Riesgos de los fondos recomendados por plataformas

El particular debe evitar recomendaciones generalistas y listas de superfondos

El gestor de fondos británico Neil Woodford.
El gestor de fondos británico Neil Woodford.

Dice un refrán español: cuando veas las barbas de tu vecino pelar pon las tuyas a remojar. La verdad es que es mucho mejor aprender del mal ajeno que sufrir en carne propia, así que si el ejemplo de lo que ha pasado con la principal plataforma de inversión del Reino Unido nos ayuda a evitar que en España pase algo similar, sería genial.

Hargreaves Lansdown es la plataforma de inversión más popular del Reino Unido. Es una plataforma operativa donde se pueden comprar fondos, acciones y planes de pensiones. Si se toman la molestia de cotillear su web verán que tienen más de un millón doscientos mil inversores y un patrimonio bajo gestión superior a los cien mil millones de libras. Para que dimensionen el volumen de dinero que mueve esta plataforma, esa cantidad es equivalente a la suma del patrimonio que tienen en fondos de inversión las tres gestoras más grandes del mercado español: La Caixa, Santander y BBVA.

La plataforma publica en su apartado sobre fondos, la primera en el menú, una guía sobre cómo invertir en fondos. Pero también muestra, en un lugar destacado, una lista de fondos recomendados con el sugerente nombre de The Wealth 50 lo que viene a ser algo así como Los 50 de la riqueza.

En esta llamativa lista estaban los fondos gestionados por Neil Woodford: muchos de ustedes no le conocerán, pero su historia creo que les va a resultar familiar. Woodford se ganó su reputación gestionando con estilo valor y era comparado con Warren Buffet. El prestigio lo consiguió tras 25 años de extraordinarios resultados en una de las gestoras más grandes en Reino Unido: Invesco.

En 2014 tenía tal fama que Woodford debió pensar que no necesitaba a Invesco y fundó su propia gestora. Muchos clientes le siguieron. Además, llegó a un acuerdo para distribuir sus fondos a través de la plataforma anteriormente mencionada y también por medio de bancos online. Al aura del gestor se sumaron las recomendaciones de este tipo de plataformas de inversión.

Así, su fondo bandera, el Equity Income, llegó a acumular un patrimonio superior a 10.000 millones de libras. Es verdad que la población de Reino Unido es mayor que la de España, pero a mí me parece un patrimonio muy grande para estar en manos de un solo gestor con este tipo de gestión: muy concentrado en pocos valores y varios de pequeña capitalización. Siempre nos quedará la duda de si Invesco le hubiera puesto límites a este tipo de posiciones, porque el patrimonio que gestionaba en esta gestora era mucho mayorPor cierto, Invesco probablemente sea una gestora conocida por ustedes porque tiene fondos registrados en la CNMV. El fondo de Invesco más vendido en España es un mixto conservador (nada que ver con el fondo de Woodford, que era de renta variable). Este fondo es más del perfil que tiene de media el inversor español. También les diré que, aunque sea uno de los más vendidos, está muy lejos de acercarse al patrimonio que tienen las gestoras de los bancos españoles en fondos propios del mismo perfil.

Aunque la mitad del patrimonio gestionado por Woodford estaba en manos de grandes inversores, según el Financial Times y The Guardian, había miles de pequeños inversores particulares, algunos de ellos pensionistas.

No sé yo si es muy adecuado para un pensionista invertir en un fondo de renta variable que, además de riesgo de mercado, tiene riesgo gestor. Si el objetivo de inversión era complementar la pensión, ya les digo yo que no, salvo que fuera para una parte muy pequeña de la cartera global de inversión.

El fondo estrella de Woodford empezó a ir mal a partir de 2016. Después de tres años malos acumulaba pérdidas superiores al 30%.

A pesar de los malos resultados, la plataforma de inversión siguió recomendando el fondo como uno de sus favoritos. Una de las bancas online, ahora también en entredicho, también tardó bastante en retirar su recomendación. Pero está claro que no conocían suficientemente el comportamiento sicológico del inversor, especialmente del particular, porque a pesar de sus consejos, los reembolsos empezaron a llegar. Cuando las ventas comenzaron a ser importantes salieron a relucir los problemas de liquidez. Los fondos, inicialmente, se cerraron a salidas y finalmente la crisis de confianza ha sido de tal magnitud que se van a liquidar.

En el caso español, el riesgo de invertir en fondos de autor y que pudiera pasar algo similar es mucho menor por varios motivos: primero porque tienen menos volumen; segundo porque no se les ve muy predispuestos a llegar a acuerdos de distribución masiva, y menos con una gran rebaja de su comisión (como hizo Woodford con Hargreaves Lansdown); tercero porque todavía hay pocos inversores particulares que inviertan directamente a través de una plataforma de inversión.

Estos son mis consejos para un inversor particular: no haga usted caso de recomendaciones generalistas o listas de superfondos de inversión, busque un buen asesor. No ponga una parte relevante de su patrimonio financiero en fondos de autor y menos en uno solo. Exija que le cuenten bien los riesgos de cualquier cartera de inversión. No se fíe de resultados pasados y mantenga una adecuada diversificación.

Marta Díaz-Bajo es directora de análisis de fondos de atl Capital