China puja por la patente de Gilead, el elixir contra el coronavirus

El país asiático pide utilizar la cura sin recurrir a la licencia obligatoria, que lo expone a críticas por vulnerar la propiedad intelectual

La Organización Mundial de la Salud niega que exista hasta el momento un tratamiento efectivo

Gilead Sciences
Un miembro de un equipo médico en Wuhan toma una muestra de una persona para analizarla en laboratorio. AFP

El brote de coronavirus de Wuhan despuntó hace menos de dos meses como una cepa, nunca antes vista, de esta familia de virus. Ante la novedad, quedaba todo por conocer, incluida una cura para los infectados, más de 20.000 en 25 países. Gilead Sciences, una biofarmacéutica estadounidense, se ha colocado a la cabeza en la carrera por encontrar un tratamiento efectivo. El antiviral, llamado remdesivir, ha sido efectivo en pruebas con humanos. Ahora, China ha solicitado una patente para aplicarlo y contener los efectos de la epidemia, que ha causado la muerte de al menos 490 personas.

El Instituto de Virología de Wuhan, la ciudad epicentro del brote, solicitó la patente el martes, según indicó este organismo, que depende de la Academia de Ciencias de China. A la solicitud se sumó el Instituto de Medicina Militar. Ambos destacaron en una publicación en la revista científica Nature's Cell Research que el remdesivir y la cloroquina, un fármaco para tratar la malaria, son dos vías para inhibir el coronavirus. 

Gilead, el artífice del antiviral, trabaja para desarrollar soluciones para enfermedades mortales. La biofarmacéutica ha anunciado el envío de suficientes dosis para tratar a 500 pacientes que serán aplicadas en hospitales de China. Las acciones de la compañía han avanzado en tres sesiones (del viernes al martes) un 6,65% tras conocerse la efectividad del fármaco. 

Un estudio publicado la semana pasada en New England Journal of Medicine asegura que un paciente que dio positivo por coronavirus en Estados Unidos mejoró después de tomar dosis del retroviral, también utilizado para infecciones como el ébola. Sky News ha asegurado este miércoles que investigadores del Imperial College de Londres han logrado "avances significativos" para desarrollar una vacuna. Y en China los medios han deslizado que técnicos de la Universidad de Zhejiang han encontrado un tratamiento eficaz.

La Organización Mundial de la Salud ha salido al paso de estas informaciones: "No hay una terapia efectiva contra el 2019-nCoV", ha asegurado el portavoz de la OMS. El director ejecutivo de la OMS, Mike Ryan, lo ha confirmado horas después. 

La agencia estatal de noticias Xinhua asegura que este jueves 761 pacientes recibirán el tratamiento de Gilead. Los infectados que recibirán remdesivir se encuentran ingresados en el Hospital Jinyintan de Wuhan, ciudad donde surgió el brote de coronavirus, en un mercado de animales de esta localidad. 

China descarta la licencia obligatoria 

En caso de que se conceda la patente, Gilead deberá convencer a los propietarios chinos de patentes de que sea la empresa la que comercialice el medicamento para tratar el coronavirus fuera de las fronteras chinas. Wang Yanyu, miembro de la firma de abogados AllBright Law Offices citado por Bloomberg, explica que "cuando Gilead quiera vender el medicamento a otros países, deberá negociar con China por ser el país que poseerá la patente para ese uso específico".

Sin embargo, el propio Instituto de Virología de Wuhan aseguró en un comunicado que no ejercerá los derechos que le corresponderían por tener la patente en caso de que empresas farmacéuticas extranjeras tiendan la mano al país asiático para cooperar en la contención del virus. 

La decisión de cursar una petición de patente y no invocar la licencia obligatoria no es causal. La guerra comercial entre China y Estados Unidos hunde sus raíces en una disputa tecnológica y en la que la Administración Trump acusa a China de vulnerar los derechos de propiedad intelectual. Las autoridades chinas no han empleado la vía de la licencia obligatoria a la que tienen derecho por tratarse de una emergencia nacional. Esta vía implica una suspensión temporal del derecho de exclusividad del titular sobre una patente, permitiendo la producción, uso, venta o importación del producto patentado, por un tercero, sin necesidad de su consentimiento. A cambio se remunera al titular por los derechos de uso. 

España también investiga un medicamento

El Centro Nacional de Biotecnología investiga estos días un medicamento capaz de contener y curar la infección del coronavirus en humanos. Por el momento, y gracias a experiencias de otros virus de esta familia (SARS o MERS) ha permitido al CNB crear una herramienta que consiste en crear virus debilitado que, en modelos animales, confiere inmunidad contra la infección. 

China concentra el 99% de las muertes por la infección y se ha movilizado para encontrar por sus propios medios un medicamento efectivo. De acuerdo con Reuters, técnicos de la Universidad de Zhejiang han encontrado un tratamiento eficaz. Reino Unido también se ha incorporado a la carrera para encontrar un tratamiento. Según Sky News, investigadores del Imperial College de Londres han logrado "avances significativos" para desarrollar una vacuna contra el coronavirus. 

Normas
Entra en El País para participar