Smach Z, la gran apuesta en consolas de videojuegos en España, ultima el despegue

Ha fabricado las primeras 2.500 unidades en su planta de Illescas

Negocia una ronda de financiación y alcanzar los 10 millones de euros

Los cofundadores de Smach Inversión, con la consola de videojuegos Smach Z, creada por la compañía.
Los cofundadores de Smach Inversión, con la consola de videojuegos Smach Z, creada por la compañía.

La consola portátil de videojuegos española Smach Z, uno de los productos tecnológicos nacionales más relevantes de los últimos años ya está en proceso de aceleración de su despliegue industrial. De hecho, la compañía matriz, la startup Smach Inversión, está ultimando la entrega de las primeras 2.500 unidades para el primer trimestre de 2020, que serán para los participantes en la ronda de crowdfunding cerrada el pasado año, una de las mayores de este tipo realizadas en España y en la que captó 673.000 euros.

En el primer semestre de 2020 empezará la producción para la comercialización, tanto para España como para otros países. Y es que Smach busca adquirir dimensión mundial, con EE UU (26%), Japón (17%), China, Corea y España (8%) como principales mercados, por delante de Alemania y Reino Unido.

El cuartel general de la compañía se ha situado en Illescas, una localidad toledana cercana a la comunidad de Madrid, explica Ignacio Armenteros, cofundador de la compañía, quien destaca el apoyo recibido por la Comunidad de Castilla-La Mancha. Allí se ha instalado la fábrica, en la que se ensamblarán los cerca de 2.000 componentes que lleva la consola.

Entre ellos destacan los chips de AMD y Toshiba, que vienen de EE UU y Japón; las pantallas y botones, desde China; las placas de circuitos desde Alemania; y las cubiertas de plástico, desde Barcelona. En su planta, espera llegar a 40 trabajadores.

La consola tiene un precio que se mueve en un rango entre 699 y 1.078 euros, en función de los accesorios que incluya el cliente. El precio supera el coste medio de una consola, si bien está por debajo de los portátiles orientados a jugar. Sus creadores indican que es configurable para los gustos del comprador y escalable para incorporar nuevas prestaciones.

La compañía prevé añadir progresivamente más accesorios, como pantallas o ratones. Sus responsables precisan que la Smach Z es como un ordenador, en la que están disponibles todos los juegos a los que se pueden acceder a través de internet. Smach Z funciona con Windows 10 y Linux, por lo que es posible acceder a cualquier biblioteca de juegos de PC online. La batería tiene una duración entre dos y siete horas de juego con un tiempo recarga de 45 minutos.

También permite ver películas y conectar con Netflix o cualquier plataforma de streaming, a través de su pantalla táctil de alta definición, de seis pulgadas. De igual forma, permite acceder a internet, instalar Windows y Excel, reproducir música e incluso realizar videollamadas gracias la cámara frontal.

De cara a la comercialización, Smach Inversión ya ha cerrado un acuerdo con Amazon para la venta a través de internet, si bien se ampliará a otros canales para acceder a más mercados. En relación a la venta física, la compañía está en negociaciones con grandes cadenas, de momento en España y EE UU.

Inversión

Desde el punto de vista financiero, Smach Inversión ha captado hasta el momentos, fondos por 3,3 millones de euros. En la actualidad, la compañía está en proceso de cerrar una nueva ronda de financiación para alcanzar una aportación total de los inversores de 10 millones.

El primer movimiento fue la citada campaña de crowdfunding, a la que siguió una ronda de financiación encabezada por Mola Tech Venture Holding, que aportó también su experiencia en la creación de proyectos empresariales.

En términos generales, la empresa ha recibido 900.000 euros de gamers de todo el mundo; y 950.000 euros de diferentes instituciones como el Instituto de Finanzas de Castilla-La Mancha, el CDTI y ENISA. El capital restante, 1,4 millones, corresponde a aportaciones de los socios de Smach Inversión.

Un proyecto casi fulgurante

Compañía. Smach Inversión nació en junio de 2016, de la mano de cuatro desarrolladores de videojuegos, originarios de Mallorca, que abandonaron sus trabajos “para revolucionar la industria”. Su objetivo: era crear una consola con la que poder jugar en cualquier lugar, con libertad, flexibilidad e independencia, sin sacrificar calidad y experiencia de juego.

Capital. El capital de la compañía está formado por Mola Tech Venture Holding y business angels, entre los que figuran los accionistas de la propia Mola Tech y del equipo gestor de la empresa.

Sede. Los creadores eligieron Illescas como sede y polo de atracción del talento. Su intención es mirarse en el espejo de los grandes grupos y apostar por la especialización. En este sentido, los fundadores indican que la empresa se “nutre de los mejores intelectos de todo el mundo en su área de actividad”.

Normas