El IASB propone más transparencia en la presentación de cuentas de las empresas

El organismo redacta un borrador que incluye tres nuevos epígrafes para mejorar la transparencia e información a inversores

Hans Hoogervorst, presidente del IASB, en una imagen de archivo.
Hans Hoogervorst, presidente del IASB, en una imagen de archivo.

El Consejo de las Normas Internacionales de Contabilidad (IASB, por sus siglas en inglés), que emite las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), quiere que las empresas cotizadas ofrezcan mayor transparencia a la hora de presentar sus cuentas y para ello ha registrado un borrador con la nueva estructura que debe sustituir a la presentación de cuentas actual. Principalmente, incluye tres nuevos epígrafes: resultado de explotación; resultado de explotación e ingresos y gastos derivados de asociadas y negocios conjuntos integrales; y resultado antes de financieros e impuesto sobre el beneficio.

Además, el borrador especifica que al aplicar los nuevos criterios las empresas deberán presentar los ingresos y gastos clasificados en cuatro categorías: explotación; asociadas y negocios conjuntos integrales; inversión; y financiación.

“Este cambio es positivo ya que pretende ofrecer una mayor comparabilidad y transparencia en la presentación de estados financieros, lo que beneficia a los inversores y otros grupos de interés”, valora Borja Guinea, socio responsable de Auditoría de KPMG en España.

De esta forma, el IASB pretende armonizar y poner en contexto algunos indicadores que actualmente ofrecen las empresas pero que no están regulados y por ello no son homogéneos. “Los inversores y analistas toman decisiones sobre datos que no tienen regulación. No se duda de que el dato sea verdadero, pero muchas veces no resulta comparable entre una empresa y otra”, señala a CincoDías la firma de consultoría y auditoría.

Por otro lado, el IASB también propone una nueva norma que regula la manera en la que las empresas explican ciertos indicadores de rendimiento que van más allá de los principios de contabilidad generalmente aceptados.

Y es que, el organismo internacional de establecimiento de normas contables analizó 100 estados financieros de distintas empresas y descubrió que 63 de ellas estaban utilizando al menos nueve definiciones diferentes de ganancias operativas. El IASB recogió el guante, y propuso estos cambios para facilitar la comprensión de los datos por parte de inversores que, más allá de la cifra de negocios y el resultado final, prestan atención a los beneficios operativos para evaluar los márgenes de una empresa y predecir el flujo de caja.

En ese sentido, propone incorporar una definición de ingresos y gastos inusuales y desglosarlos en una nota separada de las cuentas. También plantea que los ingresos y gastos de inversiones en sociedades asociadas y negocios conjuntos integrales se presenten por separado.

Bernardo Ruecker, socio responsable de Asesoramiento Contable de KPMG en España explica que “las propuestas pueden añadir más credibilidad a estas mediciones: las empresas y sus inversores pueden generar ventajas siempre y cuando se presenten sin sesgo y de manera transparente, correctamente definidas, explicadas y conciliadas”.

Por último la norma propone reducir las alternativas de presentación del estado de flujos de efectivo para mejorar la comparabilidad entre las empresas. Para la mayoría de entidades, los intereses y dividendos pagados se deben clasificar como actividades de financiación y los intereses y dividendos cobrados como actividades de inversión.

Normas
Entra en El País para participar