¿Tu hub USB-C no funciona con Windows 10? Tranquilo, no se ha estropeado

¿Tu hub USB-C no funciona con Windows 10? Tranquilo, no se ha estropeado

El OS de Microsoft tiene un problema con los hub USB-C.

Es habitual que nuestros ordenadores no cuenten con suficientes puertos USB-C (o USB-A) para conectar todo lo que queremos usar con ellos, así que no nos queda más remedio que tirar de lo que se llaman en inglés dock o hub, y en español concentradores: periféricos que cuentan con varias conexiones para tener todo enchufado al mismo tiempo.

A ellos solemos conectar ratones, teclados, discos duros, llaves de almacenamiento USB y cualquier otro gadget que necesite de alimentación o comunicación de datos con el PC. El problema es que el sistema operativo, Windows 10 en ese caso, podría no gestionarlos del todo bien y dejar de funcionar.

No es el disco duro, es Windows

Y así ocurre: Windows 10 hay momentos en los que deja de reconocer estos concentradores con varias conexiones y dejan de funcionar, por lo que nos vemos obligados a reiniciar para que todo vuelva a la normalidad. Eso si no creemos en un principio que es el disco duro el que está fallando y nos volvemos locos buscando una solución que no vamos a poder encontrar.

Concentrador USB-C.
Concentrador USB-C.

Microsoft ha reconocido que este error existe y, no solo ha comunicado que está en vías de solucionarlo, sino que ha publicado una extensa explicación de por qué ocurre, para que lo tengáis en cuenta si os pasa a vosotros. Sobre todo con el objetivo de no cumplir con esas condiciones que se dan justo antes de que falle el concentrador USB-C.

Por qué ocurre y solución

Este fallo, reconocido por Microsoft, se produce cuando tenemos el concentrador con todos los periféricos conectados y dejamos el PC en modo reposo o hibernación, es decir, listo para volver a utilizarlo rápidamente en cuanto pulsemos una tecla o un botón del ratón. Además, los de Redmond son todavía más precisos y hablan de que este problema se produce en los PC con las versiones 1909, 1903, 1809, 1803, y 1709 de Windows 10 que tienen, además, el arranque rápido activado.

El problema se produce en la mayoría de ocasiones cuando el usuario, tras conectar el dock al ordenador, entra en modo de apagado suave por lo que Windows no es capaz de terminar el proceso de identificación de todos los dispositivos. De esta forma, al volver a encender el PC, el sistema no ha sido capaz de reconocer todo lo que tenemos conectado al concentrador y, por lo tanto, no se pueden utilizar.

Si cumples con estos requisitos y has hecho algo parecido a lo descrito en el párrafo anterior, entonces puedes padecer este problema y encontrarte con que no puedes usar el disco duro externo, o peor aún, el teclado o el ratón, por lo que la única solución será la de reiniciar. Eso sí, intenta guardar antes el trabajo que tengas abierto para que los estragos no sean mayores.

Normas
Entra en El País para participar