carencia en el pago de la entrada de una vivienda por el coronavirus

Las empresas inmobiliarias también comienzan a moverse por la crisis del coronavirus para hacer más sencillo el pago a los compradores. Las cinco grandes promotoras residenciales del país introducen un periodo de carencia a sus clientes en el pago de las cuotas en la entrada, que deben realizar durante el plazo que dure la obra de su vivienda y antes de firmar la hipoteca, un periodo en el que se paga alrededor del 20% de la casa.

"Con el fin de colaborar con la economía familiar de sus clientes, las principales promotoras del sector Aedas Homes, Habitat Inmobiliaria, Metrovacesa, Neinor Homes y Vía Célere, conscientes de la gravedad de la situación, han acordado conjuntamente aplazar el cobro de los próximos dos pagos a cuenta de los clientes que así lo deseen", informan este jueves en un comunicado.

Cuando un cliente compra una vivienda, debe hacer frente al pago del 20% que el banco no financia en un crédito hipotecario. Inicialmente, las familias pagan un señal por la reserva, posteriormente alrededor del 10% del valor en el momento de la firma y el 10% restante en cuotas cuando empieza la obra, que suele durar 20 meses. Son estos desembolsos los que ahora se retrasan para los clientes que lo necesiten por pérdida de empleo en esta crisis provocada por la pandemia del Covid-19.

Para un ejemplo de una compra de una vivienda de 300.000 euros, ese 10% dividido en 20 mensualidades se distribuye en alrededor de 1.500 euros por cuota.

"Con esta medida, las principales promotoras de viviendas de España buscan contribuir a minimizar, en la medida de lo posible, los efectos económicos negativos que puedan estar sufriendo sus clientes a causa de la crisis sanitaria global provocada por el Covid-19. Sin duda, es una iniciativa de responsabilidad y compromiso social que busca tener un impacto positivo en las familias", señalan estas empresas.

El decreto de estado de alarma aprobado el pasado sábado no hace referencia a las obras de edificación, por lo que las empresas han continuado con la construcción en la mayoría de los casos. Los expertos ven a estas compañías, sobre todo a las de menor tamaño, como vulnerables a la crisis ya que dependen de las ventas previas para hacer caja con la que retomar nuevos proyectos.

“En el sector residencial español tendrá un impacto muy significativo, al menos en 2020, fundamentalmente por la incertidumbre creada, la drástica reducción del turismo y de la actividad económica en general, la destrucción de empleo y por la disminución del efecto riqueza de los posibles compradores de una vivienda por las pérdidas de sus inversiones financieras”, recordaba este martes Mikel Echavarren, consejero delegado de la consultora Colliers, además de vaticinar también una “drástica reducción de ventas de viviendas a extranjeros”.

Normas
Entra en El País para participar