Garamendi advierte de “una avalancha” de ERTEs, que según CCOO afectarán a un millón de trabajadores

El presidente de la patronal de empresas, la CEOE, defiende que este recurso trata de "proteger los empleos"

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en una imagen de archivo.
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, en una imagen de archivo. EFE

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ve posible que en los próximos días se produzca "una avalancha" de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), una medida que trata de "proteger los empleos", porque con ella "la gente no se va a la calle, se va a su casa" para después volver a las empresas, ha dicho. En una entrevista en radio Intereconomía, el líder de los empresarios ha confiado en que el Consejo de Ministros de este martes apruebe una modificación de la normativa para que los ERTE puedan realizarse de forma automática. El líder de Comisiones Obreras, Unia Sordo, calcula que un millón de empleados se verán afectados, dijo ante las cámaras de TVE.

Esta medida, ha dicho, es "pasajera, temporal, para proteger los empleos, no destruirlos", de forma que, una vez que pase esta crisis, "habrá que ponerse las pilas para ver cómo incorporamos de nuevo urgentemente a toda la gente al mundo del trabajo".

El Gobierno ha elaborado un plan, pactado con sindicatos y patronales, que incuye tres cambios legales coyunturales mientras dure la crisis del coronavirus para los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Estos beneficiarían tanto a empresas como a trabajadores.

Concretamente se eliminará el periodo mínimo cotizado que se exige para que el trabajador cobre la prestación por desempleo mientras su empleo está en suspenso; las prestaciones consumidas en dicho tiempo no contarán como gastadas para futuros periodos de paro; y las empresas no tendrán que abonar las cotizaciones de los trabajadores mientras dure el ERTE. El Gobierno, además, accedería a incluir el cierre de empresas y la suspensión de actividades por el coronavirus como causa para poder hacer un ERTE por “fuerza mayor”. Durante el primer día de teletrabajo con el estado de alarma en vigor, ayer lunes, empresas como Tendam, Alsea, Seat o Burger King en España anunciaron sus expedientes de regulación temporal de empleo.

Garamendi ha pedido al Gobierno "atrasar o reducir" las cotizaciones sociales y los impuestos, porque "la gente ha cerrado por una orden gubernamental", y conseguir dotar a las empresas de circulante y tesorería para que puedan asumir el pago de otros gastos que tengan en un momento en el que "no van a tener ingresos". El Gobierno ha confirmado este punto tras el Consejo de Ministros al anunciar una línea de avales de 100.000 millones de euros.

CCOO anticipa un "efecto demoledor"

Unai Sordo, líder sindical de Comisiones Obreras, aseveró este martes que "el efecto [económico del Covid-19] en el corto plazo va a ser demoledor", aseveró este martes Unai Sordo. El líder sindical de CCOO añadió que la "paralización general" de la actividad económica provocará una "recesión" en los próximos meses.

Sordo pidió que se amortigüe el impacto con un plan de reinversión. La prioridad, según Sordo, es atender las necesidades sanitarias y dar liquidez a las empresas para evitar despidos definitivos. Además, pidió "armar una enorme red de protección social".

Nuevos ERTEs

El lunes se produjo un alud de ERTEs de multitud de empresas que afectaron a más de 100.000 empleados y que han tenido continuidad este martes. La firma textil gallega Adolfo Domínguez mandará al paro hasta mayo a 728 empleados, un 61% de la plantilla. Otra firma del sector, Liwe, envía a casa a 1.900 trabajadores por medio de un ERTE, que afecta al 94% de la plantilla de la propietaria de la marca Inside.

La dirección de Vauste, antigua Tenneco, ultima con el comité de empresa un ERTE para los 134 trabajadores de la planta gijonesa ante la falta de suministro de piezas necesarias para nuevos pedidos. Según fuentes sindicales citadas por Efe, tendría una duración de un mes. También en el sector del automóvil, el fabricante de componentes Gestamp negocia con sindicatos medidas de flexibilización laboral que incluyen un ERTE en las 22 plantas españolas, donde trabajan 6.000 personas.

Uno de los motores económicos del país, Cataluña, ha registrado hasta el martes 206 solicitudes de ERTEs durante el episodio de coronavirus, según indicó el departamento de la Generalitat, que añadió que afectan a 24.337 empleados.

Normas
Entra en El País para participar