Noticia patrocinada

Consejos para aprovechar las oportunidades en renta fija global

Para 2020 no se esperan los altos retornos de 2019, pero las rentas generadas por los bonos de empresas deberían proporcionar beneficios moderados

Consejos para aprovechar las oportunidades en renta fija global

Muchos inversores se preguntan si 2020 va a ser un buen año para apostar por la renta fija, después de que en 2019 estos activos se comportaran mucho mejor de lo esperado. Tal vez no todo sea blanco o negro.

"Los mercados de crédito mundiales, reforzados por el giro más acomodativo de los bancos centrales mundiales y la búsqueda de rendimiento, han disfrutado de un año muy fuerte en términos de rentabilidad total. Tanto el segmento de bonos con categoría investment grade (grado de inversión) como el de los high yield (alto rendimiento) registraron ganancias de dos dígitos", señala Martha Metcalf, gestora de carteras de renta fija de Schroders, quien augura que "dada esta fortaleza, es difícil imaginar niveles similares de rentabilidad para el próximo año". Sin embargo, "esperamos un año más tranquilo que 2019, con retornos impulsados principalmente por el pago de cupones o intereses". Un escenario que se puede aprovechar si se sigue un enfoque flexible y de generación de rentas.

En cuanto a la demanda de crédito global, esperan que se mantenga fuerte. Que el valor de mercado de la deuda con rendimiento negativo siga en niveles tan elevados puede llevar a los inversores "a tomar más riesgos para obtener rendimiento, lo que se ve agravado por unos tipos de interés menores y la expansión de los balances de los bancos centrales. De esta manera los inversores se pueden ver obligados a comprar deuda con más riesgo y a invertir en activos de mayor rendimiento, como el investment grade y el high yield en dólares estadounidenses".

Sin embargo, aunque este enfoque puede haber funcionado bien hasta ahora, los expertos no creen que sea una estrategia de inversión prudente de cara al futuro, si no se quiere exponer a sorpresas desagradables en caso de recesión económica.

Claves

¿Qué hacer entonces para conseguir rentabilidades positivas? Sean Markowicz, responsable de estrategia y análisis de la gestora británica, afirma que hay dos factores que nos indican que hay una solución mejor que simplemente asumir más riesgo: por un lado, creemos que la diversidad significativa de los rendimientos en los distintos segmentos del universo crediticio significa que hay oportunidades de generar mayores rendimientos variando las asignaciones a lo largo del tiempo.

Esto puede lograrse sin necesidad de tener una gran exposición estructural a los bonos más arriesgados. Además, dentro de cada segmento también encontramos diversidad en los rendimientos ofrecidos por los distintos valores dentro de cada segmento, por lo que si escogemos bien los valores de cada segmento, también podemos obtener mejor rentabilidad que el segmento en sí. A eso se añade que "esta fuente potencial de rendimiento adicional ha sido históricamente mayor en aquellos entornos donde los retornos del crédito han estado bajo presión".

La clave estaría por tanto en aprovechar esta variabilidad a nuestro favor: por un lado, escogiendo el segmento del crédito que mejor se comporte en cada momento, y los valores dentro de ese segmento que mayor potencial tengan. Diversificación, flexibilidad y recursos para poder saber elegir.

Muchos inversores de renta fija buscan aprovechar el pago regular de intereses que proporcionan los bonos. Aunque el nivel de ingresos puede variar, por regla general cuanto mayor sea la probabilidad de que el emisor del título quiebre, mayor será el rendimiento del bono, ya que se compensa a los inversores por asumir un riesgo mayor. En este sentido, la deuda emitida por empresas, generalmente denominada crédito, suele ofrecer mayores rendimientos que aquella emitida por Estados o Administraciones. Por lo tanto, el universo de bonos corporativos globales parece adecuado para quienes buscan obtener un nivel de rentas más elevado.

Rentas para apoyar retornos más modestos

En definitiva, según la gestora de carteras de renta fija de Schroders, entramos en el año 2020 con unos diferenciales de crédito bastante elevados. "Tanto los diferenciales globales de investment grade como los de alto rendimiento se mantienen fuera de las medias cíclicas. Dado el número de riesgos macroeconómicos, geopolíticos y fundamentales, pensamos que hay oportunidades de ver sorpresas positivas". No obstante, añade, "aunque es probable que la búsqueda de rendimiento persista en medio de una política de bancos centrales poco rigurosa, nos mantenemos cautelosos a la hora de hacer un avance del 2020".

Verdades incuestionables

No es de extrañar esa cautela si tenemos en cuenta que Schroders lleva tiempo advirtiendo sobre los cambios que se avecinan en los próximos años y que afectarán de lleno al mundo de la inversión y a los inversores. Entre esas verdades incuestionables en materia de inversión para la próxima década destacan unas perspectivas para la economía mundial de lento crecimiento y baja inflación, en un entorno afectado por la disrupción política (el auge de los populismos), los avances tecnológicos y la emergencia climática. Es lo que sus expertos denominan el paso "de lo macro a lo micro", que se resume en:

  •  Tasas de interés bajas durante un periodo más prolongado
  •  Es probable que los índices vuelvan a decepcionar
  •  Las fuerzas disruptivas presentan riesgos y oportunidades
  •  Deben considerarse todas las fuentes de diversificación y rentabilidad
  •  Cómo se logran los retornos es más importante que nunca

Un fondo para generar rentas estables

Consejos para aprovechar las oportunidades en renta fija global

Para captar las oportunidades que puede deparar el crédito global en 2020 la gestora internacional cuenta con el fondo  Schroder International Selection Fund Global Credit Income (Schroder ISF Global Credit Income), una estrategia que el pasado noviembre cumplió tres años, periodo en el que ha logrado retornos anualizados de 5.9%.

El objetivo del fondo es generar rentas estables invirtiendo a lo largo y ancho del espectro de crédito, en todo el mundo. Es precisamente ese amplio universo de inversión lo que brinda la oportunidad de diversificar el riesgo eficazmente, según sus responsables.

La estrategia de flexibilidad, diversidad y, sobre todo, mitigación del riesgo que lleva a cabo el Schroder ISF Global Credit Income "sigue siendo muy buena. Confiamos en nuestro posicionamiento con nuestro sesgo hacia activos con grado de inversión, manteniendo bonos de empresas de buena calidad en actividades en auge como el cuidado de la salud, los bienes raíces y la tecnología", asegura Patrick Vogel, responsable de crédito para Europa de Schroders.

En su departamento ven oportunidades interesantes en todo el universo crediticio mundial, pero creen que un enfoque más selectivo conducirá a mejores retornos ajustados al riesgo. A este respecto asegura que no están realizando grandes cambios en el enfoque de inversión del mencionado fondo dados los sólidos resultados obtenidos, "pero siempre estamos buscando innovar y fortalecer nuestro proceso de inversión, especialmente en estrategias que disfrutan de un crecimiento tan rápido", resalta Patrick Vogel.

Nota: La rentabilidad registrada en el pasado no es promesa o garantía de rentabilidades futuras. El valor de las inversiones y el rendimiento obtenido de las mismas puede experimentar variaciones al alza y a la baja y cabe que un inversor no recupere el importe invertido inicialmente.

Normas
Entra en El País para participar