La incertidumbre se apodera de América Latina

La región registra su menor periodo de crecimiento económico de las últimas siete décadas

Manifestantes en Santiago de Chile se enfrentan a la policía a mediados de diciembre.
Manifestantes en Santiago de Chile se enfrentan a la policía a mediados de diciembre.

Después de años con crecimientos de la economía a tasas elevadas, motivado, en parte, por el aumento de los precios de las materias primas, el motor de América Latina se ralentiza.

La región registrará su menor avance de las últimas cuatro décadas en el período 2014-2020, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), una institución dependiente de Naciones Unidas.

A los problemas de ralentización o recesión económica en buena parte de los países, entre ellos las dos potencias sudamericanas (Brasil y Argentina), este año se añadieron estallidos políticos y sociales que derrocaron o hicieron tambalear a Gobiernos como los de Bolivia, Chile y Ecuador –también Venezuela, aunque la convulsión y la crisis ya es moneda corriente desde hace años–.

La convulsa situación política y social preocupa a la empresa española, el segundo inversor mundial en Latinoamérica

"Esta situación empieza a causar preocupación en inversores y empresarios, que comienzan a preguntarse de forma recurrente dónde va a ser el nuevo estallido y cuál va a ser el próximo país que caerá en la conflictividad", apunta Carlos Malamud, catedrático de historia e investigador del Real Instituto Elcano, que destaca que la repercusión de estos elementos de incertidumbre en las economías de la región es negativa.

Según Cepal, la región crecerá un 1,3% en 2020 después de que este año registrara un estancamiento –ha avanzado solo un 0,1%–. Los latinoamericanos, además, cada vez tienen menos dinero, ya que su PIB per cápita se verá reducido, según Cepal, un 3,7% entre 2014 y 2020, a razón de un 0,5% anualizado.

"América Latina ofrece valor, pero también incertidumbre", sostiene Goldman Sachs en un informe reciente, en el que destaca el aumento del endeudamiento en Argentina y Chile, pero lo extiende al conjunto de la región.

La capacidad de compra se ha reducido desde 2014 con la caída del PIB per cápita

Nereida González, de Analistas Financieros Internacionales (Afi), recuerda que este año se produjeron "fuertes depreciaciones de divisas latinoamericanas frente al dólar" y bajada de tipos de interés dispuesta por los bancos centrales con el objetivo de apoyar la economía.

La empresa española mira de cerca la actualidad latinoamericana: España es el segundo inversor mundial en la región después de Estados Unidos y son numerosas las compañías que están expuestas a América Latina.

De hecho, el año pasado el 24,4% de los ingresos de las compañías del Ibex procedieron de la región, con Santander, BBVA y Telefónica como principales valedores al lograr allí más del 40% de sus ventas totales en 2018.

Las empresas del Ibex se juegan casi un 25% de sus ingresos

Lo cierto es que ya hay empresas como Telefónica, Iberdrola, Repsol y ACS que han activado planes de reestructuración o que se encuentran en pleno proceso para reconvertir sus negocios allí. "Es posible que empresas extranjeras en los países de Latinoamérica hayan crecido este año menos de lo esperado y, por tanto, la gestión de riesgos haya cobrado una mayor relevancia", concluye la analista de Afi.

Brasil: los mercados celebran las políticas liberales de Jair Bolsonaro

La incertidumbre se apodera de América Latina

Las políticas liberales del presidente brasileño Jair Bolsonaro han sido bien recibidas por los mercados. Desde que comenzó el año –y su Gobierno–, la Bolsa brasileña se anota un 26,3% y, según estimaciones de Andbank, "aún puede ofrecer revalorizaciones adicionales de entre 5% y 7%". "Las reformas económicas han mejorado relativamente las perspectivas del país", destaca Nereida González, analista de Afi. Desde Andbank remarcan que "la balanza externa del país está en equilibrio, lo que mantiene una capacidad neta de financiación gracias a que la inversión extranjera directa sigue siendo muy robusta”. Por lo pronto, las previsiones para el próximo año sobre su crecimiento son dispares: mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una subida del PIB del 2%, la entidad financiera suiza UBS cifra su potencial avance en un 2,5%. Con todo, la devaluación del real y la situación política derivada de la salida del expresidente Lula Da Silva de prisión podrían generar turbulencias, según Andbank. En lo que va de año, el real se ha depreciado un 4,6% y existe el temor de que la situación política se polarice ante las elecciones municipales de 2020 por el liderazgo del exmandatario.

México: modestas perspectivas de futuro y recelo hacia López Obrador

La incertidumbre se apodera de América Latina

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sigue sin convencer a los mercados, a pesar de que no ha implementado políticas de izquierda. Citi considera que "las contradicciones entre la retórica del Gobierno y las políticas que implementa dificultan evaluar dónde está México y hacia donde va". Nereida González, analista de Afi, se expresa en el mismo sentido y cree que "la falta de un plan claro del Ejecutivo dificulta las decisiones de inversión".
El producto interior bruto del país, según el FMI, se elevará un 1,3% el próximo año tras terminar este ejercicio con un leve repunte del 0,4%. Desde Citi consideran que el país sigue teniendo interesantes oportunidades económicas y valoran que "hay pocas razones" para concluir que el mercado pueda encontrar un catalizador que revierta la buena tendencia que viene mostrando en el último año.
Andbank, por su parte, estima una revalorización en el principal índice de la Bolsa mexicana superior al 6,7% para 2020. Entre las empresas que cotizan en el país hay filiales de grupos españoles como BBVA y Santander.

Argentina: ante las dudas sobre el pago de su deuda y cuándo volverá a crecer

La incertidumbre se apodera de América Latina

"La pregunta del millón es cuánto va a tardar Argentina en volver a crecer", asegura Carlos Malamud, investigador del Real Instituto Elcano después de que el PIB de la segunda economía sudamericana se contrajera un 2,5% en 2018, que este año se haya reducido previsiblemente un 3,1%, y que para 2020 los cálculos del FMI apunten otro recorte del 1,3%.
Entre las primeras medidas adoptadas, el nuevo Gobierno argentino busca extender los plazos de pago de la deuda y vincularlos al crecimiento de su economía después de que el presidente Alberto Fernández reconociera hace pocas semanas en su toma de posesión que "Argentina no puede pagar la deuda". Por el momento, las autoridades del país austral y los funcionarios del FMI han comenzado a establecer los primeros contactos para iniciar las negociaciones.
En medio de esta situación, Fernández ha cosechado su primera victoria política al lograr que los diputados aprueben la ley de emergencia económica, que fue bien recibida por los mercados y provocó que la prima de riesgo del país bajara de los 2.000 puntos básicos por primera vez en dos meses. Con todo, los analistas de BBVA llaman a mantener la cautela.

Chile: entre las consecuencias de las protestas y de la ralentización de la economía

La incertidumbre se apodera de América Latina

Hasta hace unos meses Chile era considerado para muchos el país modelo en América Latina por su estabilidad económica e institucional. Sin embargo, las masivas protestas que se desencadenaron hace dos meses –y que continúan– hicieron tambalear no solo al Gobierno de Sebastián Piñera, sino al propio sistema político.
Carlos Malamud enumera problemas generales de América Latina que explican el estallido de Chile, como la pérdida de confianza en los partidos políticos y las instituciones, la corrupción y la desigualdad, a lo que se suma una clase media frustrada y enojada por "no poder entrar a un paraíso que le habían prometido".
El Gobierno chileno recortó la previsión de crecimiento del 2,6% al 2% para este año y aseguró, en reiteradas ocasiones, que las reivindicaciones de las masivas movilizaciones eran legítimas. Un escenario que, por ahora, desde las casas de análisis se considera inestable pero que no representa un riesgo para los inversores, ya que entre las reformas anunciadas por el Ejecutivo no están contempladas la modificación del marco legal flexible y favorable para la inversión extranjera.

Normas
Entra en El País para participar