Así esquiva un Tesla con autopilot los conos en carretera (vídeo)

Así esquiva un Tesla con autopilot los conos en carretera (vídeo)

El coche es capaz de evitarlos sin problemas.

En las últimas semanas hemos venido contando las actualizaciones que Tesla ha incorporado a su autopilot en algunos de sus vehículos, que ya son capaces de detectar los conos como un obstáculo más de la vía que deben evitar y que, bajo ciertas situaciones, pueden significar la apertura de nuevos carriles provisionales, desvíos, etc.

De ahí que, tras los anuncios realizados por la propia empresa, algunos propietarios se hayan lanzado a probar si de verdad esta nueva funcionalidad es tan eficiente como avisan. Y la verdad es que con el vídeo que os traemos, queda claro que los ingenieros de la empresa han hecho un trabajo más que interesante.

Conos bien o mal colocados

Esta nueva función del autopilot ha sido probada por un usuario de YouTube que se ha grabado circulando por una carretera de EE.UU. donde muestra cómo el coche conduce sin problemas por la carretera. En un momento dado de la ruta, comienzan a aparecer conos en la parte derecha de la calzada que, poco a poco, van cerrando carriles hasta dejar la calzada de cuatro que tiene, en apenas dos.

Es curioso ver cómo el coche se va desplazando hacia la izquierda, dejando una distancia prudencial con los conos que están alineados perfectamente. El problema surge cuando aparece, de repente, uno que no está tan bien colocado y que podría provocar que al autopilot no le diera tiempo a verlo venir. En ese caso podríamos esperar que se produzca un choque o, peor aún, un volantazo brusco para evitarlo.

Y hay que decir que no se hace realidad ninguna de las dos posibilidades. Con la misma suavidad que ha circulado al lado de los conos que están alineados, así lo hace con la oveja negra que se ha metido dentro del carril por el que circulamos.

Si os fijáis en la pantalla del Tesla, no aparecen representados los conos pero sí se nota cómo el coche los está viendo para esquivarlos. Es más, cuando llega el cono que no está alineado con los demás, puede comprobarse cómo el coche ya tiene trazado su camino invadiendo el carril más a la izquierda, con aparente seguridad. Entre otras cosas toma esta decisión porque sabe que por la izquierda, y la parte posterior, no viene ningún otro vehículo.

De haber llegado otro coche, seguramente la reacción del autopilot no hubiera sido tan suave como la que podéis ver en el vídeo, tanto desde la perspectiva del conductor como la del propio coche a través de una de las muchas cámaras que llevan instaladas.

Normas