Farmaindustria y Hacienda chocan en la compensación por el desvío del gasto farmacéutico

Bloqueo entre las partes sobre qué empresas pagan la factura

Un 12% afecta a compañías que no firmaron el pacto con el Gobierno

Martín Sellés, presidente de Farmaindustria.
Martín Sellés, presidente de Farmaindustria.

Farmaindustria y Hacienda han chocado en la interpretación de su convenio conjunto sobre gasto farmacéutico. El departamento dirigido por María Jesús Montero ha transmitido a la patronal que debe compensar a la Administración por la totalidad del desvío del gasto farmacéutico de 2018. Sin embargo, la asociación farmacéutica presidida por Martín Sellés descarta pagar por los laboratorios que no forman parte de la patronal, informan fuentes empresariales. El dinero en discusión es de alrededor de 22 millones de euros.

La compensación que Hacienda reclama corresponde a compañías que no pertenecen a la patronal, entre las que destacan la estadounidense Gilead o la catalana Grifols. De momento, esa discusión está bloqueada porque las compañías que pertenecen a Farmaindustria no quieren asumir el desvío que corresponde a otros laboratorios.

Hacienda reclamó 187 millones al sector por el ejercicio de 2018. La cuantía en cuestión corresponde al 12% de ese desvío, lo que supone esos 22 millones. Desde las empresas de Farmaindustria tienen claro que no les corresponde pagar por compañías no asociadas. Sin embargo, desde el departamento dirigido por Montero se ha trasladado que con quien se firmó el convenio sobre control de gasto fue únicamente con Farmaindustria. “El Gobierno está analizando la situación pero aún no hay una decisión tomada al respecto”, reconocen desde Hacienda sobre un asunto bloqueado.

De momento, las empresas de Farmaindustria realizaron en enero un pago a cuenta por 121 millones, correspondiente al 75% del desvío. El resto lo deberán abonar cuando Hacienda cierre con exactitud la cifra del ejercicio de gasto farmacéutico de 2018 y la traslade a la patronal en la comisión de seguimiento del acuerdo.

Una de las empresas que quedan fuera de ese convenio, Gilead, recuerda que no es miembro de Farmaindustria “y, por tanto, no tiene ninguna vinculación con sus acuerdos”, además de asegurar que “ha demostrado un total compromiso con la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud”, con ajustes de precios a la vez que ha introducido nueve fármacos innovadores en los últimos cuatro años. Desde Grifols, por su parte, no se dio respuesta a su posición en este asunto.

Desde el año 2016, el Gobierno y Farmaindustria mantienen un acuerdo que contempla que si el incremento del gasto en medicamentos innovadores es mayor que el crecimiento del PIB real, los laboratorios deben compensar con la diferencia a la Administración. No afecta a empresas de medicamentos genéricos, a firmas fuera de la patronal ni a productos sanitarios.

Por primera vez, en 2018, ese gasto superó en cerca de 1,5 puntos el crecimiento del PIB, lo que significó 187 millones para compensar a la Administración. El conjunto de gasto en medicamentos distribuidos en farmacia y hospitales alcanzó ese año los 17.482 millones, lo que supuso un crecimiento del 4,6% interanual. Es previsible que en 2019 también se haya superado esa cifra, según explican fuentes ligadas a las compañías, pero de momento esa nueva desviación no es pública.

Para abonar esa compensación, las empresas de la patronal aprobaron una fórmula de reparto de ese coste. Primeramente, cuenta la facturación de cada empresa, es decir, que los laboratorios mayores pagan más. Después se tiene en cuenta cuánto creció en ese año cada compañía farmacéutica y, finalmente, se introduce un factor de corrección sobre si las ventas se produjeron en farmacias (con un coeficiente menor) u hospitales (con mayor peso).

Ese convenio se negoció desde 2014 entre los ministerios de Hacienda y Sanidad –en la etapa del Ejecutivo de Mariano Rajoy– junto a Farmaindustria con la idea de mantener controlado el gasto en medicamentos a la vez que se aportaba un entorno estable de crecimiento a las compañías del sector, uno de los que mayor inversión en I+D aportan. Se frenaba así los recortes unilaterales en el gasto farmacéutico aprobados por Gobierno de PSOE y PP en los años previos.

A la espera de un nuevo convenio

Prórroga. En la actualidad, el convenio entre Farmaindustria, Hacienda y Sanidad se encuentra prorrogado a la espera de una nueva negociación con el Ejecutivo. De momento, tras la constitución en enero del Gobierno progresista de coalición no se ha retomado un nuevo diálogo, que incluirá tanto al departamento dirigido por María Jesús Montero como a los responsables de Sanidad, ministerio encabezado desde el pasado mes por Salvador Illa (PSC).

Otros aspectos. La patronal ya señaló anteriomente que espera que en el futuro convenio se tenga en cuenta otros aspectos más allá del gasto, como es la importancia de la I+D de este tipo de empresas, la producción en el país o el empleo de calidad que genera.

Normas
Entra en El País para participar