Ikea indemniza con 41 millones a los padres del niño muerto por culpa de la cómoda Malm

La compañía ha acordado reunirse con la organización Parents Against Tip-overs

Ikea
Demostración en 2016 de cómo las cómodas Malm de Ikea podían caerse sobre los niños.

Ikea ha acordado indemnizar con 46 millones de dólares (41 millones de euros) a los padres que demandaron en 2017 a la cadena sueca después de que su hijo falleciera aplastado por uno de sus muebles, según publica The New York TimesAdemás de la indemnización, la compañía ha acordado reunirse con la organización Parents Against Tip-overs (Padres contra vuelcos).

El fabricante de muebles nórdico cambió el nombre de la cómoda después de que al menos seis niños, todos de unos dos años de edad, fallecieran al volcarse encima de ellos una cómoda de su línea Malm cuando intentaban trepar por estas. Ya en 2016, acordó una indemnización de 50 millones de dólares (alrededor de 45 millones de euros) con otras tres familias afectadas y retiró de sus tiendas de EE UU y Canadá 29 millones de estas cómodas. Además, la firma ofreció a los clientes estadounidenses que habían comprado este mueble la devolución del importe o un kit para sujetarlos a la pared. A pesar de los accidentes, la compañía subrayó que la cómoda era segura siempre que estuviera anclada a la pared.

No obstante, en la demanda resuelta ahora, presentada en 2017 en el Tribunal estatal de Pensilvania -donde se encuentra la sede de la firma en EE UU-, los padres del pequeño afirman que Ikea sabía que el mueble era inestable y no avisó a los consumidores de los riesgos. Además, aseguran que la compañía no les ofreció este sistema de anclaje. 

Ikea asegura que desde entonces ha tomado medidas para incrementar la concienciación sobre el riesgo de que sus muebles puedan volcarse accidentalmente y también ha formado a sus empleados en este sentido. No obstante, subraya que sigue trabajando en la solución de este problema.

La noticia de los seis niños fallecidos se conoció pocos días después de que Ikea retirara del mercado para su reparación los frigoríficos y congeladores Frostfri en España por un posible riesgo de descarga eléctrica. La compañía solicitó a sus clientes que desenchufaran el electrodoméstico inmediatamente y se pusieran en contacto con el servicio de atención al cliente para que un técnico realizará la reparación. 

Normas
Entra en El País para participar