Santander y BBVA adaptan su red de oficinas temporalmente por el estado de alarma

La entidad cántabra resalta que las sucursales que dejarán de prestar servicios tendrán otra en las proximidades, mientras que BBVA garantiza una oficina activa en cada municipio

Oficina de Banco Santander.
Oficina de Banco Santander.

Las dos grandes entidades financieras españolas han decidido adaptar su red de oficinas por el estado de alarma. De esta forma, Santader ha elaborado un plan para recortar el número de sucursales activas "temporalmente" con el fin de garantizar la prestación de los servicios bancarios "en un contexto de baja afluencia" y garantizar la salud de empleados y clientes.

No obstante, la entidad presidida por Ana Botín, que no aporta datos de sobre las sucursales afectadas, puntualiza que las oficinas que dejarán de prestar sevicios debido a la crisis sanitaria tienen otra en las proximidades o están ubicadas "en plazas con menor actividad y no comprometen la prestación del servicio". De hecho, el banco ya había cerrado las oficinas que se encontraban en centros comerciales y universidades, dado que ambos recintos se encuentran sin actividad.

Igualmente, Santander llevará a cabo un proceso de división de sus equipos en la red comercial, como ya había realizado en los servicios centrales y en las oficinas de mayor tamaño. Así, a partir de las 12:00 horas de este martes reubicará de forma temporal el servicio que presta a sus clientes de manera que el personal de las oficinas que durante el estado de alarma se mantendrán cerradas al público pasará a reforzar a los equipos de las otras sucursales para permitir su rotación, o bien pasarán a prestar servicio a sus clientes por los canales remotos desde sus domicilios.

Por su parte, BBVA, también remodelará su red con el objetivo de prestar los servicios bancarios y proteger la salud de empleados y clientes. Así, la entidad presidida por Carlos Torres operará las oficinas con el 20% de la plantilla y garantiza que tendrá al menos una oficina activa en cada uno de los municipios en los que está presente.

El banco procederá a realizar una "gestión dinámica" y valorará el cierre de sucursales en función de la afluencia. El número de recortes dependerá "de la evolución de la situación", ya que fuentes conocedoras de la situaicón explican que muchas de ellas no han tenido afluencia el primer día laboral del estado de alarma.

De hecho, el banco ha recomendado a sus clientes realizar sus operaciones bancarias a través de sus canales digitales. Además, para aquellos clientes que todavía no tienen acceso a la web o la aplicación móvil de BBVA, el banco pondrá a su disposición "los medios para que puedan empezar a operar a través de nuestros canales digitales de manera inmediata", según explicaron Carlos Torres y Onur Genç, en una carta conjunta dirigida a sus empleados.

Normas
Entra en El País para participar