Brexit

Los unionistas irlandeses, los laboristas de Corbyn, liberales y escoceses rechazan el pacto de Brexit

El partido conservador de Johnson, que cuenta con 289 escaños, necesita 320 votos para sacar adelante el acuerdo

Manifestantes en una de las fronteras de las dos Irlandas.
Manifestantes en una de las fronteras de las dos Irlandas.

Los principales partidos de la oposición en Reino Unido han marcado distancias con el acuerdo del Brexit negociado por el Gobierno de Boris Johnson. Ni los unionistas de Irlanda del Norte, ni la oposición laborista, ni tampoco los liberales ni los independentistas escoceses han dado su apoyo al primer ministro británico que el sábado tiene previsto llevar el acuerdo al Parlamento británico para refrendarlo. El Partido conservador, minoritario en la cámara, no tiene de momento respaldo suficiente para sacarlo adelante. 

El Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte (DUP, en inglés) ha advertido de que su posición sobre Brexit no ha cambiado y que no apoyará el pacto. El partido asegura que dirá "no" al acuerdo sobre el Brexit del primer ministro Boris Johnson.  "Tal como están las cosas, no podemos apoyar lo que se está sugiriendo en aduanas y en temas de consentimiento y hay una falta de claridad en el IVA", ha asegurado la líder del partido, Arlene Foster, y su 'número dos', Nigel Dodds, en un comunicado. El primer ministro conservador necesita el respaldo del DUP si quiere conseguir que cualquier acuerdo que selle con Bruselas pueda ser aprobado por la Cámara de los Comunes del Parlamento de Westminster. 

La frontera entre las dos Irlandas es el asunto más complicado de las negociaciones sobre el Brexit, ya que el objetivo es evitar establecer una infraestructura fronteriza para no perjudicar el proceso de paz de la provincia británica.

En la Cámara de los Comunes, la aprobación del pacto requiere el voto favorable de 320 de los 650 diputados, un umbral que aún no se ha asegurado Johnson. El partido Conservador tiene 289 diputados y el partido unionista cuenta con 10 escaños. Por su parte, el partido laborista cuenta con 262 escaños, los nacionalistas escoceses tienen 35 asientos y el partido liberar demócrata, 15. 

El Gobierno solo podría sacar adelante el pacto si logra subir a bordo a los conservadores euroescépticos, los 35 diputados independientes y los diez miembros del Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte. 

Por su parte, el laborista Jeremy Corbyn ha asegurado que su partido no puede apoyar el acuerdo que es "peor que el de Theresa May", ha dico. "En su estado actual, no podemos apoyar este acuerdo... tampoco está claro si cuenta con el apoyo de sus aliados en el DUP, o de hecho, de muchos de los parlamentarios de su propia bancada", señaló el líder laborista. "Este acuerdo agotado no unirá al país y debería ser rechazado. La mejor manera de conseguir un Brexit ordenado es dar a la ciudadanía la última palabra en una votación pública", ha añadido, para poco después hablar ante los medios en Bruselas y advertir de que todavía "no está claro" que Johnson pueda lograr el apoyo siquiera de sus teóricos "aliados" parlamentarios. 

Preguntado sobre si presentaría una moción de censura para intentar destituir a Boris Johnson durante la reunión programada el sábado en el Parlamento para discutir el acuerdo, Corbyn advirtió que los asuntos al margen del Brexit se tratarían más adelante.

Tampoco los liberales están a favor del acuerdo. La líder del Partido Liberal Demócrata, Jo Swinson, ha insistido en la convocatoria de un segundo referéndum y que, en dicha consulta, se incluya de nuevo la opción de que Reino Unido permanezca dentro del bloque comunitario. "La lucha para frenar el Brexit está lejos de terminarse", ha zanjado, según la BBC.

Swinson ve el nuevo acuerdo "malo para la economía, malo para los servicios públicos y malo para el medio ambiente". "Los próximos días fijarán la dirección de nuestro país para las próximas generaciones y estoy más decidida que nunca a frenar el Brexit", ha subrayado la dirigente opositora.

Los independentistas escoceses han vuelto a mostrar su rechazo a la salida de la Unión Europea. Nicola Sturgeon, ha alegado que "nadie" que hubiese votado en contra del acuerdo de May por "la falta de garantías suficientes sobre la proximidad de la relación futura" podrá justificar apoyar ahora el nuevo texto, que anticipa "un Brexit mucho más duro".

"Para Escocia, este acuerdo nos sacaría de la UE, del mercado común y de la unión aduanera, todo en contra de nuestra voluntad", ha lamentado Sturgeon




Normas
Entra en El País para participar