Basta un proyector para sacar a un Tesla con autopilot de su carril

Basta un proyector para sacar a un Tesla con autopilot de su carril

Un proyecto pone en jaque la seguridad de la autoconducción de Tesla.

Tesla se ha impuesto como objetivo inmediato conseguir que su tecnología de autopilot sea completamente autónoma y que las autoridades, tanto de EE.UU. como de Europa, permitan a sus vehículos ir y venir sin conductor por todas partes. Pero investigaciones como las que os traemos hoy, provocan enormes dudas en los que tenemos que fiarnos de esas intleigencias artificiales que lo gobiernan todo.

Ha sido el experto en internet de las cosas (loT) y ciber seguridad, Ben Nassi, el que ha anunciado la presentación de una pequeña investigación en la que pone en jaque el autopilot de los Tesla. Concretamente el de un Model X, al que volvió loco simplemente utilizando proyecciones sobre la calzada que obligaban al coche a tomar decisiones completamente erróneas.

Carriles, velocidad, peatones y otros vehículos

Los sistemas de autoconducción de Tesla se sirven, sobre todo, del complejo sistema de cámaras que rodean todo el vehículo. Un recurso que permite al software verlo todo y tomar decisiones en función de esa percepción bidimensional que recibe el ordenador. Pero, ¿qué ocurre cuando alguien proyecta imágenes de obstáculos que no están ahí pero que el coche sí es capaz de ver?

Proyección sobre el asfalto que saca a un Tesla de su carril.
Proyección sobre el asfalto que saca a un Tesla de su carril.

En el pequeño avance que ha publicado el investigador en su página oficial, y que denomina como Phantom of the ADAS (ataques fantasma contra sistemas de asistencia a la conducción) se puede ver cómo al proyectar sobre una carretera recta dos líneas que simulan una curva, el Model X las sigue invadiendo el carril contrario. Una situación que, si se produce cuando vamos a bordo sin atender a lo que ocurre, puede terminar en un choque frontal.

Pero ahí no queda la cosa. Ben Nassi también consiguió, con la ayuda de proyectores no muy potentes ni caros (de apenas 300 dólares de coste), hacerle creer al Model X que delante de él aparecían peatones de repente, u otros vehículos, ante lo que decidía detenerse. Imaginad una situación así en mitad de una calle con tráfico que nos sigue.

Por si fuera poco, también probó a proyectar señales de tráfico (con límites de velocidad) en árboles o carteles publicitarios, a los que el coche respondió adaptándose a esas nuevas condiciones de la carretera. Aunque tendremos que esperar para ver toda la investigación, lo alarmante es que aunque el conductor esté atento y bien agarrado al volante, el coche podría ser capaz de ver esas proyecciones y pasar completamente desapercibido para el ojo humano, que no sería capaz de verlas. Solo bastan 125 milisegundos de proyección para que nuestro Tesla se dé por enterado mientras nosotros seguimos mirando a la calzada sin ser conscientes de lo que está ocurriendo.

Normas