La preocupación por el desempleo y la economía en España dobla a la de la UE

En ambos bloques crece la inquietud por el cambio climático, según el Eurobarómetro de 2019

Exterior de una oficina de empleo.
Exterior de una oficina de empleo. Efe

Entre una batería de 14 opciones, el desempleo, con un 51% de menciones, y la situación económica, con un 25%, son los retos más acuciantes a los que se enfrenta España, en opinión de sus propios ciudadanos. Ambos temas alcanzan el mismo grado de importancia en 2019 en comparación con 2018, según los datos de la última edición del Eurobarómetro de opinión pública en la Unión Europea (UE), presentado este viernes por la Comisión Europea (CE). Tras ellos se encuentran la preocupación por las pensiones (23%) y, a mayor distancia, la sanidad y la Seguridad Social (13%), así como la inmigración y el medio ambiente, ambos con un 11% de menciones.

Los datos evidencian una suerte de brecha entre España y el conjunto de la UE, donde debido a la heterogeneidad del continente y de sus regiones no hay una identificación tan clara de las dos principales incertidumbres a las que se enfrentan los países. Estos serían, en primer lugar, la preocupación por la sanidad y la Seguridad Social (con un 23% de menciones), seguidos del medio ambiente (21%) y el desempleo, con un 20% de respuestas, menos de la mitad que la tasa española.

"Hay una clara divergencia entre España y Europa en lo relativo a la situación económica y laboral", explica Francisco Fonseca, director de la Comisión Europea en España. Así, mientras que en la UE28 -el barómetro se llevó a cabo en noviembre de 2019, antes de la salida de Reino Unido de la Unión- la situación económica se valora como buena en el 47% de los casos, en España la cifra cae al 16%. Por su parte, es mala para un 50% de europeos, subiendo al 83% en el caso español. Los porcentajes restantes se explican por aquellos que no saben responder con claridad a la pregunta.

Algo similar sucede en la situación laboral a nivel estatal. En este sentido, la coyuntura del empleo es buena para el 45% de comunitarios, pero solo para el 13% de españoles. A la hora de calificarla como mala, el porcentaje asciende al 51% en el continente y al 86% en España. Donde hay más unanimidad es a la hora de calificar la situación económica individual. La situación laboral personal es buena para el 61% de europeos y el 60% de españoles. Por su parte, la situación financiera de cada hogar es positiva para el 73% de comunitarios, cifra que cae al 68% en España.

La creciente preocupación por el medio ambiente y el cambio climático es uno de los vectores que empieza a unir a ambos bloques. El calentamiento global proyecta un interés creciente entre la ciudadanía española en comparación con 2018, con un aumento de 8 puntos porcentuales en un año. El crecimiento es similar al del conjunto europeo, que sube un 7% interanual.

Preguntados por sus expectativas de cara al próximo año, españoles y europeos tienen una visión mayoritariamente estable. No obstante, en términos de balance neto de respuestas, ambos colectivos son más pesimistas que optimistas respecto a la situación económica y laboral en sus respectivos países. En ambos casos, en torno a un 30% de la población cree que la situación será peor en el próximo año, frente al 20% con esperanzas en que sea mejor. 

Normas
Entra en El País para participar